La felicidad no es un largo camino.

Cuando me pongo en este plan me odio.

Si queremos difundir los juegos de mesa hacia el publico generalista, este previamente tiene que pasar por un proceso de adaptación, empezando por jungle speedes, muchkines y demás para ir dando pasitos hasta llegar a otros juegos, tipo agricola, alta tension, etc.

Hoy toca pelearme con una percepción habitual en los juegos de mesa, la de que estos poco menos que son materia de iniciados y es necesario una introducción progresiva a los legos. Pero ¿realmente esto es así?

¿Es adecuado pensar en los juegos como una linea progresiva donde se van quemando etapas, primero el munchkin, después el ciudadelas, luego el agricola, más tarde el twilight Struggle, para acabar en un wargame o en un juego de gestión económico-ferroviaria.?

Yo entiendo que no, que ninguno de esos juegos prepara para otros, o al menos ni esa esa es su función y si lo hacen lo hacen lo mismo que otras cosas que en principio puede parecer que no tienen nada que ver con los juegos. Por ejemplo una persona que le guste la historia de las batallas puede sentirse cómodo ante la idea de resolver una de esas en un mapa de papel.

La verdad es que pienso que la mayoría de la gente que les gustan los juegos de mesa ha tenido una idea de los diferentes tipos de juegos en cuanto ha tenido oportunidad de probarlos. Es perfectamente posible que una persona que disfrute de un juego exigente en cuanto a concentración, reglas y tiempo haga lo mismo con uno de esos juegos llamados ligeros. Es un cliché eso que hay un juego para cada momento, pero es cierto. No entiendo porque no puede suceder el camino inverso, que gente a la que le gusten juegos ligeros y cortos pruebe juegos largos y exigentes y le satisfagan.

Por supuesto puede ocurrir y ocurre todo lo contrario, en ambas direcciones. Pero ¿alguien conoce a un solo graduado que haya completado la linea curricular que se propone? Estoy de acuerdo que hay juegos exigentes, aunque también reconozco que vivimos en un mundo que nos prepara de sobra para afrontarlos o rechazarlos en función de nuestro gusto. Hay libros, películas, videojuegos, comics donde encontramos lo mismo. Y no conozco una sola persona que no sepa que es esto del ocio cultural, que no lo haya practicado en alguna de sus formas y ya tiene determinados gustos y una preparación para afrontar un juego de mesa en cualquiera de sus variantes.

Tendemos a pensar en el público como si fuera un niño de corta edad, como si tuviera una mente en blanco, y una salud frágil. Como si pensáramos que le podemos meter lo que sea pero con cuidado de no traumatizarle hasta el final de los días. Es verdad que el público, la sociedad desconoce los juegos de mesa, pero no tengo tan claro que no sepa lo que le puede gustar. Así es posible el efecto “revelación” “¡hostia que cosa más curiosa!” cuando se enfrente a un Carcassonne o a un jungle speed. Pero le gustara o no en función de esa persona, es probable que sí, por que es lo que suele suceder. También sucederá que por mucho que haya jugado a los juegos previos a la graduación se aburra con cualquier wargame, que no le diga nada ni le motive conquistar París la 9 división blindada, es algo que también suele pasar.

Pero es que esa idea, la de la graduación, la de los ingenieros lúdicos que dirían los otros, es falsa. Es tan legitimo y del mismo valor que te gusten un tipo de juegos que otros. Nadie es peor por que le gusten los juegos de guerra, los chorrijuegos, los juegos de zombies, nadie es mejor por que le gusten los juegos de gestión económica, los wargames, o los juegos de 30 minutos.

Jugar es una actividad lúdica, inofensiva en todas sus variantes, nadie que los juegue va a ser mejor ni peor que el que no los juegue. Y, evidentemente,  tres cuartos de lo mismo en función del tipo y tema de los juegos que frecuente.

¿Significa esto, que los juegos juegos son y la personas personas son, que aspectos como la divulgación de los juegos y la crítica no tienen sentido? Es una pregunta para mi complicada.  Quiero responder un rotundo “Sí, es muy necesario, es imprescindible” Pero hay algo en mi cabeza que enciende el piloto de alama.

cada vez tengo más claro que la crítica de juegos de mesa, no debe ser un “este juego es muy bueno, este otro es muy malo” . Es verdad que eso debe existir, que es necesario, pero no es más que la opinión de un jugador. Lo que debe hacer la crítica es entender el juego y a quien va dirigido, que no es lo mismo, por cierto. además la crítica debe saber integrarlo en un contexto más amplio que el de los juegos de mesa. quizá esa última parte sea la que haga posible la divulgación. Un reto dificil porque a pesar de todo el mundo es un lugar difícil de entender, bueno, a mi me resulta difícil de entender. Quizá me complico la vida y la felicidad no es un largo camino.

14 thoughts on “La felicidad no es un largo camino.”

  1. Yo si creo que la curva de aprendizaje en juegos de mesa en general existe, como en todo. Con ello no quiero decir que el camino para introducir a las personas en este mundillo sea siempre el mismo. Mi primer juego fue el Agricola (directamente) y luego he ido teniendo juegos mas sencillos.

    Si a un niño le enseñas a jugar al Ajedrez desde pequeño, no creo que encuentre una complejidad excesiva en cualquier WarGame o Euro sesudo. Ahora si la persona en cuestión no tiene trabajada la mente en cuanto a planificar estrategias a corto-medio-largo plazo, cualquier Euro basicote le podría parecer un mundo.

    La crítica debe ayudar a ubicar cada producto en esta “posible escala”, difícil de trazar, pero, a mi entender, existente.

    1. pues eso quería decir que se supone que el aprendizaje forma parte de nuestras vidas, habrá quien le moleste vincularlo al mundo del ocio al equipararlo a una obligación de la escuela y quien lo vea como algo natural. También es cierto que hay juegos (pocos), como hay libros y películas que son pura afinidad y si no entra, no entra, por aprendido que estés.

      1. Además, una crítica (siempre subjetiva) debería ser tomada en cuenta sí, y solo sí, nuestra afinidad con el crítico es elevada. Si no conocemos al crítico, por muy bueno que este sea, su crítica seguramente no nos sirva para saber si el producto nos va a gustar o no.

      2. si no nos sirve la critica no es buena. La critica tiene un componente utilitario, otro de creación (menor) pero ha de hacerse dejando claro que sabe de lo que habla.

  2. Cuando juego con mi mujer a juegos como Agrícola u Ora et labora siepre me dice que le sorprende como tengo tanta facilidad para “leer las cartas” y aplicarlas a la partida. Y mi mujer no es que no esté acostumbrada a leer (es doctora en historia medieval), pero la practicididad y aplicación inmediata de las posibilidades de futuro de jugar una carta u otra, esa parte de la inteligencia no le tocó en suerte,…

    1. Como todo en esta vida, con práctica y repetición se mejora. Es cierto que hay gente que tiene mas facilidad que otras de forma innata. Pero una persona después de jugar 20 veces al Agricola, seguro que gestiona mejor sus cartas que al principio.

  3. Luego están los que son unas máquinas a todo “per se”..como yo, pero eso es otro debate..:-) .Después de este apunte cómico, lo que esta claro es que la predisposición de cada individuo es fundamental, la gente con mente abierta a nuevas experiencias pueden adaptarse rápidamente a un juego complejo aunque no tengan experiencia y sin embargo al contrarío (algo que ocurre mucho más a menudo) resulta casi imposible introducir a este tipo de persona a este maravilloso mundo de los juegos de mesa, por sencillo que resulte el juego en cuestión.

    1. las ganas sí, y el tiempo, es cierto que un juego explicado en una feria, en unas jornadas abiertas a todos tipo, en una tienda, es precioso. Y para eso lo mejor son determinado tipo de juegos.

      Pero si te inicias de otra manera, en casa, hay tiempo para más cosas y otros juegos.

      No me creo nada de eso de que sea una maquina. Algún día espero comprobarlo.

      1. Lev, soy una máquina, pero casi lista para el desguace…a ver si es verdad que lo comprobamos.

  4. Tengo poco tiempo jugando y me inicié sin la invitación o ayuda de nadie, compré juegos sin ningún criterio de aprendizaje y los revisé con mi esposa y los aprendimos.

    Es cierto que para introducir a alguien tenía esa idea de que debe ser progresivamente. Esto porque en mi circulo de amistades y familia no hay jugones, y temía generar el efecto contrario.

    Pero tengo dos experiencias que no había analizado hasta la lectura de esta entrada. Un vez invite a una pareja a jugar Las Mansiones de la Locura, ambos no conocían más allá de Monopolio, Risk y Kingdoms. Lo cierto es que a la chica le encantó y su esposo no lo soportó. La segunda experiencia hace unos días, a mi cuñado lo hoce jugar La Villa y le encanto y nos dió pelea en la partida, siendo él novato en juegos de mesa.

    Tiene que ver si te gusta o no la temática, la mecánica, las reglas etc etc, pero es cierto no es algo progresivo como yo también lo pensaba.

    Hay una curva de aprendizaje? Sí! Pero creo yo para cada juego.

    Saludos

    1. Hola Limón ludico. No hay una regla general, y cada juego tiene diferente curva seguro. Pero los juegos tienen algo que llaman a algunos. Y hay que dar gracias cuando el ansia se despierta en alguien cercano.

      P.s. “¿limón ludico? aquí en España el limón tiene connotaciones de agrio, acido, en contraposición a la naranja. he echado un vistazo a tu blog, enhorabuena. No se hace como yo pensaba, malhumarado y criticón. (que yo sí que soy bastante limón)

      1. Jaja el limón no lo vemos así por acá. Es un ingrediente más bien necesario y que le da el toque a nuestros mejores platos (ceviche, tiradito..,) y tragos (pisco sour, chilcano…). Y además limón es la jerga para referir a Limeño.
        Gracias por el comentario.

        Malhumorado, limón o agrio como definas tu blog se lee muy bien. Tu opinión guste o no, es muy respetable y eso vale mil más que los que ni siquiera tienen una opinión.

        Un saludo! Y a segir jugando.

  5. Yo también estoy de acuerdo como apunta Limón Lúdico en que la curva de aprendizaje es para cada juego, cada vez que comienzas a jugar a uno se siente uno algo perdido hasta que las cosas empiezan a encajar y eres capaz de desenvolverte en él. También hay que valorar que como en cada afición, existe una cultura o unos conocimientos generales que se adquieren a medida que vas conociendo juegos. Una vez se empieza a tener un bagaje, conoces mecánicas, reglas, etc. es más fácil entender el funcionamiento de un nuevo juego, es más sencillo enfrentarte a la lectura de sus normas y tu curva de aprendizaje también es menor una vez te inicias en el mismo. Es más sencillo explicar las reglas de un eurogame a un jugador experimentado que a alguien que se acerca por primera vez. Incluso puedes hacer referencia a otro juego (por ejemplo, se colocan los trabajadores es como en el “XXX” o tal subasta es igual al “YYY”).
    Dicho lo cual, ya digo que a nadie le impide entender y empezar a jugar un juego duro o sesudo y a partir de ahí ir conociendo otros más sencillos (aunque no suela ser el camino habitual) y tal como se comenta, el tema es muy importante a la hora de que te guste o no un juego independientemente de si es fácil o difícil entender su funcionamiento. Al fin y al cabo la motivación o el placer de jugar es lo que cuenta cuando estás sentado en la mesa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s