El futuro llama a la puerta

Pues sí uno de los jinetes del apocalipsis, esta vez en forma de E.R.E. ( o expediente de regulación de empleo), ha llamado a la puerta. Creo que es una de esas cosas que no me consigo tomar demasaido en serio. Por una parte es un contratiempo, con la que está cayendo encima. Por otro lado casi me parece que es una oportunidad para que este mundo, tal y como lo conocemos, se vaya al carajo, el futuro es nustro que leñe.

“Y se nos dijo, el mercado libre se regula a si mismo en función de la oferta y de la demanda” Y aquí estamos con una nueva crisis de superproducción.

Es hora de entregarse a los compañeros. Por el momento me podreís encontrar aquí en Diario de un E.R.E. El blog de los trabajadores de Rosa Gres No habra mucho tiempo para la solaristica ni los juegos de mesa, aunque intentare dar cobertura de las jornadas Alpha Ares.

De todos modos me temo que  este blog cierra la persiana por una temporada.

Rasputitsa. Un mar de lodo (2ª parte)

Continuamos con la rasputitsa, que es como se denomina en Rusia a ese fenomeno que convierte a la estepa en un inmenso mar de fango intransitable tras las lluvias de otoño y el deshielo de primavera.

En los juegos que transcurren en Rusia, o la Unión Sovietica, este fenomeno se registra, desde los wargames napolenicos hasta los de la Segunda Guerra Mundial, pasando por la guerra civil. Pero seguro que la raspautitsa es más llamativa en la “Gran Guerra Patriotica” al ver esos mágnificos ejemplares de la tecnica engullidos por el barro.

Veamos con un poco de detalle como aparece y afecta la rasputitsa en algunos wargames escogidos, que esta entrada no nace con animo de exahustividad.

Empezamos con un gran juego, el ya clásico The Russian Campaign,  del año 2003 en su cuarta edición de L2 design. En este juego los turnos de juego cubren 2 meses de juegos, pero el clima es variable, en función de una tirada de dados que de alguna manera “compensa” las adversidades del clima. Díficilmente sufrira el jugador un otoño y primavera de barro tras un largo invierno.

De cualquier manera los esfectos del barro son devastadores, las unidades terrestres ven limitados todos sus movimientos a 2 espacios y desaparece el segundo movimiento, mientras que el poder aereo ve su fuerza reducida casi a su minima expresión. Bien es cierto que afecta en principio a los dos jugadores de la misma manera, pero frena y de que manera la ofensiva alemana de los primeros años. Yo creo que la regla de tiempo en este juego es ejemplar. Una pequeña regla que aporta un montón de aliciente al juego a la par que contribuye a la sensación de “realismo” o simulación de la contienda.

Red Star Rising. The war in Russia 1941-1944 es un juego que no me termina de convencer, a pesar de la sugerente portada del bilbaíno Nicolas Eskubi, no me adapto a su original sistema de juego, y por ejemplo, el asunto del clima no me parece bien resuelto. Este juego de turnos  de aproxiamadamente 1 mes de escala, apenas si da importancia al barro, salvo para prohibir nuevas bases aereas alamanas y ser el único momento, sorprendentemente, donde pueden hacer despliegue estrategico los depositos de suministro alemanes. Un juego estrategico donde el gran protagonista climatólogico es la nieve.

WWII:Barbarrossa to Berlin es un juego de los llamados “con motor de cartas”, y pese a ser estos más tendentes a la abstracción, no puede “abastraerse” de la rasputitsa, auií solo en primavera. BtB es un juego donde los turnos son estacionales y las dos primeras rondas de acción de primavera ningún jugador podra jugar como operaciones los puntos de sus cartas, solo como eventos o la acción especial de una activación, una manera elegante y sencilla de resolver la cuestión.

East Front. The war in Russia (1941-1945) En este caso nos encontramos con un juego de bloques, y como en Russian Campaign donde los efectos de lo meses de barro son más devastadores, menos movimiento, menos oportunidades de victoria para el atacante, activaciones de unidades más costosas y díficiles. También aquí el efecto es el mismo para el jugador del eje que para el soviético (Curioso todos son juegos de la campaña en Rusia, no enla Unión Soviética), pero probablemente por las circunstancias de invasor sea mayor el coste para los nazis. Unicamente las unidades de caballería (sovieticas) encontraran alguna ventaja en los meses de barro.

Pero estos son solo algunos juegos donde aparece la Rasputitsa, también en Triumph of chaos, sobre la guerra civil rusa, o el reciente Kutuzov, sobre la invasión napoleonica de Rusia (esta vez sí) tienen sus propias reglas y efectos para la rasputitsa.

Os dejo con laguna foto más del infernal barro, que parece que os han gustado:

Rasputitsa. Un mar de lodo (1ª parte)

Una de las caracteristicas de los wargames es su preocupación por reflejar en mayor o menor medida, con mayor o menor acierto, las circunstancias más significativas que rodearon a un conflicto.

Así casí todos los wargames tienen un apartado dedicado al clima atmosferico y su incidencia en el juego. Por supuesto los juegos cuya tematica es el frente oriental durante la Segunda Guerra Mundial no pueden obviar este tema. Tanto “el general invierno” como el barro aparecen reflejados en todos los juegos. En general la nieve y el frio afecta sobre todo a los invasores nazis, mientras el barro díficulta las operaciones de ambos bandos.

No es de extrañar, cuando los “civilizados” alemanes invadieron la Unión Sovietica, armados con la mejor tecnica militar, acompañados de la mejor tecnica civil, no dudaron en fotografiar con sus buenas camaras un país campesino, atrasado. Pocas carreteras buenas, multitud de caminos polvorientos, que en los deshielos de las primaveras de 1942, 1943 y 1944, y en menor medida, el otoño de 1941, 1942 y 1943, les hizo conocer la raputitsa, el mar de lodo en que se convertían Rusia, Ucrania y Bielorrusia.

Vassili Grossman dice poco antes de la Operación Bagration cuando acompañaba como reportero al ejercito rojo:

Avanzar en el barro requiere un enorme esfuerzo físico. cantidades de combustible que de otro modo habrían bastado para avanzar cientos de kilómetros se quemaban en unos pocos centenares de metros. [...]

Toda la estepa estaba llena del rugido de vehículos y tractores que tratan de salir del barro. Las “carreteras”  tienen cientos de metros de anchura. [...]

Por fin el sol calienta cada vez más y tras los camiones aparecen ya lígeras nubes de polvo. Un delgado y atezado capitán con un capote cubierto de salpicuduras de barro pardo y rojo aspiraba con delicia ese polvo: “Oh, imagine lo espantoso que tenía que ser el lodo para que el polvo -ese azote de la guerra- ahora nos parezca más agradable que todas las flores de la primavera. Para nosotros, el polvo huele muy bien hoy”

Extractos del diario de Vasili Grossman y de su obra “Estrella Roja” obtenidos de “un escritor en Guerra” Ed. Crítica, páginas 324-325

Boris y Arkadi Strugatski

Boris y Arkadi Strugatski son probablemente los dos escritores de ciencia ficción soviética más famosos y con mayor prestigio.

Hoy solo quiero homenajearles, por sus libros, apasionantes, fascinantes. Para saber más de ellos y mejor basta con ver aquí (en ingles o en ruso) o aquí (en castellano, algo más pobre). El porque del homenaje está más que justificado ya que he tenido la mala suerte de saber que Hollywood tiene planes de hacer una versión de “Picnic en el camino” protagonizada por el famoso John Travolta, aunque solo sea un proyecto que parece con pocas posibilidades de verse realizado
http://www.hollywood.com/movie/Roadside_Picnic/382104 .

. Esa novela es más conocida por “stalker” la versión que hizo Andrei Tarkovski de Picnic. Esa es una película maravillosa, filtrar al “stalker” de la novela, un “frontera”, por el tamiz de Dostoiveski, más concretamente por el del príncipe Lev Mishkin, “el idiota”, es una idea genial. Una película para ver decenas de veces.

Sus obras destacan por muchas cosas, pero sobre todo por su “humanismo”, por la dimensión social y las implicaciones que tienen para los seres humanos la tecnología y el progreso. Más de un paralelismo se puede establecer entre ellos y el otro “grande” de la ciencia ficción del este, Stanislav Lem. Como el polaco, pero sin llegar a sus extremos los Strugatski cultivan la satira, pero sin perder nunca la esperanza, a pesar de todo. El grito del Stalker “Felicidad para todos, y gratis” me apabulla aún hoy, ¿qué otro deseo se podría pedir?

En castellano es relativamente fácil encontrar “Picnic en el Camino”, “Ciudad maldita” y “Destinos Truncados”, aunque también circulan por ahí, “Cuentos de la Troika”, “Que díficil es ser Dios”, “El lejano planeta arco Iris” y alguno otro.

Una completa página web sobre sus obras, en ingles y ruso, es esta:

http://www.rusf.ru/abs/english/


La ficha roja, premio JT@net-2008

Durante el gran festival de juegos de mesa que se está celebrando en Cordoba se han entregado los premios de la asociación cultural Jugamos todos.  El premio “Jugamos todos” al mejor autor del 2008, que se ha concedido a Daniel Val y su “2 de mayo”, un juego que recrea el levantamiento del pueblo madrileño contra las fuerzas napoleonicas.  La ficha del 2 de mayo en la BGG pinchando aquí.

Y lo que me interesa más, el premio a la mejor iniciativa internauta, o mejor blog dedicado a los blogs de los juegos de mesa, el JT@net, que el año pasado gano WasQ por su blog “charlas de mecatol rex”, y que este año ha ido a parar a La ficha roja de Nikita. Un blog con muchas virtudes, para mi la principal son sus contenidos, tanto por la de abordarlos como las propias tematicas. Enhorabuena Nikita.

Aún pensando que el ganador, en este caso ganadora, es muy justo, mi apuesta personal era la revista Ludo, no ha podido ser, quizá el año que viene.