Abriendo la caja de Pandora. Un artículo sobre unboxings

open-box

Tras atusarse el pelo, esbozar su mejor su sonrisa y comprobar que la luz roja de la cámara se encendía, Pandora comenzó

-bienvenidos suscriptores

-Hoy tenemos una novedad de las más esperadas, por cortesía de Ediciones Zeus abriremos LA CAJA, la madre de todas las cajas

Con reverencia casi religiosa saca de de la bolsa de plástico de Olimpodona, una pequeña caja. Sus ojos se abren y su rostro no puede disimular su satisfacción.

-Como podéis ver esta decorada con motivos dorios y no esas mierdas jónicas y corintias que tanto se llevan ahora.

-Y ahora vamos con el verdadero motivo por el que estáis aquí, vamos a abrir LA CAJA

Pandora sin mover un musculo abre la caja. Cierra los ojos y aspira

-Mmmmm, esto olor es delicioso, menuda peste. Pero vamos con los componentes

-veamos aquí hay cuatro calamidades, luego vemos un troquel de cataclismos y volcanes. Y veo que no faltan los tubitos de virus y todas esas pestes. ¡Oh! ¡abominaciones y espantos en tamaño real! Y psicopatías, mucas psicopatías.¡y hambre y violencia por doquier!

-Hum veo que mi copia trae dos huracanes y ninguna sequía, esperemos que el departamento de atención de Delfos funcione como siempre.

Pandora suspira cuando llega al último componentes

-Un reloj con cuenta atrás para el final del mundo. Pero viene sin pilas. Ya se podían haber estirado un poco más.

Pandora contempla LA CAJA ya vacía y piensa ¿Y ahora como vuelvo a meter todo esto en la caja?

pandora

Un lector me dejaba en los comentarios de la entrada dedicada a la crítica de las reseña de Bruno Faidutti un interesante enlace a una entrada en un blog yanqui. Ya que la entrada ya no existe en el blog y está en inglés y me ha interesado lo suficiente, me he permitido traducirla. No estoy de acuerdo en algunas cosas de las que afirma, como que la motivación principal para hacer un unboxing sea demostrar habilidades de consumidor, o que más que deificación es fetichismo, y cosas del estilo. Y más interesante aún es saber que la última entrada de este colaborador en ese mismo blog es el Unboxing del US Civil War.

El artículo es Boardgame Unboxing Videos & Consumer Culture de un tal Keith y apareció el 15 de enero del 2014 en Games on Tables , y perdón por la traducción es mia y de google translate.

Videos de “abriendo la caja” de juegos de mesa y la cultura de consumo

El vídeo de YouTube carga tras un momento y se ve una persona con una caja precintada y tal vez un cutter. El presentador del vídeo parece entusiasmo, mira hacia ti y  dice que estás a punto de presenciar “el abriendo la caja” de un juego de mesa por primera vez. La caja se examina, el trabajo artístico se señala y por lo general se describe en una revisión artificial. Quizás se lea la introducción de la parte posterior de la caja se lee e incluso tal vez los nombre del editor y de los diseñadores. El presentador se toma un momento para describir por qué se compró el juego y por qué está tan emocionado. Después de todo, este juego es su juego y representa su buen juicio y gusto.

Cuidadosamente se corta el plástico retractilado y se retira liberando la caja. A veces, pero no siempre, el presentador toca el retráctil y comenta sobre su espesor o incluso su calidad. La envoltura, por supuesto, es una parte de la experiencia. La caja se desliza lentamente una vez abierta: la cubierta se retira como si el contenido pudiera fundir la cara del presentador cara como en En busca del Arca Perdida o tal vez vez como si el presentador estuviera entrando en la tumba sellada de un olvidado Faraón. La tapa de la caja se coloca con cuidado a un lado y cada componente del juego extraído del interior de la caja.

Cada componente aporta un nuevo comentario. “Este juego viene con un
libro de reglas. Es brillante y lleno de color, con un montón de ejemplos de
juego “, dice el presentador en el momento que hojea el libro de reglas revelando a la cámara el contenido descrito. Cada vez que un nuevo componente se saca de la caja se describe con los términos elogiosos que se podrían utilizar para describir a alguien una preciosa obra de arte. El lenguaje es cada vez más grueso, a medida que fluye de la boca del presentador cada nueva frase arroga un sesgo cada vez más positivo sobre el juego. El golpe de gracia es, sin duda, el momento en que el tablero u otro elemento capital del juego se revela. Este componente central, una joya de la corona, es retirado de la caja ritual y ceremoniosamente.

El vídeo normalmente concluye con la promesa de futuras actualizaciones sobre el juego. Quizá una revisión de las reglas o una demostración del juego, en definitiva, una promesa que se haga que su vídeo orgásmico del unboxing no será el último. El vídeo termina. No le siguieron más vídeos.

El presentador puede aparecer de nuevo semanas o meses más tarde con otro unboxing que imita curiosamente el mismo nivel de emoción y ritual demostrado en el vídeo que acabas de ver como si las cosas sólo pudieran mejorar. El espectador abandona tal vez al haber ya visto con anticipación el nuevo juego o tal vez un poco decepcionado de que el componente que más quería ver ni siquiera se describe o muestra claramente.

Los vídeos Unboxing son, en su esencia, un ritual público y vano de la cultura de consumo.

Los presentadores en estos vídeos proveen ciertamente una ventana a un juego específico desde el punto de vista más insípido y poco profundo. Contrasta incluso el intento más rudimentario de reseña de un juego con estos vídeos y apreciarás rápidamente la falta de esfuerzo que va en un vídeo unboxing. Los presentadores de los vídeos “abriendo la caja” realmente sólo demuestran su habilidad como consumidor. Parpadea en el tiempo 100 años o 1000 años o incluso 3.000 años atrás y encontrarás exposiciones similares de este tipo. Eran generalmente la cinta azul de la vaca de la feria, el botín de una caza épica, o la riqueza de la granja, respectivamente. La naturaleza humana demanda que la cultura en la que vivimos tenga demostraciones de habilidad.

En la economía impulsada por los consumidores y la sociedad que encontramos en el mundo desarrollado, ser un hábil consumidor es un rasgo atractivo. Después de todo, nos jactamos de la caza de gangas. Nos emocionamos en una venta o con el valor que ganamos con cada producto comprado. El consumismo es, en este punto, una habilidad que vale la pena, para demostrar al mundo como diciendo: “¡Mira lo que he comprado! ¡Mira lo bueno que es! ¡Mira lo bueno que soy!” Se puede creer como que se está dando un servicio por mostrar un smartphone específico o nuevo juego de mesa para aquellos que están tratando de tomar una decisión para adquirirlo … pero pregúntese: “¿Un vídeo “abriendo la caja” proporciona la profundidad de información necesaria para una decisión de compra a alguien que está verdaderamente en duda  viendo este tipo de vídeos? ”
La respuesta es, simplemente, “no”.

La otra cuestión preocupante con los videos unboxing y la cultura de consumo es la casi deificación del producto. Mire diez vídeos unboxing de cualquier producto. ¿Cuántas personas abrirán la caja y proclamaran su disgusto por el compra o sus expectativas incumplidas?. Mire esos diez vídeos abriendo la caja de nuevo y busque el patrón en la introducción del vídeo, el unboxing, y la conclusión. Son inquietantemente similares independientemente del producto. Puede ser que sea un teléfono, una tarjeta de vídeo, un par de auriculares, o un juego de mesa, pero la única cosa en común es lo que sólo puede ser descrito como el ritual. Una vez que entras en la nomenclatura ritual de estos vídeos les estás atribuyendo un significado religioso. Esto hace del producto en sí la deidad que tiene sentido al ver el vídeo a través de la lente de la cultura de consumo.

Los consumidores son recompensados por una variedad de aspectos como la lealtad a la marca, la conciencia del diseñador, la sensibilidad al precio de mercado y las fechas de lanzamiento de productos entre otros detalles de los productos de consumo. Cada uno de ellos aumenta el valor del producto para el consumidor y cada detalle se convierte en un componente importante del vídeo unboxing. El guión, inconscientemente o no, está inscrito en el cerebro del consumidor. La línea de apertura de “Hoy voy a mostrarles el producto X de la empresa Y, que se acaba de publicar hace Z días”es tan común que es probable que ya estabas pensando en esta frase al leer la introducción al presente apartado.
Esos detalles aparentemente mundanos son marketing y es tan eficaz que cuando vemos vídeos “Abriendo la caja” es probable que ya conozcamos los detalles que la persona va a revelar. Después de todo, los espectadores de vídeo unboxing están claramente interesados en ver descrito un producto de consumo por otro consumidor. Es probable que no conozcas a, ni tengas referencia de, SamWize2001 en YouTube, pero de repente porque él está abriendo un juego de tablero te has figurado de repente que es el Roger Ebert* de ¡los juegos de mesa! Entrás en catarsis porque
los consumidores buscamos la validación de que la compra fue “buena”. Al ver a alguien más que os diga acerca del producto que habéis comprado o que compraréis estáis en realidad justificando vuestras propias habilidades como consumidor a través de la asociación con alguien que también comparte vuestros puntos de vista sobre ese producto.
No voy a ir tan lejos como para decir que los vídeos “abriendo la caja” son malos o buenos. En su lugar, te dejo discutirlo y decidirlo por ti mismo. Después de todo, mi sospecha mientras escribo este artículo es que los creadores de vídeo unboxing tienen una visión abrumadoramente positiva sobre sus creaciones y proclaman motivaciones altruistas mientras los espectadores podrán sugerir que los vídeos unboxing juegan un papel crucial en el proceso de evaluación del producto. Es la naturaleza humana – ¡no nos gustan las duras verdades! Así que la próxima vez que estés viendo un vídeo unboxing te desafío a considerar al menos lo que he escrito y darle una honesta oportunidad antes de justificar tanto tu preexistente punto de vista como tu compra.

* Roger Ebert, prestigioso critico cinematográfico estadounidense.

10 thoughts on “Abriendo la caja de Pandora. Un artículo sobre unboxings”

      1. En realidad quien hace el unboxing no es el autor del artículo traducido.

        Lo que pasa es que Keith Medlin (el autor del artículo original) decidió hace un par de años convertir su dominio http://www.gamesontables.com en una web colaborativa en la que diferentes colaboradores van colgando contenidos.

        Vamos, que en el caso del unboxing del TUSCW se trata una aportación de otra persona, no de Keith.

  1. Por cierto, por añadir una pequeña nota de humor ahí va el link a una videoparodia de los unboxing que me enviaron estas Navidades. El final es un poco blandiblub, pero la primera parte tiene su gracia.

  2. Pues en mi opinión lo que dice carece de sentido. Es una interpretación muy sesgada. Además no me gusta la actitud de poner a parir algo y luego soltar o de que no dirá si es bueno o malo.

      1. Buen, a mi los unboxing me parecen aconsejables para muchos juegos. El aportar una visión de los componentes más allá de las fotos oficiales creo que aporta valor y no lo resta.

  3. Estupenda entrada.
    En este mundo que para “ser” hay que consumir, y si es de forma fetichista pues mejor, un acierto de entrada en suma.
    En fin, la verdad es amarga y hay que tener estómago para digerirla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s