Lo normal. No gracias.

Hoy Omnium presenta su campaña “un país normal”. Omnium es un plataforma que entre otras cuestiones, reclama y trabaja por la independencia de Cataluña. Su trabajo creo que es más o menos afirmar a los catalanes que ya están a favor de la misma y hacer entender a los catalanes  las tesis favorables a la independencia a aquellos que todavía dudan o todavía no la desean.

La campaña Un país normal  tiene unas cuantas grandes afirmaciones, que entiendo que siguen ese propósito de hacer de la independencia catalana un movimiento social imparable.

Es normal voler un país normal” (es normal querer un país normal)

Es normal que la gente pugui dir el que pensa” (es normal que la gente pueda decir lo que piensa)

Es normal que un pais gestioni ela seus recursos” (es normal que un país gestione sus recursos)

Es normal portar-te bé amb els teus veïns” (es normal portarte bien con tus vecinos)

Es normal que un país decideixi la seva educació” (es normal que un país decida su educación)

Es normal no haver nascut aquí i demanar la indepèndenciá” (es normal no haber nacido aquí y reclamar la independencia)

Es normal que un país dedecideixi la seva sanitá” (es normal que un país decida su sanidad)

Es normal que un parlí en catalá y el otro en castellano” (es normal que uno hable en catalán y otro en castellano)

Lo que pasa es que el que suscribe tiene alergia a la normalidad, a lo normal. No sé que es eso de normal, y mucho menos que legitimidad da la normalidad a nada. Yo entiendo como normal algo así como un efecto estadistico. Parece normal que los hombres lleven pantalones y no falda, o si nos fijamos en unos pocos años atrás parecía normal que la mujer fuera encasillada en el rol de ángel del hogar y también era normal que los niños jugaran al futbol en las campas, hoy es casi un milagro. Por no hablar de la afirmación “es normal que un país gestione sus recursos” me preguntó si habrán oído hablar alguna vez de la globalización, del capitalismo y de las multinacionales. De como llega el petroleo, el cinc, el estaño, el uranio, el trigo y demás a occidente (también a Cataluña)-

Normal no es sinónimo de bueno o malo, normal parece que es lo que hace una mayoría, y habría que detenerse en por qué hace tal cosa. Las mujeres del mundo musulman suelen cubrirse la cabeza con un velo, a ellas les parece normal y a nosotros nos parece anormal. A lo mayoría de  bolivianos no les extraña que su en país haya 37 lenguas oficiales y a ciertos nacionalistas catalanes les saldría sarpullido si viera una Cataluña con más de una lengua oficial, como les sale ahora algunos nacionalistas españoles cuando escuchan el catalán en el parlamento español. A los gays y lesbianas se les sigue considerando si no enfermos, sí raros; por que lo que no es normal es raro, algo digno de piedad, o de cura, o de readoctrinamiento.

Cada uno decide lo que es normal y lo que deja de serlo. Hay tantos ejemplos que no daría a basto. Más que suficientes para que normal no sea una categoría de nada.

Pero más allá de lo desafortunado del termino, de un positivismo digno del siglo XIX. Yo lo que siento es miedo, miedo de que normal siga siendo un referente moral, que está campaña de omnium sirva para que lo normal hunda más aún sus raíces. ¿Qué pasa con lo que no es normal? ¿qué pasa con los extravagantes? ¿qué pasa con los raros que no piensan como omnium? ¿qué pasa con las liendres? No hace falta ser del PP para no coincidir con Omnium, pero me temo que esa va a ser la equiparación, más o menos, o facha del PP, o extravagante que no merece consideración por que hace el juego al PP.

Pero ya que es lo normal decir lo que uno piensa, aunque me temo que en realidad se está diciendo lo que se debe pensar y por lo tanto decir, esto de Un país normal es una castaña, no existe tal país en ningún lugar del planeta. Lo que sí se puede es apelar a la democracia, por que se incluye al que piensa lo contrario. Es democrático que los catalanes decidan su futuro, es democrático que los catalanes intervengan en su gobierno, es democrático cuestionar la normalidad. Que los catalanes sean dueños de su futuro, el que sea, normal, raro o lo que salga. Pero que no me venga ominum con campañas semánticas dignas de la neolengua a hablarme de la normalidad. Que trabaje la democracia, que es lo que acabara con las cadenas.

 

 

2 thoughts on “Lo normal. No gracias.”

  1. ¡vaya! …lo de “Es normal” se parece peligrosamente a las coletillas que van soltando Rajoy y sus adláteres en sus discursos: “…como Dios manda”, ” …de sentido común”, ” … de gente de bien”

  2. En realidad ” normal” quiere decir “deseable”. Pero ¿quien decide que es deseable o no? la gente normal, claro que sí. Por eso hay que recordar que es normal y que deja de serlo.
    Curioso que no sea cuestión de derechos y sí de normalidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s