Historias del futuro y capitanes de 15 años. Истории о будущем

¿ciudades soviéticas en la luna? se pregunta alarmado esta llamativa ilustración de un artículo publicado en los EEUU en 1958

Hoy rompo el obligado y prolongado silencio de este blog. Aunque solo sea por esta ocasión. Y por supuesto para desahogarme y liberar un poco de mis particulares obsesiones personales. Mira que hay temas de candente actualidad; esta el terremoto de Haiti, la expulsión de Cristiano Ronaldo, la crisis que no remite, la política del ministerio de cultura hacia la red, etc, etc.  Pero es imposible, ni por esas consigo que todas esas cuestiones de capital importancia consigan arrancarme más que un gruñido. Yo a lo mio, con la solarística a cuestas. Lo peor es saber que siento todos estos temas como fundamentales y no como las “boutades” que me temo que pueden llegar a ser. Bueno, da igual, frívolo o no, pretencioso o no, hoy me toca hablar de teleseries, pero no de unas cualquieras, si no de aquellas dedicadas al publico juvenil de la Unión Soviética, y más concretamente las teleseries de fantasia cientifica o ciencia ficción.

Puede que sea una cuestión de nostalgia, esa tan especial, y de la que ya he hablado en alguna ocasión, que siente por algo que no se ha vivido y probablemente nunca ha existido. Pero esto de la nostalgia, quizá pueril, es un ejercicio que parece bastante habitual en mi generación. Efectivamente, y no sin cierto asombro, compruebo que el interés por los seriales televisivos esta en auge disputando, y probablemente ganando la partida a un genero tan glamouroso como es el cine. La red está llena de fans que descargan los últimos capítulos de sus series favoritas y discuten sobre sus heroes y las normalmente disparatadas tramas.

Y me llama poderosamente la atención como dos actualizaciones de do series de ciencia ficción de mi adolescencia Galactica: Estrella de combate y V.Invasión Extraterrestre han conseguido tan buena acogida e incluso levantando expectación. Era yo bastante joven cuando se emitieron, apenas si superaria la decena de años. En cualquier  caso el recuerdo que tengo de ellas, de haber pasado un buen rato con ellas en su momento, no consiguen explicarme por que gente de mi generación esperan algo de ellas. La historia estaba dirigida a quien estaba dirigida, a lo que se podría  llamar un publico infantil o preadolescente,  -y este se quedo fascinado por el busto de las lagartas-.

Por cierto que Galactica, la nueva serie, ha visto como uno de los productos del habitual merchandising era un juego de mesa, y la noticia es que es un juego de verdad, excelentemente ambientado, con una mecánica original -con reminiscencias del clásico “republic of Rome” que mezcla colaboración, traición y paranoia. No es el habitual subproducto que se limita a venderse por ser un soporte más de la iconografía de la serie sino un juego de verdad.

Galactica, el juego de mesa. Editado por Edge

Afortunadamente, y llegamos a lo verdaderamente interesante, y gracias a vivir con quien vivo, he tenido la suerte de poder ver algunas de las series de ciencia ficción que ese mismo perfil de público tenía la suerte de ver al otro lado del telón de acero. Las aventuras de Elektronik, Visitantes del Futuro, El misterio del Tercer Planeta son algunas de ellas, bueno, en realidad, las mejores.

Lo cierto es que la ciencia ficción en la Unión Soviética sin ser un genero capital, como podía ser la segunda guerra mundial, las aventuras detectivescas o la comedia costumbrista, tiene un volumen de producción y de una calidad nada desdeñables. No es de extrañar. Como leí en algún sitio, la propia Unión Soviética era más una fabula de ciencia ficción que una realidad. Y no deja de ser una experiencia curiosa comprobar como se trataba el futuro desde un país que no tenía ninguno. (Las principales series de ciencia ficción se hicieron en los últimos quince años del estado soviético).

La maravillosa comedia negra ¡Cuidado con el coche! Берегись автомобиля! de Eldar Ryazanov

Quizá en occidente poco más se conozca aparte de la obra literaria de los hermanos Boris y arkadi Strugatski, y las versiones cinematográficas que Tarkovski y Sojurov hicieron de dos de sus obras Picnic en el camino (Stalker) y Mil millones años hasta el final del mundo (Días de Eclipse) lo que es una pena habida cuenta de las propuestas tan poco habituales y tan fascinantes que podemos encontrar.

Y en lo que a las series, llamemoslas juveniles por pura convención, se refiere, hay de todo por supuesto. Desde la ejemplarizante Moscú-Kasiopea, donde un grupo de niñas imgina, prepara y realiza un viaje interestelar, comportándose a la manera perfecta del cpaitán de 15 años de Julio Verne, pasando por la sorprendente Visitantes del Futuro, aquí los niños, quien si no, serán los únicos capaces de ver que Moscú tiene un visitantes muy peculiares; hasta la gamberra, y extraodinaria, Las aventuras de Elektronik, donde la vida de un niño cambiara drásticamente con la irrupción de un cyborg clavado a él como dos gotas de agua. El le suplantara en el colegio permitiendole maravillar a todos sus profesores y compañeros, a la par luchara contra una grotesca banda de delincuentes dedicados al robo de obras de arte ¿que otra cosa iban a robar en un país donde el dinero servía para tan poco?.

En cualquier caso, creo que lo que más me llama la atención es el mensaje que subyace en todas estos títulos, la alegría de vivir que se transmite. Lo maravilloso que es tener esos años y todo lo que queda por descubrir. Más allá del mensaje ideológico que pudieran tener, y ,sinceramente, en muchas de ellas cuesta encontrar alguno, lo fascinante está en la oportunidad de conocer la cosmovisión que pudieran tener los niños en la Unión Soviética de  finales de los años 70 y 80, donde la televisión irrumpió en todos los hogares. Lo peor de todo es constatar como hoy en día no existe un producto especifico, o al menos no lo conozco, dedicado al mismo potencial público, los chavales de entre 9 y 15 años. En Occidente tan sólo conozco el caso la película de Steven Spielberg E.T. El extraterrestre, de similares objetivos y calidad a las soviéticas. Por supuesto el capítulo dedicado al visitante del espacio exterior de Verano Azul -curiosamente uno de los dos o tres capítulos que soporte- no me vale. Si conocéis algo que valga la pena no dudéis en dejarme un comentario con su título.

En definitiva que si teneís la oportunidad de ver alguna de esas series, no la desaprovecheís, se pueden disfrutar de varias maneras, con interés sociologico, o si te gustan las películas de aventuras o de ciencia ficción.

Y por último, mi pequeño homenaje a esas pequeñas joyas.

Anuncios

4 comentarios en “Historias del futuro y capitanes de 15 años. Истории о будущем”

  1. Pocos pero interesantes post. La Unión Soviética es aun hoy una inmensa desconocida. Todo lo que cuentas es siempre nuevo. A mí se me quedó grabada una película sobre fútbol que -extrañamente- nos pasaron en una matinal. Era triste pero apasionada y retengo aún el frio que llegaba de la pantalla.

  2. ¿Por qué este “obligado y prolongado” silencio en el blog y en la BSK? Yo echo de menos los fabulosamente documentados artículos del blog y la sensatez de las opiniones en la BSK. Y me he perdido algo, seguro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s