La Gran Guerra 1914-1918. Trincheras, motines y amapolas.

Los periodos vacacionales tienen, bajo la circunstancia que sea, algo que siempre es de agradecer, se rompe la rutina del día a día y uno encuentra espacios de tiempo donde solazarse. Unos cuantos días en casa de mi madre han servido para volver a ver a unos pocos viejos amigos y leer, tan sólo, un par de libros de esa lista que cada vez es más grande, probablemente ni cuando me jubile pueda dar cuenta de todos los títulos que tengo esperando.

Uno de los libros al que he dedicado las horas libres que permite la solidaridad familiar, no hay nada como una abuela altuistra y desinteresada, ha sido Breve historia de la primera guerra mundial del historiador inglés Norman Stone, y editado por Ariel el pasado otoño del 2008.

Breve historia de la Primera Guerra Mundial es una excelente sintesis de la “Gran Guerra”, la querra que debía acabar con todas la guerras que decían los estadistas de la epoca.

Norman Stone consigue lo que no logra Michael Howard y su La primera guerra mundial editado por Crítica, esto es un libro apasionante que no es lastrado por una sucesión abrumadora de nombres de generales, cuerpos de ejercito y campos de batalla. Afortunadamente para el lector Breve Historia de… es una sintesis con una interpretación brillante  y con pocas revelaciones extraoidinarias. Aunque puede que a alguién llamé la atención la consideración de fracaso que da al bloqueo de las Potencias Centrales por parte de la Entente. En este sentido Stone afirma que el bloqueo sirvió a la industria alemana para concentarse en la guerra, y el colapso ecónomico se debera a la mala planificación que hizó el imperio alemán de su economia de guerra.

Pero el libro es mucho más que eso, que la sintesis, Stone nos descubre la inpetitud de los altos mandos militares de la época, y pese algún caso aislado de brillantez (Brusilov, von Below), nos encontramos con viejos generales superados por la técnica de la guerra moderna, preocupados por llevar a cabo una ofensiva victoriosa que acabara de una vez por todas con la guerra. Roza el patetismo leer el testimonio de un oficial del estado mayor británico tras la 3ª batalla de Ypres. “Conforme se aproximaba (al campo de batalla), no pudo contener las lágrimas y preguntó al chófer: “¿Ahí enviamos a los hombres?”. Esta misma ofensiva le sirve a Stone para mostrar su humor británico, siempre presente, “la tercera ofensiva de Ypres hizó más desanimar a las clases instruidas que cualquier escrito de Lenin”, otra muestra de ese humor  “el general Robert Nivelle estuvo a punto de acabar con el ejército francés, y el mariscal de campo sir Douglas Haig se esforzó por hacer lo propio con las tropas británicas -decían de él que era el mejor general escocés por cuanto era quien más bajas había provocado entre los ingleses.”

Pero si la vida de los soldados alemanes, austrohungaros, franceses y británicos no valía nada para los estados mayores imperiales, peor eran lo casos de los soldados italianos y rusos, que eran tratados como autenticas reses por sus oficiales. Aterra leer el comportamiento de Cadorna fusilando a uno de cada diez de los hombres de un batallón que había fracasado en su misión, prohibiendo la prensa en el frente por derrotista o acusar a su ejercito de deserción ante la derrota de Caporetto.

En este punto me detengo algo y me permito una digresión totalmente personal. Me resulta tentador hacer un comentario sobre la opinión pública y lo fácil que resulta de manipular. En aquel entonces se libraron batallas que eran autenticas carnicerias simplemente por prestigio y por dar algo de comer a la opinión pública que soportaba los gobiernos que permitían que la guerra se prolongase. Los “salientes” aparecían en la prensa como algo que mantener a toda costa, a pesar de su nula importancia estrategica y la sangría que suponía mantenerlos. De tal manera hay que ver la mayor campaña de la guerra, Verdún. Una fortaleza de relativo valor que costó un millón de vidas. O de la ofensiva del Somme, el intento británico de liberar la presión sobre Verdún, que terminón con 400.000 británicos muertos, 60.000 de ellos muertos en la primera jornada.  Todo eso entoncés se justificó y la opinión pública lo aceptó. Y viene a mi  memoria una película, Capitán Conan, y un documental, El heroíco cinemátografo, donde se ve perfectamente el desprecio que llegan a sentir los soldados del frente por la sociedad civil, que vivía como si nada de lo que estaba ocurriendo les afectase. Ya digo que es tentador empezar a hablar  de estos tiempos que corren, pero por una vez me voy a abstener de amargar a la concurrencia, sólo de recomendar su visón junto con la de la ya legendaria Senderos de Gloria de Stanley Kubrick.

Hay otro punto más a destacar en Stone, quizá por su estancia en Ankara es su tratamiento del imperio otomano muy lejos de los habituales tópicos que pueblan la historiografía occidental. Y también uno de los puntos obscuros de este historiador, ya que se niega considerar como tal el genocidio armenio por parte de los turcos.

En cualquier caso un libro absolutamente recomendable para quien quiera tener una idea general de la Gran Guerra, agil, atrevido, divertido, si es que semejante termino es oportuno, y de tan sólo 200 páginas (y que incluye tanto fotos en color como en blanco y negro ademas de los habituales mapas de los diferentes frentes).

Pero, aún así, aún reconociendo que conozco más de un periodo quizá un tanto ensombrecido por la Segunda Guerra Mundial (cualquier habitual de las librerias, cines o de las tiendas de videojuegos sabrá por que lo digo) sigo sin comprenderlo en absoluto, ¿como es posible que se entregaran a semejante carniceria con entusiamo cantidad de jovenes bien formados? ¿como fué posible que los diferentes imperios se entregaran a una guerra que sin ser, tal y como apunta Hobsbawm, ni ideólogica ni de liberación, solo contemplara la aniquilación total del enmigo? Está claro que las respuestas estan en la estratura imperial de los contendientes, pero aún así, alma debil que es uno, sigue viendo la primera guerra mundial como un espectáculo aterrador, una orgia de violencia sin sentido que solo debiera aparecer en las novelas de ciencia ficción que describen imperios galácticos crepusculares. Pero nuestro mundo tuvo una, hace tan sólo 90 años, cuando era impensable que algo así ocurría, cuando parecía que se había alcanzado el final de la historia.

La Gran Guerra y los juegos.

Quizá a alguien le resulte contradictorio, pero la literatura militar me aburre profundamente. Aquellos libros que se centran en los aspectos más puramente técnicos, el orden de batalla, los desplazamientos de los regimientos, las tecnología, etc, etc consiguen tanto hastio como los libros técnicos. Sólo en la medida que un libro consiga trasladarme el palpito vital de la época, o por lo menos de aquel que lo escribe, por que hay cada uno que no parece persona si no un máquina, consigo interesarme por un libro bélico. Y es que para los aspectos estratégicos, tácticos, y demas lisonja castrense tengo los juegos de mesa, y la Primera Guerra Mundial ha sido tratada con cierta profusión.

Podemos encontrar casi 400 juegos inscritos dentro de esta temática en la base de la Board Game Geek, como siempre una base de datos como siempre discutible, matizable y como poco confusadesde pesos pesados como el monstruoso La Grande Guerre 14-18 y exaustivo , a livianos como el Wings of War, o algunos metidos con calzador como el Tannhäuser, o cercanos pero no pertenecientes como Reds! The russian civil war 1918-1921.

Y ahora en un nuevo atrevimiento me permitire destacar algunos de todos esos, si bien es cierto que apenas si habre jugado a media docena de todos ellos. Mi criterio es aquí tan difuso como el de la Board Game Geek a la hora de elaborar listas.

Los estrátegicos. Los juegos que recrean la Primera Guerra Mundial en su totalidad, en general son monstruos, que exigen un espacio y un tiempo, que sólo tienen los clubes dedciados a los wargames, aunque muchos de ellos tengan su versión electrónica.

La Grande Guerre 14-18 (1999) Azure Wish

Como todos lo juegos de la editora francesa Azure Wish un exceso. Recoge la totalidad de la Primera Guerra Mundial, con atención a los diferentes modalidades de comabte que se dieron durante la campaña.

Enorme prestigio, pero ¿quién lo ha jugado?

Storm of Steel (2007) Decision Games

Otro monstruo, de la mano de la editora más clásica, por no llamarla rancia, de todas. Multiples erratas, aunque parecen ya solucionadas con sus últimas “living rules”,un diseños gráfico de otro tiempo. Pero a este si que me gustaría tener la oportunidad de poder jugar algún día. Me parecen muy interesantes las cartas de objetivos y los pequeños mapas para resolver la guerra submarina.

The Great War in Europe -Deluxe edition (2007) GMT Games.

Actualización de un clásico por parte de la principal editora de wargames de estos tiempos. Sin embargo el binomio Ted Raicer, quizá el más reputado diseñador de juegos del periodo, y GMT Games no dio el resultado esperado. Un juego precioso, pero como en otros muchos casos, aunque más habituales en compañias como Decision Games o Avalanche Press, que no se puede jugar.

Paths of Glory (1999) GMT Games.

Uno de los best-sellers de los wargames, el gran bombazo de Ted Raicer. Juego de los llamados de motor de cartas. Innovador, agil, inteligente y todo los adjetivos que se quieran. En mi caso sirvió para volver de nuevo a los wargames tantos años depués. En un principio me desconcerto su nivel de abstracción y me llevó a dudar de él. Pero reconozco que tiene mucha más dosis de simulación de lo que en un principio supe ver. Eso si, desencadenar la revolución rusa sigue pareciendome imposible. Este esta en mi colección, y permite jugar toda la primera guerra en Mundial en un día. Grande.

Campañas y Batallas de la Primera Guerra Mundial

No sólo hay juegos que cubren la totalidad de la guerra, también hay lugar para las principales campañas y batallas. Aquí y en función del detalle del juego nos podemos encontrar con juegos injugables o más accesibles.

Grand Illusion . The 1914 campaign in the West(2004) GMT Games

Otra vez Ted Raicer. Cubre los primeros meses de guerra desde el fallido plan Schieffen hasta la “loca” carrera hacía el mar de las potencias centrales y los aliados.En un juego más clásico, no incorpora cartas, pero sigue siendo a su modo innovador. Agil, tenso, con condiciones de guerra acordes a la epoca (aunque hay quien piensa que eso es un error de diseño). Muy recomendable por muchas cosas, una de ellas es su precio, 35 dolares.

Rock of the Marne (2008) MMP Publishing/The Gamers

Uno de los juegos más recientes dedicados a la Primera Guerra Mundial. Realizado por una de las compañias más prestigiosas, The Gamers, dentro de su serie SCS. En esta ocasión el escenario elegido es la sefunda batalla del Marne, agosto de 1918, tras la fallida operación Michael del imperio alemán. Supueso la prueba de fuego para los novatos soldados yanquis. Dimensiones muy manejables, varios escenarios y la experiencia de una serie ampliamente probada y jugada son varios de sus avales.

1914. Twilight in the East (2007) GMT Games

Uno de los monstruos a los que más arriba mencionabamos, 5 mapas de juego, más de ¿2000? fichas de juego. Un enorme estudio de lo que fue la guerra en el este en los primeros meses de la guerra mundial. Cubre tanto las batallas por los lagos Masurianos y Tannenberg, como la ofensiva rusa en Galicia. Este está en mi colección, un capricho con el que todavía me estoy pelenado con sus reglas. Cuando me jubile y viva en Florida es probable que pueda jugarlo (eso si no se lo han comido para entoncés las termitas). Eso sí, es precioso.

Otros juegos.

Pero no sólo hay juegos sobre las grandes batallas y campañas de la Primera Guerra Mundial, podemos encontrar juegos donde emular al barón rojo, a Lawrence de Arabia,  o convertirnos en capitán de un barco de guerra alemán en el Indico amenazando las rutas comerciales aliadas, o estar a la cabeza de una pequeña unidad asaltando las trincheras aliadas. Como siempre, los juegos de mesa ofrecen un amplio abanico de posibilidades.

Landships (1994) Clash of Arms.

Un juego del “alternativo” Perry Moore, ya es algo viejito, y se nota, sólo, en su diseño gráfico, que en sus unidades de infanteria resulta un poco pueril. Por lo demás un gran juego que recrea a nivel táctico los combates de la Primera Guerra Mundial. da un poquito de vena ver a los tanques, paquidermos de acero, estropearse en el primer obstaculos. Pero es un buen juego.

The Kaiser´s Pirates (2007)

Lo cierto es que de este juego poca cosa sé, tuvo una edición más o menos independiente, y su exito le llevó a GMT Games a fijarse en él. Lo mantiene en su sistema de Pre Order P-500. Un juego de cartas que reproduce los intentos alemanes por llevar la escasez a los británicos, lo pongo por su originalidad. Aunque sin duda el premio debe ser para el siguiente juego.

The Pursuit of von Spee (2008) Jeux Grenier Games

Este juego es la obra de Eric Grenire, que se ha autoeditado su obra, producto del amor al hoby y el saber hacer. El juego versa sobre la (desconocida) guerra naval entre Alemania y Gran Bretaña en los oceanos Pácifico e Indico. Un juego del que sólo podemos comentar las impresiones, estupendas, que dejo en la Bsk Rumiñahuai, en su reseña de este juego.


Blue Max (1983) GDW

Un clásico en los juegos de mesa. En el mercado de hoy en día hay juego más populares, incluso algunos le superan. Pero este fue uno de los primeros, y muy popular. Los combates más “caballerosos” de la guerra. Lejos de la Marea de Acero de Junger y cercanos a la Gran Ilusión de Renoir. O como pilotar un Albatros DIII y no morir en el intento.

Y eso es todo, otra vez la sensación de que me he excedido: La red no es buen espacio para soltar rollos, y a la vez que he dejado un montón de cosas que contar como los motines y las amapolas. En fin, habra más entradas dedicadas a la Gran Guerra, que remedio.

About these ads

20 pensamientos en “La Gran Guerra 1914-1918. Trincheras, motines y amapolas.

  1. A mí me ha interesado mucho, no te has excedido. Bueno, quizá sí con esa foto que te han censurado o algo así, no?
    Arracataflán

  2. Me alegra que te haya interesado Arracataflán.
    Lo de la foto ya lo he arreglado, aunque me he visto obligado a pegar una mucha peor. Lastima hacía publicidad de un producto que ellos venden.

  3. Excelente y amplio análisis.
    La Gran Guerra me fascina en ocasiones más que la Segunda. Sus características hacen de ella un conflicto apasionante, aunque, como siempre, detrás hubiera víctimas, muerte, dolor y sufrimiento.
    Dentro de la parte polémica de Ted Raicer encontramos el The First World War -¿lo concoes?-, que con algunas mecánicas más propias de eurogames y un final de partida no adecuado -digamos que fue impuesto al autor, aunque existen “parches” por la BGG- sí transmite en cambio algo que no consigue del todo el grande Paths of Glory: los frentes y la historicidad. Algún día peude que hable de él.
    ¡Y déjate llevar a menudo! Que el exceso no es tanto un vicio como lo que nos quieren vender ;)

    • Pues sí Jack, yo también estoy saturado de la Segunda Guerra Mundial. Ya hasta se ven en las ibrerias aburridas biografías de generales de intendencia.
      Con los juegos supongo que pasara algo parecido, que será casí imposible sacar uno nuevo rompedor.
      ¿el último fue el Combat Commander?

  4. De ninguna manera ha sido un exceso. Poco a poco análisis como el tuyo me están haciendo interesar por épocas históricas recientes, algo que hace unos años no imaginaba posible. Y, con el interés histórico, viene el interés lúdico. No hace nada adquirí el Paths of Glory, juego con el que espero disfutar muchas horas.
    Lev, no sé si es que me impresiono facilmente, o si tu estilo me agrada especialmete así que, como siempre, impresionante.

    Hasta otra.
    Ferran.

    • Me abrumas Ferran. Pero, a la vez, me encanta leer lo que dices. Por gente como tú prometo que las proximas ocasiones lo sometere todo a un corrector. Que teneís que leer más faltas que aciertos.

      Gracias por comentar

  5. Un analisis excelente! La Primera Guerra Mundial me interesa a menudo bastante mas que la Segunda, entre otras cosas, por el choque que supone la industrializacion de la guerra para cerebros napoleonicos. Y como en esta guerra se ve el primero de los monstruos de la contemporaneidad: mas formacion, mejor nivel de vida… no nos hace mas humanos, sino al contrario, mas proclives a ser manipulados, a convertirnos en masas, en implacables engranajes asesinos, deshumanizando al enemigo para preparar a las opiniones publicas para aplaudir exterminios y aniquilaciones.

    Saludos!

    • Vaya yo toda la noche dandole vueltas a la cabeza y tu lo resumes con una sola frase, mandos napoleonicos para una guerra del siglo XX.
      Sobre el atractivo de la primera guerra mundial es indudable, la humanidad apoderada por el absurdo. Pero no sé si esa fascinación es enfermiza.
      Y gracias por pasarte por aquí.

  6. Gran artículo, como siempre.
    Pero se surge la duda: ¿Por qué consideras el Great War in Europe Dekuxe injugable? No es tan monster, su sistema de juego es muy agil (con un jugador moviendo en cada frente simultaneamente) y los errores ya fueron corregidos.
    Yo le he dado un poco en solitario con Vassal y es muy divertido.

    PD: El Landships! tiene los counters tan naive porque pretende emular a los carteles de la época, según creo.

    • Pues sí DR, me excedido con lo de injugable, sobre todo si es un juego que no tengo y solo conozco de referencias de segundos.
      Sabía que tenía hasta erratas en el mapa, y que GMT editó parches para el mapa, por eso lo de injugable.
      Mejor lo dejo en edición francamente mejorable

  7. Gracias vengador.

    intentare seguir la linea. Lo que pasa es que mis 3 últimos juegos, dos son de la primera guerra mundial y el otro sobre Leningrado, temás que ya he tocado aquí.
    Así que el proximo monográfico sobre juegos depende del proximo libro o película que vea.

    Un saludo

  8. Buenas tardes Lev,

    Me ha gustado tu artículo, aunque difiera bastante sobre tu opinión al respecto de la obra de Stone. La considero, a momentos, demasiado cargada de tópicos. Stone es un grandísimo historiador, su Eastern front 1914-1917 lo avalan. Ya que está considerada la mejor síntesis sobre la PGM en el frente oriental. Pero en lo que a mi respecta, su Breve historia … no añade más que Howard, y aún así – aunque esté cargado también de tópicos – éste -creo- lo supera en lucidez. Si me permites te recomiendo el de Morrow y su Gran Guerra editada por Edhasa, hace un año y medio. Merece y mucho. Por otra parte, felicidades otra vez por el artículo, los granguerristas como un servidor agradecemos estas incursiones tan trabajadas como la tuya.

    Un saludo
    http://www.lagranguerra1914-1918.blogspot.com

    • Hola Xavier, gracias por tus comentarios. Pues sí discrepamos, lo que me gusta de Stone es su desenfado y su falta de escrupulos para mostrar antipatias y simpatias, y a Howard le encuentro demasiado convencional. Pero he estado echando un vistazo a tu página
      http://www.lagranguerra1914-1918.blogspot.com es fenomenal y ya veo quién es el experto. Mi conocimiento de la gran guerra se reduce a sintesis generales, películas y alguna que otra novela de epoca, las unicas monografías que he cultivado han sido los juegos. Pero ahora ya sé donde dirigirme para profundizar. Y repito, muchas gracias por el comentario y por el enlace

  9. Deberías ver la peli (si es que no la has visto ya) “Sin novedad en el frente”, la guerra desde el bando alemán. Aunque tiene un aire de peli antigua con poca acción, hay escenas que encajan en tu texto, como cuando el joven soldado vuelve de la carnicería del frente hastiado, y unos viejos despliegan un mapa en una mesa y se ponen a discutir de estrategias y táctica militar. La desconexión entre la realidad del frente y la población civil era absoluta.

    • Hola Pepe.
      No la he visto, aunque sí que he leído el libro de Remarque. Tomo nota. a mi no me importa en absoluto que no haya acción en la películas belicases más lo prefiero así.
      Y sí la primera guerra mundial fue algo diferente. El horror del frente que vivían los soldados daba un aire de irrealidad a la sociedad civil por la que se supone luchaban.
      Un saludo

  10. Hola, estoy totalmente de acuerdo contigo acerca del libro de Norman Stone, me lo he releido dos veces. Después de mucho tiempo dedicado a este apasionante tema he de decir que es la guia más instructiva acerca de La Gran Guerra. Solo he de decir que como todo en la historia, hay pasajes bastantes dicutibles y en los que profundizando un poco más las teorias de Stone se sujetan con alfileres. Un saludo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s