De gurus y juegos de mesa

Yo mismo, predicando una noche de solsticio verano.
Yo mismo, predicando una noche de solsticio verano.

En el episodio 99 de el podcast de El Tablero Xavier Carrascosa aprovecha su sección para hablarnos de los gurus de los juegos de mesa y de paso dar un tirón de orejas a cierto polemista de los juegos de mesa.

Reconozco que mi visión, como tantas otras, de lo que es un gurú está mediatizada por el cine de Hollywood. Mentalmente me represento al gurú como un charlatán de apariencia más o menos exótica que se intenta camelar a los que le rodean mediante un discurso pseudoreligioso que intenta elevar a la categoria de sagrado el utilitarismo y el hedonismo, dos de la constantes de nuestra sociedad.

Pero, la verdad, no creo que exista ni un solo gurú en esto de los juegos de mesa. Sí que existen, o mejor dicho, existimos los que damos nuestras opiniones más o menos acertadas, los que no somos capaz de resistirnos a la tentación de utilizar nuestro propio gusto como regla de medir, los que combatimos un prejuicio con otro con otro prejuicio, pero eso no nos convierte en gurús. No acierto a ver entre toda la fauna que poblamos la red de los juegos de mesa nadie que juegue el papel de guía espiritual en lo que a divertirse en torno a una mesa se refiere.

Es cierto que opinamos con mayor o menor vehemencia, con mayor o menor acierto. Pero eso no debe convertir una opinión en sagrada. Me pregunto que sociedad vivimos que a cualquiera que se atreva a dar su propia opinión se le tache o identifique como gurú. Supongo que esto se debe a varios factores; esto es la ausencia de ideas propias, a la defensa de las ideas propias, a la incapacidad de generar un discurso elaborado más allá de un termino.

Sobre el ejemplo explicito que da Xavier Carrascosa, discrepo profundamente, lo que define a Betote no es guru, si acaso troll, es verdad que hay mucho de llamar la atención y no siempre de manera consciente en su permanente befa y escarnio de todos y todo lo que no se ajusta a su esquema mental. Por decirlo algún modo tiene la rara habilidad de convertir en algo personal lo que debiera ser impersonal. Pero no creo que haya ningún afan de monetización, simplemente es llamar la atención, y de la peor de las maneras. Y es un pena, ya que sin esas “sobradas” sus reseñas serían de lo mejor del panorama del mundo de los juegos de mesa. Pocos, o ninguno, tienen sus capacidad de sintesis y transmitir. De acuerdo, alguna vez se ha equivocado a la hora de evaluar un juego, pero ¿quién no lo ha hecho nunca?.

Por cierto, ayer también leía la entrevista en Dale al dado a José Carlos de Diego más conocido como wkr, también considerado en su momento como gurú de los juegos de mesa, Que curioso me resulta escribir “en su momento” wkr es probable que haya sido la figura más influyente en los juegos de mesa, aunque nunca un gurú. Pero cada vez le encuentro más solitario, ha pasado de agitador lúdico a  Soy anodino, no me gusta sobresalir, e intento pasar desapercibido lo máximo posible y su discurso fatalista e intrascendente con el que le conocí ha aumentado con los años. Fiel a si mismo, estricto en sus planteamientos y formas, es lo más lejano a lo que me imagino en un gurú. Sus sucesivos encontronazos, desencuentros y decepciones con todos los estamentos de los juegos de mesa supongo que le han llevado a ese aparente desencanto y su retiro de la hiperactividad en la red ha terminado por hacerle perder la posición de ventaja que le daba ser de los primeros y de los pocos que hablaban de juegos de mesa. Lo cierto es que siento algo de lastima, aunque seguro que habrá quien piense que él se lo ha buscado y al propio wkr  le resbale todo esto y que ese muy contento con su posición hacia los juegos de mesa, haciendo lo que el quiere, cuando quiere y como quiere.

No, desde luego los juegos de mesa en la red no tienen ningun gurú, ni falta que hace. A mi me gusta así, como un puzzle en el que cada uno pone su parte. Como un puzzle de un cuadro de una escena de Brueghel el viejo para ser exactos. Solo nos falta ser más precisos con los términos, desterrar palabras como gurú, llamar reseñsa a las reseñas y tutoriales a los tutoriales, y cosas así. Y a unos pocos les recomendaria unos versos de José Larralde

Sólo los hombres buenos aguardan un instante;
escuchan la verdad del que está enfrente,
comparan su verdad con las verdades
de cada humanidad que hace que exista.