Un presente muy distópico. La caceria humana

 

Quizá solo sea que soy más viejo de lo que quiero reconocer, o que realmente mi condición es mucho más posmoderna de lo que estoy dispuesto aceptar. No sé lo que será; pero ultimamente me ha dado por entender todo en clave de las novelas y películas de ciencia ficción que dieron color a mi infancia y adolescencia.

Ya hable del lamentable Rajoy el catódico, que es poco menos que una broma de mal gusto al ciudadano español. pero lo de hoy se me antoja más inquietante. Hoy ha tocado ración de caza humana.

Quizá esta haya sido la primera vez que la humanidad ha asistido a la caza de otro congenere en directo. La red ha hechado chispas en la persecución de los dos hermanos y supuestos autores del atentado de Boston. Como todo el mundo sabe, uno ha ha muerto y el otro parece que está acorralado. Si se puede decir esto, que esconderse en una metroplí de cinco millones de habitantes parece fácil.

Tengo mis propias teorias sobre si han sido o no los responsables del atentado, si el ser de origen checheno pesa o no en la matanza que se perpetró (si es que fueron ellos, claro). Pero todas esas conjeturas, no son más que conjeturas, que no valen un pimiento, ni yo, ni casi nadie sabe los suficiente para emitir un juicio.

Lo importante es que ahora hay una persona, probablemente culpable. acorralada y con todo el planeta pendiente de sus pasos.  Tal es el poder de la noticia, de la red. Y así estoy viendo el timeline de los grandes medios minuto a minuto en busca de novedades y de la gran notica, le han abatido.

Es verdad que la busqueda infructuosa genera más expectación que noticias de peso. Y ya vemos como se va rellenando con elucbraciones, mamoneos, y declaraciones de familiares que hacen perder intensidad a la gran caceria.

Lo curioso es que que todo este seguimiento ha terminado por despertar mis simpatias por Dzhokkar Tsarnaev, el joven de 19 años perseguido por la policia de EEUU, por muy culpable que sea. Casi deseo que termine por desaparcer por desvanecerse, y dejar con un palmo de narices a sus perseguidores.

Demasiada información, demasiado morbo, demasiadas lecturas de ciencia ficción y fantasia a mis espaldas. Como no acordarme de El fugitivo de King/Bachman, como no acordarme de la película La caza humana de Joseph Losey.

La caza humana tiene mucho de espectaculo y hasta de comportamiento tribal. O no. No tengo muy claro mi capacidad de interpretar y juzgar todos estos nuevos comportamientos sociales de esta sociedad global y conectada a la red. Mi moral se resiente, pero es probable que sea por ser producto de otra epoca. Y quizá sea por eso que tenga que recurrir a la c.f. y la fantasia para poder sentir un terreno estable bajo mis pies. Este mundo ya no es el que yo conocía y creía entender, y no estoy preparado para él. Cada vez me parece más que mi moral es poco menos que antediluviana, que en unos pocos años, si no ya, será calificada como victoriana.

Pero hoy por hoy el mundo me parece un lugar terrible para vivir. Es lo que tiene ver  “manhunter” en las portadas de prensa, que me lo tomo todo como un cuento tragico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s