Desmontando a Betote.

 

¿a qué doy miedo? y es que estoy enfurecido con betote.

A estas alturas la mitología de Tolkien le resulta familiar a cualquiera. Hasta los ents, aquellos gigantes tristes, pastores de arboles que habían terminado por confundirse con ellos. Hombres de acción reposada, olvidados por sus mujeres, pero de terrible despertar, que se lo pregunten a Saruman, si alguien osaba hacer daño a sus viejos bosques.

Los jugadores de wargames, los grognard que dicen los americanos (gruñón en francés), son un poco como los ents. Viven en reductos llamados clubs o bunkers, creen que las gruñonas son una bonita leyenda, pero leyenda al fin y al cabo, y se dedican a clipear sus fichas como los ents podan sus arboles, y como no, el tiempo transcurre de una manera más dilatada, en lo que ellos han jugado un russian camapign, otros han jugado cientos de juegos.  Vamos, que son puro amor. Y es cierto que cada vez más parecen de cartón y papel.

De vez en cuando le llegan el ruido de la civilización, y con él, el de los trolls (más conocidos como los youtubers) los más viejos, casi todos, ni se inmutan, pero los más jóvenes, que nacieron antes de que acabara la guerra fría, fíjate tú, todavía tienen algo de sangre en las venas y se calientan por algo que los más mayores, y más sabios, no aciertan a entender, o darle importancia alguna. Ellos, los ancianos, les dicen a los más inexpertos, que el ruido no es más que por que pisan la hojarasca, que no hay por que preocuparse. Que ninguno de esos trolls se atrevería a adentrarse en un sitio que no comprende, que sólo son valientes con luz eléctrica y delante de una cámara de vídeo. Que jamás se les vera en el bosque de los wargames, intentando entender lo que no comprende, se mojarían los pantalones. Por eso, como ha pasado siempre con todas las gentes que han llegado y se han ido, se limitan a burlarse desde los margenes, a hablar mal y ridiculizar lo que saben que exige un esfuerzo, no muy grande, por entender. Aquí todos sabemos que el memoir 44 es un árbol más pequeño  que un Stalingrad Pocket pero no por eso por vamos a dejar de cuidarle. Sabemos cual de los dos nos acompañara hasta el final de los días y que partidas recordaremos.  No nos gusta que se le utilice al memoir para menoscabar a otros wargames, pero solo los más ingenuos tenderan a aceptarlo.

Pero lo más jóvenes tienen miedo, piensan que los temidos youtubers terminaran por extender la estupidez en el mundo, la incomprensión, y acabaran por cortarles las raíces a todos, por postergar aun más a una afición que ya es pequeña. No saben muy bien que hacer, pero parece que algunos de ellos están dispuestos a marchar sobre el canal de Jack y coger de las barbas al que se hace pasar por crítico. Los grognards no son una especie violenta, pero ¡ay! como se cabreen, aunque sean solo los más jovenes terminaran por hacer algo más que gruñir.

 

y aquí el video que ha despertado mi lado ent

14 thoughts on “Desmontando a Betote.”

  1. Cuando aprender los entresijos de un wargame es reinterpretado como perder el tiempo empollando unas reglas, está todo dicho.
    Y si el Twilight Struggle es un wargame por el subtítulo de la guerra fría, también entonces debe ser un wargame Star Wars el JdR o Car Wars.
    Para acabar, y dicho sea desde el máximo respeto por los premios obtenidos por el Memoire’44 como presunto wargame, me gustaría saber cuáles han sido sus rivales, los criterios o subcategorías (si las hubiera) en que ha sido premiado. Es decir, si lo han premiado con fines comerciales y por lo “bonito” (producción, ilustración, etc.) o por su jugabilidad, etc. ¡Ah! Y con cuantos wargames competía … si es que alguno lo era. Dudo que haya una producción anual de wargames tan sumamente extensa como para justificar la existencia de dos premios internacionales muy prestigiosos (?).
    Atacante Retrocede.

  2. La juventud, como la ignorancia, es muy atrevida.
    Pero la magnanimidad, la paciencia y la misericordia son también virtudes de un buen líder de hombres, de tropas, de países. Dejad que ladren los iletrados, permitid que se refocilen en el barro de la ignominiosa simplicidad de los juegos con tutoriales incorporados, porque Ares, Bellona, Tyr y Montu sabrán reconocer a los suyos!

    Por cierto, ayer murió John Hill

  3. A mi también me debes 11 minutos. Me tragué el video completo y no vi a Betote capaz de justificar porque el Memoir ’44 era el mejor wargame frente a otras propuestas más allá de que le aburría leer reglas, el caos que le producía ese juego o que la simulación de otros wargames era muy detallada (para el) y, por lo tanto, necesariamente aburrida.
    Creo que sabe poco de wargames o tendría que hablar del Rattenkrieg, un wargame en solitario cuyas reglas caben en una postal de correos, se juega en solitario y se acaba en media hora.
    Yo entiendo que el disfrute así al igual que ha de entender que yo no lo haga, me sepa a poco o aspire a otras cosas en mi disfrutar.
    Espero cobrarte estos minutos jugando a algún wargame o, al menos, hablando de ellos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s