Horror, heroes y mil grullas. Los raids aereos en los juegos de mesa.

Bombardeo aliado sobre Ploesti (Rumania)

Mordiéndose la punta de la lengua, extrajo la pila de papeles que había recolectado en secreto y volvió a su lecho. La tijera la llevaba oculta entre sus ropas. Y así, en el silencio y la oscuridad de aquellas horas, Toshiro recortó primero novecientos ochenta cuadraditos y luego los plegó, uno por uno hasta completar los mil grullas que ansiaba Naomi, tras sumarles las que ella misma había hecho. Ya amanecía, El muchacho se encontraba pasando hilos a través de las siluetas de papel. Separó en grupos de diez las frágiles grullas del milagro y las aprestó para que imitaran el vuelo, suspendidas como estaban de un leve hilo de coser, una encima de la otra.
Con los dedos paspados y el corazón temblando, Toshiro colocó las cien tiras dentro de su furoshiki y partió rumbo al hospital antes de que su familia se despertara. Por esa única vez, tomó sin pedir permiso la bicicleta de sus primos. No había tiempo que perder. Imposible recorrer a pie, como el día anterior, los kilómetros que lo separaban del hospital. La vida de Naomi dependía de esas grullas.

[fragmento de “Mil grullas” de Elsa Bornemann.]

Con esta entrada vuelvo a recuperar la Era de las catástrofes. 1914-1945 En este caso para hablar de los bombardeos estratégicos y de los raids aéreos, una nueva forma de hacer la guerra que vio la luz en el siglo XX gracias a los fulgurantes adelantos de la técnica que permitieron al hombre volar como los pájaros. No no voy a detenerme en esas ciudades que han pasado de manera tan triste a la historia, como Gernika, Coventry, Hamburgo, Dresde, Hiroshima o Nagasaki. O por lo menos no de manera especial, habrá quien entienda los bombardeos estratégicos sobre objetivos militares (no hablo de los civiles siquiera) como un aspecto “legitimo” de la lógica de la guerra y la sociedad del siglo XX, yo desde luego no puedo sino contemplarlos con horror.

Por una vez prefiero centrarme en unos de los protagonistas de este episodio de la historia de la humanidad, los pilotos y no tanto en los otros, las victimas. Quizá alguien me reproche fatuidad, irresponsabilidad o que sé yo. Es posible que este en lo cierto. Y si se me permite una nota autobiográfica, mi bisabuelo, humilde palangrero murió en un raid aéreo de la aviación facciosa sobre la localidad jarrillera, se negaba a dejar de preparar el palangre para ir al refugio; el desgraciado afirmaba que nadie iba a desperdiciar una bomba para terminar con su pobre existencia. Pero ni con esos precedentes familiares voy a cambiar el sentido de esta entrada.

La cierto es qu esta entrada nace del visionado en you tube de un pequeño montaje dedicado a un raid aereo sobre Alemania, donde un grupo de B-17 (“las fortalezas volantes”, también conocidas en el mundo de los juegos de mesa como “La reina de los cielos”) bombardean algún objetivo de la Alemania nazi y se ven posteriormente atacados por la Luftwaffe. Seguramente sea por culpa de la banda sonora elegida, pero es un vídeo que me ha hechizado. Había algo de irreal en ver esas volutas de humo negro de los antiaéreos a la que se acercaban los bombarderos, o un B-17 desplomándose sin control sobre la tierra.

Y si pienso en las tripulaciones de esos bombarderos, en el miedo que debían sentir cada vez que realizaban una misión, en el viaje de ida,  en los primeros disparos de los antiereos, en el bombardeo y el viaje de vuelta. Insisto en que no sé si es producto de la banda sonora, de la altura a la que se produce el drama, pero tal y como aparece en el documental ya digo que se me aparece como algo irreal, y que el bombardeo, lo que ocurría allí donde explotaban sus bombas parece ajeno a lo que sucedía miles de metros más arriba. No lo sé. Quizás esa particular manera de hacer la guerra les ayudara a “apretar el botón” sin demasiados escrúpulos. Dice el galdakaotarra Felipe Santamaria Iraolagoitia “Los B-17 y sus tripulaciones escribieron páginas  en la historia de la Segunda Guerra Mundial. Su heroísmo jamás se olvidara.”

B-17 sobre Schweinfurt

El ejercito americano licenciaba a las tripulaciones de aquellos bombarderos que completaban su misión nº 25, la empresa era tan difícil, que el primer avión que lo logró, el “Memphis Belle”, un B-17, regreso a los EEUU convertido junto a su tripulación en un verdadero héroe y dedicado a la menos peligrosa tarea de promocionar la compra de bonos de guerra. Hollywood se acordaría de ese avión más tarde y le dedicaría una película; “Memphis Belle”.

Los juegos de mesa

Los juegos de mesa recogen, afortunadamente, la parte más presentable, por definirla de alguna manera, de los raids y los bombardeos estratégicos y se centran sobre todo en las campañas destinadas a objetivos, por decirlo de algún modo. Por decirlo de algún modo se inspiran más en las incursiones que se realizaron contra objetivos industriales en Schweinfurt o Ploesti que en los ataques terroristas sobre las ciudades de Coventry, Hamburgo o Dresde. Existen varias maneras de abordar el tema; desde la simulación de la historia de un único aparato y su tripulación, como en el mítico “B-17. The Queen of the Skyes” a la gestión y administración detodos los recursos en una campaña de esta naturaleza, como ocurre con el no menos legendario Battle over Britain.

Battle over Britain, SPI/TSR (1984). Un clásico, la Luftwaffe alemana y la RAF británica durante la llamada “Batalla de Inglaterra” aquella que sirvió para que Churchill soltara una de las suyas “Nunca tantos debieron tanto a tan pocos”. Juego de dos jugadores, planificación alemana de raids, asignación de obejtivos, fuerzas para cada raid, numero de escolta, etc y planificación inglesa de intercepción de los raids, mediante el traslado de grupos de caza a aeropuertos, saber esperar al raid monstruo, etc, etc. Un juego apasionante, donde la información oculta y el radar inglés domina la partida. En este juego sí puede ocurrir que el jugador alemán se vea obligado a cambiar sus objetivos militares (fabricas de cazas, aeródromos, radares,…) por ataques sobre la población civil. No es nada practico para el jugador alemán pero puede ocurrir.

Luftwaffe, Avalon Hill y Decision Games (1971 y 2007). Otro clásico, aunque este ha sido reeditado hace un par de años. En este juego para dos jugadores se reproduce la guerra entre la USAF y la Luftwaffe sobre los cielos de Alemania entre 1942 y 1945. aquí también el principal aliciente del juego es la planificación de los raids y la reacción a los mismos.

Over the reich, Clash of Arms (1994). Como Luftwaffe cubre toda la guerra aerea sobre Alemania, solo que en esta ocasión la perspectiva cambia de los grandes preparativos estrategicos a los enfrentamientos entre aviones de las diferentes fuerzas aereas. Tuvo su continuación con  Auchtung Spitfire! y mas tarde Whistling Death, todos ellos editados por Clash of Arms.

B-17 Queen of the skies, Avalon Hill (1981). Realmente este es el juego que tenía en la cabeza cuando vi las imágenes del documental. Ni un libro, ni una película, ni un videojuego. Un juego de mesa. “B-17 Reina de los cielos” es un juego para un solo jugador, un “solitario” que deberá completar las 25 misiones antes de licenciar a la tripulación de un B-17. Cada miembro de la tripulación está personalizado y una serie de tablas dará cuenta de todas las tribulaciones a la que se enfrente el jugador. Pero lo mejor es enlazar con la página de Felipe Santamaria que dedica a este juego. En ella reconoce llevar más de 20 años jugandolo y además se puede descargar la magnifica versión en castellano que hizo, incluyendo todas las expansiones que se fueron añadiendo a este juego. Así que si sois unos manitas, tenéis algo de tiempo y acceso a una impresora, pinchad aquí

versión "print and play" en castellano del B-17. Queen of the skies

Y con este termino la pequeña lista. Me dejo en el tintero títulos como RAF ( reeditado este mismo año), The Burning Blue o Downtown: War over Hanoi, entre otros cuantos. No era mi intención hacer una lista exhaustiva de todos los títulos que han aparecido en el mercado. Pero espero que a alguno de vosotros se le haya despertado la curiosidad.

B-24 "Liberator" partido en dos en pleno vuelo

Otras recomendaciones.

Como contrapunto a tanto wargame, yo no puedo pasar por alto la oportunidad de recomendar dos lecturas; de un lado Mil grullas de Elsa Bornemann y de donde he sacado el fragmento que da inicio a esta entrada. El bombardeo de Hiroshima desde el punto de vista de un niño que tuvo la “fortuna” de no estar en la ciudad el día fatidico. Y por otro lado Matadero 5 de Kurt Vonnegut, una obra de “ciencia ficción” para otro superviviente, en este caso, un soldado yanqui prisionero de los alemanes que tiene la mala suerte de ser trasladado a Dresde y coincidir con el bombardeo. Leí la novela hace mucho tiempo, y mi recuerdo es que el delirio que  contiene es la mejor manera de acercarse a una catastrofe como fue la de Dresde.

Músicalmente no sabía si colocar a Penderecki y su “lamento por las victimas de Hiroshima” o la canción con la que cerrare esta entrada, la obra de Maniobras Orquestales en la Oscuridad, Enola Gay. (Por si alguien no lo sabe Enola Gay es el nombre del B-29 que arrojó la bomba atomica sobre Hiroshima).

O.M.D. – Enola gay

Enola Gay,
tendrías que haberte quedado ayer en casa
Oh, oh, no puede describirse el sentimiento y la forma en que mentiste

Esos juegos a los que juegas,
algún día terminarán en lágrimas
Oh, oh, Enola Gay,
no deberían acabar así

Son las 8:15, es la hora que todos conocemos
tenemos tu mensaje en la radio,
las condiciones son normales y vuelves a casa.

Enola Gay,
es el orgullo de madre por su niño pequeño
Oh oh, de ese beso que da, nunca nos vamos a olvidar

Enola Gay,
no tendría nunca que haber acabado así
Oh oh Enola Gay,
ha borrado todos nuestros sueños

Anuncios

2 comentarios en “Horror, heroes y mil grullas. Los raids aereos en los juegos de mesa.”

  1. En su momento me interesó mucho “Duel in the Dark”, aunque finalmente no he terminado de decidirme; no obstante, todavía no he abandonado la idea tampoco. Me llama la atención que no lo cites en tu relato. ¿Será porque lo consideras muy malo? En ese caso, me gustaría que comentaras un poco. ¿A lo mejor tu enfoque iba hacia juegos con más apego histórico? ¿Dejaste de comentarlo porque no lo consideras un “wargame” o quizás sus mecánicas sean muy abstractas? ¿A lo mejor simplemente no lo has podido probar como para hacerte una idea? Saludos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s