Jugar es cosa de niños. Una pataleta infantil.

 

No son pocos los cuentos en los que aparece un espejo que al reflejar la realidad, los que se contemplan prefieren pensar que la distorsiona. Ni la reina es la más hermosa ni el juez el más justo ni el cabellero el más intrepido. Y a la hora de valorar los juegos de mesa, de jugar, ocurre lo mismo. Yo siempre he pensado que jugar no es sólo para niños, que en  la madurez se puede y se debe jugar. Pero cuando me encuentro con un espejo que refleja la realidad de los juegos de mesa veo que jugar es cosa de niños, solo de ellos.

Me enfado con esa realidad y me dan ganas de romper el espejo, pero ¿acaso eso cambiara algo? ¿Y si el que tiene que romperse soy yo?  Pero, cosas de la edad supongo, soy más rigido que John Wayne, y me cuesta aceptar las cosas como son. Pero me deprime contemplar como asociaciones dispuestas a reivindicar el juego de mesa también como una actividad madura y no sólo un pasatiempo infantil terminan por dar la razón a quienes piensan que jugar es cosa de niños.

¿por qué se empeña esa asociación en promocionar al juego infantil como juego adulto? ¿por que insiste en una categoria tan naif como la familiar?. Relamente ¿cual es el mensaje de fondo que se está lanzando?

La concepción del juego familiar es similar a la de cine familiar, una etiqueta que solo sirve para vender a incautos, Roman Polanski cuando rodó Oliver Twist esgrimía como uno de las motivaciones que le llevaron a hacerla que no había manera de encontrar una película que pudiera ver con sus hijo, que las que se hacían pasar por familiares eran pueriles. Con los juegos de mesa ocurre lo mismo, en el momento que  uno se enfrenta a un juego que se pretende familiar ya sabemos que estamos ante un juego para (y solo para) niños.

No tengo nada en contra de que, quien pueda y sepa como, disfrute de los juegos de niños como un niño. no es eso. Mi queja amarga es que no se contemple el juego como una actividad propia de la madurez. Somos más rigidos, tenemos menos imaginación, pero también sabemos más cosas. Jugar en la madurez no significa jugar sin complejos a juegos infantiles. Ni asumir los mismos roles ni pretensiones. Probablemente los juegos para adultos sean mejores que los infantiles, al estar menos capacitados los adultos para suplir lo que le falta a un juego.

Pero podemos promocionar al juego con todas las danzas del huevo, looping Louie y Bzum, bzum del mundo y todavía habrá quien se extrañe de que se piense que jugar es cosa de niños. Sí son juegos de niños, que se pueden jugar con niños o hacer el gamberro un rato con ellos, pero se supone que la idea detrás de la reivindicación del juego de mesa es otra. Que el juego de mesa tiene valores propios y juegos para cada edad. Tengo que insistir en ello, no encuentro, ni lo busco, los mismos placeres en jugar a juegos de mesa ahora que cuando tenía 8 años. Sí, por descontado, divertirme pero sí lo hicieran las mismas cosas que a esos 8 años tendría un grave problema de madurez. O eso creo.

para algunos este el prototipo de jugador adulto de juegos de mesa.

 

Anuncios

8 comentarios en “Jugar es cosa de niños. Una pataleta infantil.”

  1. Efectivamente. Para cada cosa hay un momento, y aunque te puedas pasar un gran rato jugando con niños a un juego dirigido especialmente para ellos, o con un “party game” cuando la compañía es la adecuada, eso no quiere decir que jugar sea sólo para niños, ni para hacer echar unas risas con los amigos o conocidos. Hay otros juegos, con otros alicientes, y eso es lo que realmente debe reivindicarse.
    Y al ajedrez también se juega.

  2. Primera, “Bienvuelto” 🙂 al mundo del blog, segundo, los juegos son como la literatura, no te engañes. Y hay para todos, en todos momentos. Puedes categorizarlos igual, aunque la gente lo dude…. y como digo yo siempre, “no hay juego malo”, solo depende del lugar, compañia y tiempo donde los jueges, cuando TODO forma una conjunción perfecta, es cojonudo y se consigue lo que se pretende. Un piloto piruetas puede ser un gran juego infantil, pero las risas están garantizadas si llevas unas copas “de más” y lo juegan unos maduros jugadores…

    Un saludo
    ACV 8)

    1. ¿y bien? si yo no hablo de juego malo o no. Yo hablo de estartegias que me parecen erroneas por que pretenden que el juego no sea visto como cosa de niños desde juegos para niños. O desde party games y todo lo demás.

  3. ¿Ésta era la entrada con la que querías remecer el mundo lúdico? Jajaja, totalmente de acuerdo camarada-tobarich, pero qué se le va a hacer, recuerda que los términos “geek” y/o “friki” encuentran sus raíces en lo “nerd” y a su vez éstos en lo “inadaptado” y “anti-sistema”; la minorías culturales son incomprendidas, pero una vez que dejan de serlo, al mismo tiempo dejan de ser minorías culturales… ¿queremos eso?, pues yo me siento cómodo, aunque igualmente incomprendido… Joder, que compleja que es la vida, pero nadie dijo tampoco que fuera simple.
    En cualquier caso a mi no me molesta nada la “candy girl” con que has acompañado la entrada, jeje.

    Saludos.

    1. no, no era esta la entrada, ojalá fuera capaz de ecribirla. de momento escribo para coger el ritmo. Y me conformo con replicas o pataletas.
      Mayoría o minoria cultural me parece que me da igual, no tanto ciertas fromas de promocionar a los juegos de mesa.

  4. Buenas, Lev.

    No voy a enrollarme porque el tema da para mucho y a mí me apasiona, pero resumo muy a lo bestia mi opinión.

    Creo que esta entrada tiene dos cuestiones independientes
    .
    La primera sobre el juego en la edad adulta y su consideración, normalización, o no por parte de los demás, de la sociedad. Es el punto de vista sociológico. Y desde él, no hay duda: jugar es una necesidad en la infancia (para el aprendizaje) y una necesidad (de gozo y evasión per se), en la edad adulta. Pero una necesidad en ambos casos. El homo ludens de Huitinga.

    La segunda (y creo que ésta es en la que focalizas el artículo de manera contenida -porque creo que sientes más de lo que expresas-) es la difusión que alguna (s) asociación (es) de juegos hacen de nuestra afición. Aquí lo comparto totalmente. Existe una contradicción en los criterios de difusión de alguna de estas asociaciones: afirman que el juego es importantísimo, y quieren difundirlo a las familias alejándolo de una visión friki y excluyente. Solución: no hablemos de los juegos adultos que parecen cosa de gente rara. Lo suyo es jugar con niños o, entre adultos con juegos para niños.

    Para mí, este criterio de exclusión del juego adulto a la hora de intentar difundir y normalizar los juegos de mesa no ayuda precisamente a la normalización del juego.

    Vamos, que mientras se continúe con este criterio infantiloide y alejado de la realidad lúdica se está obstaculizando la generalización del juego en la sociedad.

    Es como una doble moral (o un criterio equivocado): los jugones no somos frikis, lo veis, no jugamos a juegos complicados, sólo a cosas que se pueden jugar con niños y familiares. Todos podéis jugar. Además de absurdo, es una cosa alejada de la realidad.

    Y vamos que lo que decía GamesandCo es totalmente cierto, hay momentos y grupos para todo y lo mismo se puede jugar un fantasma Blitz que un Caylus ( a mí me encanta), pero eso no tiene demasiado que ver con esta reflexión que has hecho.

    Al final me he enrollado y esto es para hablarlo tomando una caña.

    Podría seguir, pero me retiro a mis aposentos.

    Un abrazo

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s