12 razones para estar contra el marketing 2.0 y atacarlo.

Así, aunque no lo parezca, nos habla el marketing.

Ya lo he comentado en otras ocasiones, cada vez que intento satisfacer la necesidad de saber más sobre la comunicación en la red termino visitando las páginas de los supuestos gurus del marketing.  No tengo muy claro como pero el caso es que he estado leyendo sobre ese repugnante termino que es «personal branding» o «marca personal».

La sensación después de leer un par de articulillos es la de siempre, estos del marketing son los campeones de llamar a las cosas por otro nombre; de hacer pasar a las cosas por lo que no son y a veces ni lo parecen. En realidad no tiene nada de extraño, hasta el propio nombre que gastan «marketing», han conseguido que suene diferente de lo que realmente son, propaganda, o incluso ni eso, solo una mera estrategia comercial. Estoy seguro que ellos, «los expertos del marketing» se llevarán las manos a la cabeza al escuchar este habitual reproche, y afirmaran que tal cosa no es así, que realmente dan un valor añadido a un producto comercial, y además que valor, el de la humanidad. Y es que ese es su juego adaptar la publicidad para que parezca que el consumo de una marca sea una necesidad humana.Y no les saques de ahí.

Si fueran inofensivos lo dejaría ir pero son todo lo contrario. Son perjudiciales para la humanidad, para su manera de relacionarse, de entender del mundo, Mucho se ha escrito como la sociedad contemporánea del llamado primer mundo se ha visto mediatizada por el discurso publicitario. Como gracias a el conceptos como «la marca» y ciertos valores más que dudosos se han consolidado entre nosotros.

Nunca lo dirán públicamente pero el marketing está considerado como una profesión para «Astutos», de como utilizar las herramientas, que generalmente no pasan de la adulación más o menos elaborada para conseguir el objetivo final, que compremos lo que sea y además lo amemos. Para que engañarse, a los del marketing les importa un carajo que el producto de su campaña sea una mierda, lo que les importa es que se les pague y bien. Y para ello no dudan en utilizar sus recursos con los potenciales clientes y con las potenciales empresas que los contratan (es una percepción mía que el marketing es un ente autonoma a pesar de que existen departamentos del mismo en muchas empresas). Sus recursos, tan miserables como una lectura parcial e interesada de la psicología y la antropología les permite tratar a la humanidad como estupidos que responderá a los impulsos que las estrategias comerciales planteen. Y vaya que si les va bien, por lo que creo es una profesión demandada y harto competitiva. Supongo que su éxito  será cada vez mayor a medida que estemos cada vez más contaminados por la palabrería del marketing, lo que no sé es si ya hemos alcanzado el punto de no retorno, y si somos capaces de ver o imaginar un mundo en otras claves que las que nos propone el marketing.

Quizá sea cierto que la red fue un hallazgo revolucionario, un lugar de encuentro para la humanidad donde compartir desinteresada y altruistamente. No necesariamente información pero si cultura en cualquiera de sus formas. Pero por lo que veo hoy está sujeto a las presiones del marketing, y no por que sepa como hacer las cosas, si no más bien para que atendamos a sus consejos de hacer las cosas. Se dirigen a nuestra conducta, a nuestra manera de contar las cosas, a lo que debemos dar importancia. Las consecuencias son obvias, que la red sea un mercado más y se comporte como tal. Parece como si digan que la actividad humana solo tiene sentido en cuanto a su capacidad de «monetarizarla» (otro de esos términos estúpidos que surgen del marketing).

No he titulado por error a esta entrada 12 razones para estar contra el marketing, pero no pienso darlas; sólo hay una y es necesario explicarla con todos su matices, me falta conocimiento para hacerlo de manera apropiada. Pero es una manera de denunciar como se escribe desde el punto de vista del marketing, a modo de mandamientos, de verdades reveladas en el monte Sinaí, que no admiten ni necesitan de aparato crítico, ni de reflexión siquiera, sentencias que se deben seguir sin cuestionar al profeta, al Oraculo de Delfos. Lo dicen los gurus del marketing y punto; lo que buscan es que el producto se venda, cualquier otra consideración sobra. Y si aparece cualquier voz en contra se apela al relativismo moral, al utilitarismo en última instancia.

Pero es que yo soy un santurrón y encontrarme con cosas como «marca personal» o «social branding» me revuelven el estomago. Es más que probable que como siempre el marketing no invente nada nuevo que acuñe un termino para algo que ya existe; que en el fondo no sean más que servicios de representación, que alguien pique el anzuelo y sienta la necesidad de contratar servicios de profesionales y les gestionen su proyección publica. ¿Ampliar el espectro de quien necesite un relaciones públicas para gestionar su imagen y por lo tanto el mercado?. Pero los riesgos de sus técnicas están ahí, proseguir la senda de las relaciones de mercado (ellos lo llamaran sevicios), donde la percepción de la persona, de su humanidad se pierda. Haciendo prospecciones de futurologo, términos como autor pueden caer en desuso frente a marca personal, o aquello de comunicarse con personas frente a relacionarse con marcas, por que el objetivo es claro obtener un rendimiento económico. Los que dominan el mercado estarán encantados, si algo les desconcierta son las relaciones humanas, y si estas desaparecen para convertirse en lo que el marketing desea habrán ganado.

Y para terminar dos frases contra el marketing una de Tarkovski en la película Sacrificio «Dicen los sabios que es pecado todo lo innecesario, en ese caso vivimos en la civilización del pecado» Yo añadiría que es la civilización del marketing.

Y de otra película de Bryan Singer Sospechosos habituales «El mejor truco del diablo es habernos echo creer que no existe», que se puede parafrasear «El mejor truco del marketing es habernos echo creer que sirve para algo». Y es que en última instancia el marketing se sirve a si mismo, marketing del marketing y todos como tontos siguiéndolo a pies juntillas, peligroso enemigo.

 

P.s. A veces después de tanto tiempo me da por pensar que Lev Mishkin es ya una marca, pero no lo és, es mucho más, es un homenaje al personaje de Dostoievski, es un mote de guerra, muy sentido, que sirve para contar mis cosas en la red. Si algún día veís una marca y no una persona detrás de este blog avisadme.

P.s.s supongo que habrá que dedicar una entrada a «12 maneras de combatir el marketing»

 

 

SPACE-BIFF!

Fiercely Independent. Independant? Crap.

mimesis.cat

filosofia, cultura y entretenimiento

The Players' Aid

Board Game Reviews, Reports, and Reflections.

Cesta de patos

Un poco de todo, mezclado: la vida, que dicen...

Hexagon Chronicles

Jugando a Wargames, entre otras cosas

Muchachita Lúdica

Reseñas de juegos de mesa

La Gaceta de los Tableros

Blog con reseñas y noticias sobre juegos de mesa

SLAVYANGRAD.org

No Limit to Our Anger (c) V. M. Molotov

La Orquesta Roja

Palabra clave: Wargame

1DD4

Cuatro jugadores, cuatro caras, cuatro puntos de vista.

EbaN de Pedralbes

Blog personal para mis frikadas

BUHOJUEGOS

Blog de Videojuegos

El jugad0r

"Por fin he regresado al cabo de mucho tiempo de ausencia. Años hace ya que nuestra gente está en Roulettenburg. Yo pensaba que me estarían aguardando con impaciencia, pero me equivoqué".

Por qué pierdo

Diario de una loser

el blog friki de Darth Txelos

las andanzas esporádicas de un friki sin tiempo para serlo

La Última Rápida

Juegos de mesa

Revista TOKEN

Visita nuestra nueva web: revistatoken.com

Punto de Victoria

Blog sobre Juegos de Mesa