Foro de las Industrias Culturales. Barcelona 2010

Aleksey Zhavsky. La historía del arte narrativo (1920)

Artículo 16 de la Declaración Universal de la Unesco. Garantizar la protección del derecho de autor y los derechos con él relacionados, con miras a fomentar el desarrollo de la creatividad contemporánea y una remuneración justa de la labor creativa, defendiendo al mismo tiempo el derecho público de acceso a la cultura, de conformidad con el Artículo 27 de la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Artículo 27 de los Derchos Humanos:

  • 1. Toda persona tiene derecho a tomar parte libremente en la vida cultural de la comunidad, a gozar de las artes y a participar en el progreso científico y en los beneficios que de él resulten.
  • 2. Toda persona tiene derecho a la protección de los intereses morales y materiales que le correspondan por razón de las producciones científicas, literarias o artísticas de que sea autora.

En estos momentos se está celebrando en Barcelona, el “Foro de las Industrias Culturales”, organizado por el Ministerio de Cultura y La Comisión Europea. Diversas personalidades del mundo de la divulgación, opinión, cultura y de la política se dan cita el 29 y 30 de mayo en Llotja de Mar en un foro que sirve como entrante a la reunión del 31 de marzo en Barcelona de los ministros de Cultura de los paises que conforman la Unión Europea. A esa reunión se la denomina “encuentro informal”  de ministros (yo pasaba por allí…) por lo que es de prever que no se tome ninguna medida inmediata, pero si que se den pasos para el futuro más inmediato.

Miremoslo por el lado bueno. Siempre habrá alternativas para el ocio y la cultura

Ayer habría el Foro como anfitriona  Sinde, la ministra del ramo en España, y lo hacía en un discurso, bastante vacío por cierto, donde hablaba vagamente de nuevos modelos, de la importancia de la cultura como pilar de la unión europea (sic) y sobre todo presentaba la nueva ley española sobre los contenidos digitales y su distribución como un logro de la legislación española a la hora de garantizar “que no se desperdicie el esfuerzo y el talento”.

Aquí el vídeo de la presentación del foro, por supuesto “pirata”, y la pena que da ver hablando a una burócrata y no a una entusiasta de la cultura.

Los derechos de autor, y la propiedad intelectual sobre los contenidos, ese va a ser el caballo de batalla de este foro. Desconozco los puntos de vista de los asistentes. Pero si la posición de nuestro gobierno y siguen golpeándose, y de que manera, con la misma piedra. Han reducido la cultura ha la gestión de derechos de autor. Un modelo de gestión que sirvió a una realidad histórica que me parece ya difunta.

Es cierto que tanto en la defensa como en el ataque a los derechos de autores normalmente se encuentran intereses creados y no se analiza como debiera la cuestión. Tal y como lo veo yo, no se trata de eliminar los derechos de autor, si no de universalizarlos, de hacer a cualquier productor en la modalidad que fuese y del bien que fuera acreedor a los mismos, pero bueno esa es otra historia.

Ya hablamos en su momento y en este mismo blog de los muy etéreos criterios que tiene el ministerio a la hora de calificar a algo como cultura, poníamos como grandes ejemplos; primero, como en su encuesta de hábitos culturales consideraba un habito cultural leer el Marca pero el Marca mismo no era un producto cultural, y segundo, el muy curioso método para calificar a  una industria como cultural o no, básicamente la Comisión de Cultura del parlamento da el o.k. a una proposición hecha por el lobby de turno. El año pasado la industria del vídeo-juego consiguió el reconocimiento como industria cultural por el parlamento, lo que implica que desde el productor, el editor, el distribuidor y el tendero gozaran de beneficios fiscales y crediticios que otras industrias no tienen. Todo ello por el carácter singular que merece a ojos de todo la Cultura. Por cierto me puse en contacto con los diputados, de todos los partidos, que componen la Comisión de Cultura pidiéndoles la consideración de Industria Cultural para los juegos de mesa. Como ciudadano, como consumidor que agradecería en su bolsillo que el IVA bajara del 16% al 4 %. Pero la comisión no atiende a ciudadanos, debe ser un lobby el que presente  un informe mascado donde ellos digan sí o no. Ellos no van a resolver las inquietudes de un ciudadano, ni mucho menos bajar a la calle para saber cuales son.

Así hoy vemos como la moda de Alta Costura, un lujo al alcance de muy pocos, goza de reconocimiento cultural, cosa que no pasa, por ejemplo, con los juegos de mesa.

Estos niños juegan, pero pierden el tiempo, no es cultura, mejor que jueguen con el PC.

Pero me he desviado del tema, lo que yo quería decir a Sinde, o recordarla mejor dicho, es que como ministra de Cultura, lo que debiera primar en su labor es el acceso universal a la Cultura. Y le voy a poner un ejemplo. De una industria cultural tan prestigiosa como es la del libro.

La historia de las industrias culturales es reciente, antes del siglo XVIII a penas si encontramos algunos testimonios de la misma en Inglaterra y Francia. Básicamente el libro era un producto caro lujosamente editado y destinado a las clases que sabían leer y con unos temas muy definidos.

Pero esto cambió, la necesidad de ampliar el mercado llevó a los editores a crear las asociaciones de lectores y bibliotecas de préstamo donde los lectores alquilaban los libros. esta medida amplio el mercado, nuevas clases burguesas y alfabetizadas accedían a los libros, y a cambio de una guinea podían leer. Y con los nuevos lectores llegaron nuevos temas.

La revolución industrial propició el abaratamiento del papel, con lo que los libros fueron más baratos todavía. Y con ello se rebajó el coste de producción. Pero los autores, y eso que los derechos de autor ya estaban vigentes en países como Inglaterra, seguían siendo unos muertos de hambre. Lo que hacía que generalmente los autores fueran personas con otra fuente de ingresos principal, como los aristócratas.

Lectura a "viva voz". Uno pagaba, muchos leían. Eran otros tiempos.

Pero todo el modelo cambió, las nuevas corrientes democráticas propiciaron la alfabetización general y la aparición de las bibliotecas públicas, los libros se prestaban ahora gratis. Junto a ello, los editores de mentalidad más moderna crearon el “libro barato” o “libro de bolsillo” De repente un mercado enorme de consumidores de cultura apareció. Y los autores empezaron a prosperar. Más bien aquellos que sabían conectar con el gusto del público. Muchos se llevaron las manos a la cabeza, pero el público no compra productos caros ni aburridos.

Hoy en día la biblioteca es un espacio central de cada ciudad y por así decirlo uno de los estandartes de la vinculación entre estado y cultura. Todos y cada uno de los municipios tienen (o

El estado asegura cultura gratuíta para todos.

desean tener) un centro cultural equipado con las ultimas tecnologías donde distribuir gratuitamente la cultura a sus vecinos.

Pero la revolución de Internet ha creado un nuevo espacio, el estado debiera crear su propio centro difusor de cultura gratuito, siempre teniendo presente la idea de alfabetización y acceso a la cultura. A cualquier forma de cultura. Me parece bien que regule el comercio cultural en la red, pero que Sinde no olvide que estos otros son los principios básicos de su Ministerio.

Si quiere definir a ese espacio virtual como “Biblioteca Pública virtual” que lo haga, pero que haga algo en ese sentido. Por ejemplo yo echo de menos en la página web del Ministerio un listado con todas la imágenes, películas, textos. partituras, etc que están liberados en la red de derechos de autor. Uno debe buscar mucho tiempo para averiguar si tal cartel está sujeto  o no a derechos de autor. No digo que sea fácil, pero desde luego medios tiene para hacerlo.

Con todo esto lo que quiero recordar a Sinde es que la Cultura es una cuestión material, que como tal evoluciona, en todas su formas, desde la creación, la elaboración y el consumo de la misma, y que puede ser regulado en parte, que la ideología en la Cultura solo sirve para la forma que tome la misma, y nunca debe esconder sus actuaciones en términos pretendidamente ideológicos. En definitiva Sinde se empeña en agitar los derechos del autor y su defensa como estandarte de su campaña y de sus decisiones, pero mientras no acompañe a sus discursos de otras lineas de actuación yo continuare pensando lo que la mayoria, que Sinde no hace sino dar cobertura a intereses ajenos al del ciudadano.

11 thoughts on “Foro de las Industrias Culturales. Barcelona 2010”

  1. Independientemente de la cuestión intrínseca a las democracias burguesas (los “lobbies” son coyunturales e inevitables a largo plazo), el nombramiento de la Sinde era algo que anunciaba, de lejos, las consecuencias que tendría. La Academia de Cine se ha convertido en otro “front” para las productoras de cine y su perpetuo lloriqueo de que el cine español va mal.

    La producción cinematográfica nacional está basada, como la mayor parte de los negocios del país, en una mentalidad de beneficio inmediato que nunca ha promovido el establecimiento de un modelo productivo sólido y perdurable. Si se le añade que la producción subvencionada en cine es prácticamente total y nunca hay estímulos para el autosostenimiento, tenemos un problema serio. Luego nos vienen con lo de consumir cine del país y los anuncios con Resines.

    1. Y la pena que me da que utilicen la palabra cultura para defender modelos de negocios basado en lo que tú dices, el pelotazo. Ministerio de Cultura del Pelotzao, sería un buen nombre al fin y al cabo define una buena parte de la cultura e idiosincrasia de muchos de nosotros. Nos han hecho creer que los “lazarillos de tormes” y “lucas trapaza” eramos nosotros. Pero en fin, como en “La escopeta nacional” ponga un ministro en su vida y conseguirá que los porteros automáticos sean considerados un bien cultural.

      Por cierto ¿cuanto costaría una campaña en T.V animando a los ciudadanos a hacer uso de sus bibliotecas? ¿cuanto costaría ampliar los horarios de estas?

  2. ¡¿Ministerio de Cultura del Pelotazo?!

    No te hacía yo adhiriéndote al argumentario de la COPE y La Razón. Pero cosas veredes…😦

    1. Mientras no me demuestre que trabaja por universalizar la cultura opinare así. Hoy por hoy no veo ningún interés por parte de Sinde en eso. Que coincida con la Cope y la razón y demás no me preocupa. Los intereses de ellos no son los mios.
      Fíjate que digo que también que me interesa que los derechos de autor se instrumentalizan por los bandos en lucha y mi deseo no es que se supriman si no que se universalicen. Es l amejor manera de luchar contra la patronal.
      Pero hoy por hoy los derechos de autor no significan eso. Para cerrar megavideo o rapidshare están montando un jaleo que tienen más de una lectura. Y desde el punto de vista de la cultura veo mucho más sensible a Sinde con respecto a intereses que el del ciudadano.

    2. Para mi es muy significativo que en la reunión de hoy hayan llegado a este acuerdo los ministros de Cultura de la UE

      Estrategia UE 2020

      La Estrategia Unión Europea 2020 parte de la Estrategia de Lisboa 2000 pero introduce nuevos elementos que se centran en tres objetivos: desarrollo europeo basado en la innovación, una estrategia sostenible y la búsqueda de la cohesión social que sea inclusiva y territorial.

      Para ello se desarrollarán siete iniciativas emblemáticas como:

      * La Europa de la innovación
      * Actuaciones preferentes en la juventud como base de la ciudadanía europea.
      * Creación de la agenda digital europea (digitalización del material cultural como base de la sociedad del conocimiento y creación de nuevos contenidos innovadores y competitivos).
      * Mantenimiento y conservación de recursos para las futuras generaciones.
      * Apoyo a las PYMES como fuente generadora de empleo.
      * Formación y educación eficaces y adaptadas a las necesidades de Europa y del mercado.
      * Lucha contra la pobreza dentro y fuera de Europa.

      Ni una palabra de la lucha contra la pirateria, el eje principal de la política española en cultura. Es más la ministra belga de cultura dijó que legislaciones tan restrictivas como la española destruían más empleo.

  3. Lev, tanto Reino Unido como Francia tienen legislaciones mucho más duras que la española que van directamente dirigidas contra el usuario final. Lo que pretende el Gobierno ahora con la LES es por tanto un cambio legal bastante más suave que el existente en otros países de la UE.

    En cualquier caso creo que la cuestión clave no son los derechos de autor (que no dejan de ser el chocolate del loro de todas esta historia) ni los problemas del cine español (una industria tan de risa que recibe también subvenciones de risa), temas recurrentes en toda esta polémica y que ambos “bandos” utilizan para despistar la atención del asunto central y fundamental: La producción, uso y disfrute de los productos digitales de todo tipo (no sólo los supuestamente culturales) en un nuevo entorno online globalizado.

    Hoy en día ya es posible compartir gratuita y legalmente a través de las distintas modalidades de copyleft cualquier tipo de producto digital cuyos dueños así lo deseen. Lo que no me parece de recibo es que se obligue de facto a un editor/productor (que es quien realmente detenta la propiedad de una obra cultural, así como quien decide sobre su uso y disfrute) a distribuir su trabajo gratuitamente sólo porque existe la posibilidad tecnológica de copiarlo.

    Si realmente el modelo de producción y distribución basado en el copyright es algo obsoleto y retrógrado, los productos distribuidos según ese modelo acabarán desapareciendo ya que el consumidor favorecerá otro tipo de productos más abiertos. Por lo tanto, no entiendo por qué hay tanto miedo al respecto de dejar que sea el ciudadano el que vea, compare y elija aquello que crea más conveniente.

    1. me cito
      Artículo 27 de los Derechos Humanos:
      * 1. Toda persona tiene derecho a tomar parte libremente en la vida cultural de la comunidad, a gozar de las artes y a participar en el progreso científico y en los beneficios que de él resulten.
      * 2. Toda persona tiene derecho a la protección de los intereses morales y materiales que le correspondan por razón de las producciones científicas, literarias o artísticas de que sea autora.

      ¿son irreconciliables ambos puntos? ¿Puede el estado intervenir para asegurar que se cumplan ambos puntos? Yo creo que sí, y que debe hacerlo, y aquí es donde veo mover ficha en uno solo de los puntos a nuestro ministerio de cultura. Y sí, para mi estas declaraciones universales están poniendo en cuestión el modelo económico que vivimos. Y si no quieren cumplirlas que no las firmen.

  4. Irreconciliables, no creo. Fácilmente conciliables, tampoco.😉

    En cuanto a poner en cuestión el modelo ecónomico en que vivimos, me parece una opción absolutamente legítima. Lo que ya me parece más discutible son las prioridades de algunos (poder acceder gratis a la última peli de Hollywood o al último videojuego de éxito no me lo parecen) y el tratar a los empresarios y trabajadores del mundo del entretenimiento/cultura como unos maleantes por pretender cobrar una retribución por su inversión y su trabajo.

    1. A Javier Frade siempre le tendré por un tunante.
      Por cierto hoy en día las bibliotecas españolas no tardan en tener el último volumen de Crichton, Forsyth o Harry Potter, los pone a disposición el estado a los ciudadanos, previo pago a cedro. Y no pasa nada. Algo parecido debía hacer el estado con la red ya que abre la posibilidad de llegar a más gente. Evidentemente no habra limitaciones de ejemplares pero sí de ancho de banda. Y como siempre las más demandadas serán las novedades. Pero yo no veo dar pasos en esa dirección.

  5. Creo que te refieres a José Frade, no a Javier Frade. Y sí, creo que es un tunante de tomo y lomo.

    Lo cual no sé qué tiene que ver con la discusión que nos ocupa, ya que tunantes hay muchos, en muchos sectores y de todas las ideologías y no por ello se descalifica global y alegremente a todos los empresarios y trabajadores a nivel mundial de esos otros sectores.

    En cuanto a lo que propones de un acceso online a la producción de la industria de la cultura/entretenimiento regulado por las administraciones públicas y previa negociación con los dueños legítimos de esos productos (como es el caso con las libros en las bibliotecas públicas), puede ser una opción más que razonable.

    Lo que no me parece de recibo es la opción del “gratis total”, pasándose por el arco del triunfo los derechos legítimos de los autores, editores y currantes del sector a nivel mundial.

    1. sí era José Frade, con eso sólo quería decir que para que un trabajador o editor se merezca la calificación de maleante vendrá dado por otros motivos que por pertenecer a la industria cultural.
      Lo que no voy a cambiar de opinión es sobre el Ministerio de Cultura, el año pasado ya vi como funcionaban las cosas a cuenta de la industria del videojuego o de la alta costura, y lo sigo viendo día a día con lo de la pirateria, parece que no hay otra cosa que hacer.
      Y sobre el gratis total para el último videojuego o la última película, siempre que no sea costa del autor y el presupuesto del estado alcanza yo estoy de acuerdo. Yo no tengo la culpa de que este gobierno los califique como productos culturales y se merezcan la misma atención que las películas de Billy Wllder (están disponibles en la biblioteca de mi pueblo)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s