Canciones (y algun vals)

Chiburashka

A raíz de un hilo abierto en la bsk, donde se discutía de la frivolidad, el cinismo y no sé cuantas más cosas todavía, colgué un par de videos con canciones infantiles de la era soviética. Más oportuno será hacerlo aquí, pero presentandolas debidamente. Y nada mejor que con un texto de Fredric Jameson incluido en el libro “Las semillas del tiempo”.

Utopía, modernismo y muerte

Que hay una literatura o cultura del Tercer Mundo, es algo que se ha dicho o se ha dado a entender con frecuencia, y probablemente de modo abusivo; que de esto se siga la existencia de una cultura del Primer Mundo es algo que se ha admitido a menudo; pero que hubiera podido concebirse cualquier cosa parecida una cultura del Segundo Mundo es algo que se ha ignorado, si es que no se ha rechazado apasionadamente. Y sin embargo, me parece que la existencia de algo así como una cultura genuinamente socialista, una lietratura socialista basada en una formación socialista caracteriológica y pedagógica, es algo que tendrá que reconocerse cada vez más, ahora que han desaparecido de todo el Este Soviético las instituciones y los istemas de propiedad socialistas (de los que se suponía que una cultura pseudosocialista era una simplisima cubierta idógica y directiva política). empezaremos a descubrir, y de hecho ya lo estamos haciendo, que la gente formada en una sociedad que no es de mercado, ni de consumidores, ni de consumo, no piensa del mismo modo que nosotros. En efecto, si resistimos a la tentación (que resurge por todas partes) de atribuir a tales diferencias a los viejos estereotipos del nacionalismo y de las particularidades étnicas -en este caso, las difrencias debidas a alguna Weltanschauung propiamente eslava- podríamos incluso descubrir los rudimentos y formas nacientes de una nueva forma de cultura socialista, que es enormemente diferente del “realismo socialista” y guarda una relación intima con algún lejano futuro de la historia humana que el resto de nosotrs no está en condiciones de anticipar” Las semillas del Tiempo. pág. 73 Fredric jameson.

Así, más allá, de Stalin, de la corrupción, del fracaso de la Unión Sovietica, la cultura socialista tuvo su efimero lugar. Jameson se refería en concreto a la terrible experiencia de Chevengur, la novela utópica de Platonov. Pero incluso en la televisión de la era de Breznev, en la era del comunismo “amortizado”, se podían ver destellos de socialismo “genuino”. Sobre todo en los progamas infantiles, donde a los niños se les dirigía un mensaje ajeno al negocio y al beneficio, sólo se les transimitia el gozo de la inocencia.

Como prueba os dejo algo tan manido como son los videos de you tube, pero creo que merecen la pena.

El primero Buratino, la versión cinemátografica de la novela de Aleksey Tolstoy inspirada en Pinocho. ( y donde aparece el gran Nikolai Grinko, el mismo de Solaris, Andrei Rubliev, Stlaker, Elektronik, etc, etc).

También Caperucita Roja interpretado por la niña prodigio Lena Mogucheva.

O Cucu

Y hay más pero tengo que parar, inundaría la página, quien sabe más adelante.

Y como regalo 2 valses sovieticos de regalo

Uno pareció en una película (en realidad solo es media) de Stanley Kubrik. Es de mi bienamado Dmitri Shostakovich, su vals numero 2 para una suitte de Jazz

Y el otro es de una infame película sovietica (nadie es perfecto),” Мой ласковый и нежный зверь”, algo así como” mi dulce y querida bestia”, pero el vals, del moldavo Euvgeny Doga es enorme. (también apareció en la ceremonia inaugural de lLos JJ OO de Moscú en 1980) pero esa es otra historia).

Con estos videos espero que quede claro que Jameson no se quivocaba con esa afirmación de que la cultura sovietica guarda una relación intima con algún lejano futuro de la historia humana que el resto de nosotrs no está en condiciones de anticipar.