1936 Guerra Civil. Un juego de Arturo García

Aprovechando que mañana se cumplen 70 años del final de la guerra civil española quisera saldar una cuenta pendiente de este blog, como es la de saludar la existencia de un juego llamado 1936 Guerra Civil.


1936 Guerra Civil es un juego diseñado y autoeditado por Arturo García que vio la luz allá por el año 2006 fruto de una pasión y una labor de investigación y desarrollo de años.

Como bien dice el nombre del juego,  1936 nos da la oportunidad de reproducir el conflicto que acabó con la Segunda República y determinó el destino de España durante más de 40 años. La guerra civil sigue siendo hoy uno de los temas narrativos más habituales dentro del cine, la novela y la televisión.

Por supuesto con los juegos ocurre algo parecido al resto del mercado editorial, en el año 2007 vió la luz España 1936 de Antonio Catalán y editado por Devir. Y está previsto el lanzamiento de otros dos juegos, probablemente para el proximo año, Triumph of Fascism del norteamericano David Dockter y Crusade and Revolution del donostiarra David Gomez Rellloso ( este, a pesar de ser diseñado en castellano será publicado en ingles por una de las grandes editoriales del mundo de los wargames).

Pero centremosnos en 1936 Guerra Civil que es, en cierto modo, un juego atípico. 1936 es, sobre todo, un juego de cartas para dos jugadores, donde los cuatro tableros incluidos tienen una mera función administrativa como marcadores de la situación de la partida. Pero las protagonistas indiscutibles son las cartas. Nada menos que 252 cartas incluye el juego, 126 para el bando nacional y 126 para el bando republicano.

Esas cartas pueden ser de

  • Personaje (desde tan conocidos como LLuis Companys a protagonistas menores como el Obispo de Salamanca Pla y Daniel)

  • Gestión (eventos como el billete repúbliacano de dos pesetas, la aparición de la radio oeste, la publicación del diario “El Pensamiento Navarro”, Carta Pastoral, etc…)

  • Ejército (como el batallón Lincoln, la Columna Libertad, la Divisón Littorio, la 1ª Bandera de Navarra, etc, etc.)

  • Objetivo, bien militares o políticos ( de los primeros ejemplos son Belchite, Madrid, Teruel,en cuanto a los políticos, la inflación, la profanación de templos, los nacionales)

Además cada carta señala la facción o facciones de su  bando a la que está adscrita.

Dentro de los nacionales están:  Militares, Monárquicos, Iglesia, Proetctorado de Marruecos, Bando Nacional, Falangistas, Carlistas, Ayuda Internacional, Ayuda Internacional Alemania, y ayuda Internacional Italia.

Dentro del bando repúblicano: Repúblicanos, Comunistas, Miliatres, nacionalistas Vascos, POUM, Bando Repúblicano, Socialistas, Anarquistas, nacinalistas Catalanes, Ayuda Internacional, Ayuda Internacional Soviética y Ayuda Internacional Brigadas Internacionales.

y será con esas cartas con las que juguemos nuestra partid. Cada carta tiene unos efectos sobre el juego, bien a favor de nuestro bando bien en perjuicio de nuestro rival. Esos efectos van desde el campo dilomatico hasta el militar psando por el ecónomico. La vistoria se obtendra consiguiendo cumplir  nuetros objetivos, que pueden ser militares o diplomáticos, o impidiendo que el rival cumpla los suyos.

La ecónomia no es por si misma ningún objetivo, pero habida cuenta que utilizar las habilidades o propiedades de la carta cuesta recursos siempre sera una opción a tener en cuenta, pudiendose mejorar nuestras condiciones o empeorar las de nuestro enemigo.

Otra consideración es que el mazo de juego debe ser diseñado por cada jugador antes de comenzar a jugar. Seleccionando del bando con el que vayamos a jugar las cartas que más acordes vayan con la estretegia que pensemos en emplear.

Es muy probable que aquellos que esten familiarizados con el sistema de juego de “Magic. The Gattering” encuentren más de una similitud, consumo de recursos, girar las cartas, cartas de combate, cartas queaumentan o disminuyen los efectos, etc… Es evidente que Magic es una influencia y hara que el salto a los que lo conozcan menos duro de lo que suele ocurrir con aquellos que son totalmente ajenos al mundo de las juegos de cartas coleccionables.

Y es que el punto negro de este juego es este,  la apariencia de complejidad que tiene. Quizá por los multiples codigos empleados en la carta, quizá por emplear mecánicas de juego que son totalmente desconocidas para una gran parte de la población. Normalmente se tiene la sensación primera de que es un juego que te sobrepasa. Es cierto que es un juego exigente, pero tiene dos puntos a su favor. Uno es su excelencia como juego, una vez dominado, fluye y transmite, y el otro su diseñador, Arturo García, empeñado en que la gente conozca su juego lo compre, y, sobre todo, lo juegue. Tiene una página web de promoción y apoyo a los jugadores noveles, para aquellos que se pierdan en su, un tanto confuso, libro de reglas, esta aquí. Pero lo mejor son sus demostraciones de juego. Periodicamente Arturo recorre la geográfia peninsular acudiendo a todos los actos que tienen algo que ver con los juegos de mesa. Un prodigio de didáctico, a la par que divertisimo, por ver como funciona de bien el juego, y por reirte con Arturo, con sus apreciaciones y sus juegos de palabras asombrosos.

Por otro lado si no se tiene la oportunidad de asistir a una de esas mágnificas demostraciones, no hay nada más recomndable que buscarse un buen amigo y comenzar los dos desde cero, siguiendo los mazos prediseñados que ofrece el reglamento. Con el tiempo ya seremos capaces de diseñar nuestro propio mazo. Y de dejar llevarnos por nuestras partículares obsesiones. Anda que no disfruté yo aquella partida con La Pasionaria como Presidente de la República, agotando los plazos para que la sublevación triunfase.

Otra cosa es el llamado transfondo histórico del juego, que normalmente es lo que más me interesa de estos juegos. Como no iba a tenerlo 1936 tratando los temas que trata. Lo mejor que es no repara en los tópicos, que el aútor ha investigado, ha buscado la manera más coherente, con el juego y con la historía, de introducirlo. Y todo encaja a las mail maravillas.

Un juego que me permito recomendar a todo el mundo. Y si alguién me hace caso, y se siente abrumado cuando vea el juego, que no desista, que no se deje llevar por una primera impresión, que lo pruebe con alguién, o que busque a Arturo, en la red, o en alguna de sus demostarciones.

Y me permito hacer publicidad gratuita, ya que es una autoedición con todas las díficultades que el mercado editorial impone a este tipo de aventuras. Cómo sé que Arturo no va a hacer ninguna fortuna de todo esto y su objetivo es otro, espero que comprendaís esta salida de lugar.

El juego se puede comprar, hasta donde yo conozco, en Barcelona, en la tienda JugarXJugar (Avg. Gaudí, 39 tfno. 93 436 64 47. Un paseo y una visita que yo recomiendo a todos los vecinos de la ciudad condal y alrededores.

o en las tiendas online

La PCra

Planeton Games

Draco Tienda

Más que Oca

Aunque creo que todos los puntos de distribución vienen en la propia página web del juego.

1936 Guerra Civil

13 thoughts on “1936 Guerra Civil. Un juego de Arturo García”

  1. Muchas gracias por la reseña! La verdad es que no he jugado nunca a juegos de cartas, y muy poco a Wargames; el tema me gustaba, pero mis amigos eran más de rol, afición que también dejaron cuando empezaron a echarse novias…

    Sólo un pequeño matiz, una opinión muy personal, y es que Pla y Deniel no es en absoluto un personaje menor, pues su pastoral Las dos ciudades justifica la sublevación y es el fundamento teológico de lo que los fascistas denominaron ‘Cruzada’

    Saludos!

    1. Theo tienes razón. Aunque con lo de menor pensaba en un público amplio que quizá de la guerra civil solo conozca a Franco y a García Lorca.
      En el pequeño texto biográfico que acompaña a cada carta se lee “Obispo de Salamanca. Apoya abiertamente la sublevación en su pastoral “Las dos ciudades”. En 1939 publica “El triunfo de la ciudad de Dios y la resurrección de España”.
      En el fondo todo personaje que sale en este juego tiene su aquel. Aunque seguro que como ejemplo de “menores” hubiera estado mejor el Conde de Rodezno o Pedro Sáinz Rodríguez (aunque ambos fueron ministros en el primer gobierno de Franco).
      De cualquier manera gracias por el comentario y la puntualización

  2. Un juego estupendo: Sencillo (que no simple), rápido, tenso y con una rejugabilidad altísima.

    E incluso tiene su puntito de simulación histórica con esas “furiosas” tropas marroquíes que le cuestan puntos de diplomacia al nacional o las “entusiastas” milicias de ambos bandos, las diferentes facciones que componen ambos bandos o las estrategias básicas de ambos bandos (el nacional a arrasar militarmente y el republicano a aguantar y conseguir objetivos diplomáticos).

    Como bien dices, la única pega “entre muchas comillas” que se le puede poner es que parece mucho más complejo de lo que realmente es.

    Es una pena que el manual no incluya algún ejemplo de juego más, pero teniendo en cuenta el gran esfuerzo que tuvo que hacer Arturo autoeditándose tampoco se le puede pedir mucho más.

    1. Ferran, gracias por pasarte por aquí, y me alegra que te guste. Aunque me parece que eres facilmente impresionable.

      Borat, yo no llevo demasiadas partidas. Pero casi todas han sido como tu comentas; furibundas, tensas y contra el reloj. Salvo en una ocasión que me deje llevar por no voy a decir que y construí un mazo republicano demasiado tendencioso y por lo tanto cojo. El nacional consiguio en aquella ocasión sus objetivos yo creo que en diciembre del 36.

  3. Lev, disculpa la pedantería del comentario. Después pensé en la línea de lo que me has respondido, que un obispo de Salamanca, aunque después fuera primado de España y cardenal de Toledo, aunque fuera el sustento teórico y teológico de la aberración esa de la Cruzada, no puede compararse para el gran público con Mola o Queipo o Azaña o Companys. Son manías personales mías, que doy mucha importancia a los teóricos, jejeej.

    Saludos!

    1. Que no Theo que eso no es pedanteria. Este blog pretende ser sensible con según que cosas, y ofrecer lo que no es habitual. Y que lo haga otro es un bien, no un mal.
      Además ten en cuenta que he de tratarte con cortesía, no vaya a perder uno de los pocos comentaristas que tengo. Así que si alguna vez lees algo que no te guste o, mejor aún, que te parezca francamente malo hazmelo saber. Resignadamente lo asumire.
      Y es que he decidido gobernar mi blog como el rey de “El principito.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s