Eduard Jil,”Trololo Man” y Dean Reed, el Elvis “rojo”

WasQ, blogger barcelonés con un enorme sentido del humor, aficionado a los gadgets, a los juegos de mesa y a las últimas tendencias y fenómenos que recorren la red, ofrecía ayer en facebook una de las últimas sensaciones de twitter; Trololo Man. Una canción desconocida a la que se ha llamado “Trololololololo ” y sobre todo una interpretación que el calificativo que más se ajusta es el de “Kistch”“vintage”. Con mucho cachondeo y mala leche la página del Trolololololo reclama una gira mundial del Trololo Man.

La verdad es que cuando lo ví me quedo la mosca detrás de la oreja “yo a ese le conozco”. Entre  mis dudosas y poco edificantes aficiones se encuentra la contemplación de la programación de la televisión soviética de los años 70 y 80, sobre todo la de programas infantiles y músicales. Más allá del evidente gusto por la horterada del vestuario o del escenario (esos pianos de cola rojos) que tenían por aquel entonces, en muchas ocasiones uno se puede encontrar con una estupenda canción. Finalmente he podido confirmar que se trata del mismo interprete que el de “Trolololololo”, Eduard Jil, un solista que acompañaba al “Bolshoi Diestki Jor” en un par de canciones. Averiguada su identidad la red ofrece ya la completa biografía de lo que es el último “meme” mundial.

Dos más dos; cuatro con Trololo Man

Estas son imágenes de la misma televisión que acogía a Dean Reed, del que ya hablamos en la entrada, y que me parece que pasó injustamente desapercibido, dedicada a los rockeros soviéticos, y que podía haber sido protagonista de cualquie otro “meme”. Dean Reed, del que circulan varias biografías por la red, por lo que no vamos a repetirlas aquí, es, por lo menos a mis ojos,  uno de los iconos de la decadencia del “imperio soviético”.

Dean Reed sostiene en brazos a una verdadera estrella, Lena Mogucheva

Dean Reed, rockero, actor de “spagueti western”, consiguió más fama que Eduard Jil. Sus actuaciones de Bela Ciao, Oda a la Alegria, We shall Come, No nos moveran, etcetera, etcetera en las galas de la televisión estatal soviética casi me provocan vergüenza ajena. Lo bien acogido que era por los sectores de mediana y avanzada edad de aquella sociedad  no hacen sino reflejar la necesidad que tenían de nuevos aires, de un poco de “cosmopolitismo”. Por su parte los jovenes preferían seguir con sus cassettes clandestinas escuchando a Bob Dylan, a los Beattles, a los Rolling y a los más genuinos roqueros de su patria, como Visotski y Grebenshchikov (a ambos les colocó occidente la etiqueta de “Bob Dylan soviético”.

Dean Reed canta Bela Ciao

Eduard Jil. que ya está bastante mayor, ha recuperado gracias a la red su notoriedad, incluso la ha superado; ahora llega a los lugares más insospechados del mundo. Y habla como hablaría un ciudadano de la URSS, con solemnidad, celebrando la fuerza de la red, de la música que une, de la amistad de los pueblos,  y  se acuerda de los compositores. Se toma bien el ser el protagonista del meme. No se da cuenta,o no quiere darse cuenta, de lo efímero de todo esto. Hoy le toca a él ser el protagonista de la red, mañana será un fenómeno de la la danza de la lluvia en Burkina Faso, ayer lo fueron Los Colorados; todo para que podamos esbozar una sonrisa frente a la pantalla. La duda está en saber si nuestra generación, nuestra cultura de hoy en día podra ofrecer algo que pueda ser catalogado en un futuro como “kitsch” o “vintage”, vivimos de las rentas que nos dejaron otros.

Y una última reflexión. Una vez se calificó a este blog como “vintage”. El hecho de conocer a Eduard Jil, su contexto, me hace pensar que la crítica es cierta; aunque no es deliberado,  así me salen las cosas. Y casi parece que me acercó más a la actualidad de lo que pretendo.

13 thoughts on “Eduard Jil,”Trololo Man” y Dean Reed, el Elvis “rojo””

  1. Como ha destrozado el Bella Ciao, con lo bonita que es la canción. Me quedo con los Modena City Ramblers o Banda Bassotti. BTW ¿Cómo puedes ver la tv soviética de los 70 y 80?

    1. Sí que la destroza sí. El bella ciao la he escuchado de muchas maneras incluidos a los de Banda Basoti, me gustan casi todas.
      La tv soviética la veo con la imaginación, youtube y similares. Hay infinidad de vídeos de galas, acontecimientos singulares (el funeral de Breznev es una pasada), telediarios, etc, etc. Un recorrido que muchas veces resulta de lo más estimulante.

      1. A mi si me la ponen cinco veces confieso que soy trostkista y les doy la lista de mis vecinos. Llevadme a Siberia!

  2. Me pones demasiado bien Lev, que tampoco es para tanto. Gracias de toda maneras.

    Pues oye, ya sea por que se lo han chivao y montao, pero el tío se ha lanzado a intertar que no sean 15 minutos solo, al menos 30. Por lo que veo Eduard sigue igual de correcto en sus formas, eso es herencia…

    1. ¡pero si no digo nada de ti que nadie sepa! y el protagonismo se lo doy a otros….
      Muchas veces pienso que gracias a ti, y otros pocos, consigo estar en contacto con el mundo real y sus últimas tendencias.

  3. Lo kitsch o lo vintage son fenómenos como lo de las obras maestras, sólo pueden ser juzgados con la perspectiva del tiempo. De hecho, coinciden en una cierta atemporalidad porque, aunque en el contexto histórico encajen, lo cierto es que el gusto dudoso es siempre un fenómeno del presente.

    Lo del Trololo es, sin duda, una emisión que debía llevar “piggybacked” una señal del psicotrón, por lo menos.

  4. El psicotrón era un supuesto dispositivo de control mental generado por los soviéticos en sus experimentos sobre Percepción Extra Sensorial. Una especie de máquina de lavado de cerebros a gran escala y a distancia. No hay pruebas del tema pero ha generado el término psicotrónico para referirse, así en general, a todo un estilo de cine, música y subcultura.

    1. ey me suena ¿el candidato de Manchuria era una película que iba de eso?
      y alguna novelilla de c.f. de Ultramar ¿quién? de Algis Burdis. Pero nunca me lo tome en serio.
      Sé que en la URSS se invirtió dinero en temas raros en occidente, pero no sé hasta donde llegaron. Habra que seguir la pista

      1. Hombre, Lo de “los Hombres que miraban fijamente a las Cabras” es bastante descabellado y el USArmy lo puso en práctica. Por no hablar de los planes del MK Ultra y otros planes de la CIA. Cuando te metes en el terreno de los proyectos secretos de las agencias de inteligencia, la historia se hace histeria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s