Identidad, anonimato y las nuevas redes sociales. El desierto de lo real

¿mi nombre real? Tururú

Leo hoy con cierto estupor unas declaraciones de la directora de marketing de Facebook, Randi Jayne Zuckerberg, hermana del fundador de la hoy en día más famosa red social. La idea que expone en ellas es muy sencilla, acabar con el anonimato en la red. Uniendose a los argumentos de google, ella también afirma que la red será de mayor calidad en el momento que las identidades reales coincidan con las virtuales. Menos spam (o publicidad basura) y mayor calidad de los comentarios y aportaciones de los miembros. Suponen que ni empresas desalmadas ni usuarios groseros y provocadores podrán utilizar un usuario falso donde ampararse.

Por supuesto tanto Facebook como Google se han enfrentado al reproche de que en realidad lo que quieren es simplemente tener datos reales, tener una base de dato con los perfiles más completos posibles y así la publicidad no deseada, el spam, deje de ser tal. Un sueño viejo de publicistas y directores de marketing. Y no es casualidad que sean los directores de marketing los encargados de recordarnos de las bondades de dar nuestros datos reales. Es fácil imaginarse un escenario de ciencia ficción, las más grandes empresas pudiendo pagar esas codiciadas bases de datos y las más pequeñas inventando personajes lo suficientemente complejos para despistar a los cada vez más elaborados algoritmos y poder llevar su modesta propaganda a los ¿borregos?.( Territorio Philip K. Dick, el personaje creado en algún momento tendría conciencia de si mismo.)

Sí ya sé que es una interpretación simplista, que la identidad y la red es un territorio muy complejo. Pero ese terreno debe ser desbrozado por antropologos, sociologos y psicoanalistas. Mientras todo siga en manos de directores de marketing e infórmaticos que se limitan a hacer posibles las demandas de juntas de accionistas no puedo evitar verlo como una inmensa tomadura de pelo.

Sin detenerme en ello, todo lo que afirman es tan falso que no sé como siquiera se atreven a insinuarlo. Hablan de calidad de los comentarios, precisamente facebook que ha conseguido que todos torcieramos el morro con la invasión de granjas, sondeos y medallas. todo tan infantil, tan pueril que daba grima. Ahora esa marea parece que cedió ante el rápido agotamiento. A un observador neutral le causaría cierta perpejlidad como la humanidad más rica se entrego a un acto tan estúpido. Rapidamente se demostró que en general en lugar de generar contenidos entre la comunidad virtual, lo que se prefería era consumirlos. Y todo de la manera más sencilla, el espíritu del tamagochi trasladado a la red, y luego hay quien se extraña de que el fenómeno Peter Pan este tan presente. Y todo ello, según puedo observar, en un lugar donde el 90% (el dato es una apreciación puramente personal) de los usuarios tienen una identidad que coincide con la fisica.

Y en cuanto a lo de lo grosero, violento de la participación en la red. Cualquiera que se haya pasado por un foro de futbol sabrá que el problema no es cuestión de la identidad de los que perpetran los disparates. Probablemente sí que tenga ver con la identidad pero más con las reacciones de grupo; de afirmación, de rechazo, de aceptación que con esconderse en el supuesto anonimato individual. Y hay una vez más encontramos el marketing, en forma de estériles contiendas deportivas y creaciones de identidades e imaginarios colectivos

Insisto en la necesidad de diferenciar la identidad física de la virtual, más allá de que nuestros datos administartivos coincidan en las dos. Lo que sucede en la red es muy diferente de lo que sucede en las relaciones tradicionales. Coincidir en el bar, o en el ascensor no es lo mismo que coincidir en la frecuencia de banda ancha. En mi caso, enamorado de identidad virtual, Lev Mishkin, homenaje a un heroe de una lectura de adolescencia tardía, me sirve para lo mismo que a muchos. Homenajear, llenar carencias y ser un poco como no soy en el desierto real. Homenajeo a Dostoievski por motivos obvios, leerlo me servía para descubrir que no estaba sólo en el mundo, y mis carencias son las típicas, en la red he encontrado un lugar donde exponer unas ideas y una manera de entender la vida que normalmente sólo provocan desinterés y aburrimiento en mi realidad más inmediata.  Es verdad que me da un poco de miedo, en alguna ocasión he coincidido con gente que sólo me conoce de la red y me ha llamado “Lev”. Lo peor es que me ha gustado y abochornado a partes iguales.

Philp K. Dick no se sorpendería mucho de lo que está ocurriendo

En conclusión, una fenomenal patraña y tomadura de pelo esta guerra contra el anonimato y el pseudonimo en la red. Una apelación a la individualidad por parte de las grandes empresas que precisamnete oculta su deseo contrario. Que seamos todos sus borregos. Y se me ocurren tres posibles finales para está entrada, por un lado La vida de Bryan, cuando el pobre Bryan es aclamado como el nuevo mesias, “Todos somos diferentes” repite la masa y un pobre desgraciado el único afirma su deseo de no querer ser tal. O alguna apelación de Lenin a las masas reclamándolas su lugar en la historia (es curioso, crecí con la imagen de que la Unión Soviética era un lugar gris que atentaba contra la individualidad y era todo una masa compacta triste y sin aspiraciones, y ahora me encuentro con esto). Y por último el discurso de John Doe en la película de Frank Capra , donde un sujeto con pseudonimo es capaz de lanzar un mensaje genuino de libertad a la sociedad. Ya sé que es un mensaje cristianizante, de apoyo al new deal de Rooselvet. Pero ahí está nuestra capacidad para interactuar con el texto de la manera que más nos satisfaga. Y en cierta manera me complace encontrar en algunos de los cimientos de la sociedad de hoy en día mensajes que contradicen a las aberraciones que están promoviendo las redes de control y estimulación sociales- Así que terminó con un extracto de Juan Nadier (John Doe) un pseudonimo muy habitual en los EEUU y que creo que es pertinente para ilustrar esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s