El hombre que fracasó en un crowfunding

Para zanjar un poco el tema de la semana en este blog, y en cierta medida, en las redes sociales que me acompañan quiero ofrecer, integra, la entrevista que han hecho en La Gaceta de Carpetovetonía a León Ratolín, el primer ser humano que no recauda un céntimo en un crowfunding.

Como la Gaceta de Carpetovetonía es uno de los pocos medios que aún no tienen versión online, me veo obligado a transcribirla, así que todas las faltas de ortografía son mias, no de los redactores de tan fabuloso periódico. La entrevista apareció en el número de ayer  en la sección dedicada a entrevistas EL PERSONAJE.

EL PERSONAJE. León Ratolín.

Hoy traemos a nuestra sección a un vecino de nuestra mancomunidad, anónimo para la mayoría de nosotros, pero que estos días ha alcanzado cierta notoriedad en los medios nacionales. León Ratolín, natural de V., de cincuenta y cuatro años, ha sido la primera persona del orbe que no ha conseguido recaudar un sólo céntimo en un crowfunding, que es como se conoce a la recaudación de fondos a través de pequeños mecenas o inversores.

Por qué nuestro paisano León Ratolín, es exactamente eso, un creador, a pesar de las apariencias y su origen humilde. Hemos querido hablar con él para que nos cuente como se siente en estos momentos y que piensa de todo esto de la creación y la financiación de la cultura.

León Ratolín (L.R.) recibe a El Personaje (E. P.) en su humilde casa, dos pequeñas plantas donde se nota que no se viven buenos tiempos, la velas sirven como alumbrado y el frio se cuela por las rendijas. Nos ofrece un café que rechazamos y nos disponemos a preguntarle en un ambiento cortés pero quizá un poco sombrío.

E. P. ¿Como se sintió tras la noticia de que el plazo de recaudación había concluido sin ingreso alguno?

L.R. Pues imagínese,  solo en la última semana empece a tomar conciencia de que quizá mi proyecto no lograra lo deseado, pero lo que no podía ni imaginar es que ni madre soltara un céntimo.

E.P. ¿Cómo se le ocurrió lanzarse a un crowfunding?

L.R. Vera, yo soy escritor, ahora algunos se llaman creadores, en realidad todos se llaman a si mismo creadores da igual lo que hagan, pero yo soy escritor. Y un buen escritor. Tras el lógico rechazo que despiertan todos los buenos escritores con su primera obra por parte de las editoriales opte por esta nueva formula de edición.

E.P. ¿Y qué le empujo a hacerlo? ¿un consejo? ¿un amigo?

-L.R. amigos no tengo, lo que pasa es que procuro estar al día. Y ví que si melenudos conseguían publicar discos que ni siquiera son tales, y los políticos publican memorias cobrando fortunas por ellas ¿por qué yo no?. Entendía yo que había llegado mi momento, mire en la wikipedia y lo que vi allí disipó cualquier duda.

E. P. ¿Y a qué razón o razones achaca su estrepitoso fracaso?

-L.R. Antes de contarle eso me gustaría decirle un par de cosas acerca de mi obra. Mi obra no era una obra cualquiera. Mi obra era el primer número de una trilogía. La trilogía definitiva que terminaría el ciclo que comenzó con EL Quijote. Todo comenzó hace unos 30 años cuando empece a darme cuenta que los maricas con orejas puntigudas, los orcos, los caballeros petulantes, los zombies, los extraterrestres, las repúblicas y los imperios inundaban las librerías y las pantallas de los cines. El mundo necesitaba de un nuevo héroe que le librara otra vez de lo que le impedía reconocer la realidad cara a cara. La novela como genero debería terminar como empezó y yo debía hacerlo.

(L. R Hace una pausa, enciende un cigarro y prosigue).

– ¿Sabe cuanto tiempo he empleado en escribir el primer libro de la trilogía?. -Bien, se lo dire yo, 30 largos años. Yo no soy como esos hippies que van por ahí ofreciendo sus creaciones (a L.R. se le tuerce el gesto al decir esto) de tiempo libre. Toda mi novela ha sido escrita en tiempo de trabajo. No, no es que se trate de intentar escribir cuando tu encargado no te mira, es necesario encontrar un trabajo que permita hacerlo a pleno rendimiento. Vedel, vigilante o ministro, no hay otra alternativa para los que no tenemos sangre azul.

Conseguí por mi buen amigo Estanislao Cubrencio un trabajo notable, vigilar un hotel cerrado. Y allí estuve 30 años. Lo que no puede usted es imaginarse los costes de esto.

– Eso justifica entonces los 320.000 euros que ponía como objetivo a recaudar.

-Por supuesto, pero como se imaginara o ya sabrá el público no sabe, el publico no tiene ni idea de lo que cuesta escribir una novela como la mía. Fui con apenas 23 años al hotel dichoso, pero fui con mi mujer y con nuestro hijo. No debiera haberlo hecho. Al principio parecía el templo del escritor, pero enseguida llegaron los gastos, perdón, los problemas.

¿Sabe lo que puede hacer un niño aburrido? allí no había colegio, ni particulares de inglés, ni catequesis, ni siquiera existía entonces internete. El puto crío se pasaba el día con la bici para arriba y para abajo por los pasillos. Un escándalo, y yo tenía que escribir la novela.

-Entiendo el problema, pero no veo los costes más allá de los 30 años que ha tardado en escribirla.

-Usted tampoco comprende. ¿Sabe cuanto cuesta que un buen ebanista repare una puerta destrozada a hachazos? ¿sabe cuanto le cobran en la lavandería por quitar las manchas de sangre? Cuando escriba un libro ya vera como estos imprevistos suceden más de lo habitual. Y la cuenta se dispara. Y lo que es peor, el publico no lo entiende como gastos de creación. Ni siquiera se pueden mencionar y hay que pasarlos como gastos de representación. Sinceridad en el mundo de la cultura es lo que hace falta.

-Así que achaca el fracaso al alto coste de su novela.

-En parte sí, pero no del todo. Hay algo que se me escapa. Es una trilogía escrita en mis horas de trabajo. La primera novela cuesta 320.000 euros, pero la segunda solo debiera costar en torno a los 140.000 si consigo jubilarme a los 67 años y la última sería gratuita. Ya le digo que soy una persona honesta y jamás cobraría por lo que hubiera hecho en mis horas libres.

-Y ahora que piensa hacer.

-Lo peor es que me he quedado sin trabajo, y el crowfunding no ha salido, pero algo me han dicho de no sé que Flattr y microdonaciones. Pero lo quiero hacer es ahora, con la ayuda de mi madre, convertir esta casa en un motel. Es un trabajo que me permitiría escribir y cobrar por ello. En esas estamos.

En ese momento se oye un ruido arriba y León decide acabar con la entrevista. Le intentamos pedir una copia para leer de su novela. Pero se aleja deprisa farfullando no se sabe muy bien  que de un gato negro, una pared y todos enterrados.

Y aquí dejamos a nuestro personaje, un creador de nuestros tiempos, expuesto a la gloria y el fracaso, buscando la manera de poder cumplir su meta, desde la honradez del trabajo, del quien no pide si no regala su tiempo para que todos seamos mejores. Estamos muy orgullos en Carpetovetonia de nuestros vecinos, que viven sin estridencia alguna los sinsabores que de cuando en cuando les depara la existencia.

En Carpetovetonia  13 de octubre del 2013

 

Anuncios

5 comentarios en “El hombre que fracasó en un crowfunding”

  1. La verdad Lev, que la historia que transcribes está muy triste, y te apuesto que al tío este los inviernos se le hacían eternos. Si hubiera tenido Flattr desde el principio o un mecanismo de donaciones parecido al botón de Paypal, el gallo cantaría distinto, pero la verdad es que creo que el fallo ha estado en el departamento de marketing…. ;P

  2. (No he podido resistirme a escribir)

    He tenido que releer la entrada por si me dejaba algo, pero no, es tan surrealista como parece.
    Ciertamente, da para escribir una novela de terror como mínimo.
    No he podido dejar de pensar en “El Resplandor”.

    Muchos ánimos para León.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s