De la Agudeza Visual

IMG_0824[1]

Hay una serie de juegos que gozan del beneplácito general, son esos juegos pequeños, que se explican en un par de minutos y se tarda diez en jugarlos. Son los que se suele recomendar para jugar con aquellos que tienen alergias o prejuicios o desconocimiento del mundo de los juegos de mesa. Habituales protagonistas de ferias, sirven para deslumbrar a los desprevenidos sin más artificio que dedicar unos momentos al juego. No están mal pero no son pequeños grandes juegos.

Son los juegos de agudeza visual, hay un gran número de ellos, del Dobble al Fantasma Blitz, pasando por el Pick a Perro o el Jungle Speed. Con ligeras variantes pero todos coinciden en que los reflejos visuales y la competitividad son clave del éxito.

Foto Mikko Saari (BGG)

Efectivamente, son juegos donde todo el mundo puede competir con cualquiera con opciones de victoria.  El error y el acierto no dependen de la edad de la profundidad de análisis sino de algo tan común en los humanos como la agudeza visual y la rapidez de reflejos. Agarrar el totem, coger el objeto  o la carta del centro de la mesa es una actividad placentera. Y equivocarse puede provocar la sonrisa.

De en toda esa pléyade de pequeños y vistosos juegos yo con los que más disfruto son el Fantasma Blitz y el Pick a Perro (o cerdo). Me gusta del fantasma ese componente de discriminar que se añade a nuestro pensamiento visual y del coger perros (o cerdos) la simultaneidad entre los jugadores a la hora de coger cartas que va más allá de ser el más rápido en coger una sola carta.

Son juegos con los que disfruto una par de partidas, y ya está. En todos estos juegos les acaba pasando factura lo prodigioso que es nuestro cerebro humano. Tres, cuatro, cinco  partidas, dependerá de cada uno, pero acabaremos jugando en modo automático, y cuando ocurra eso la diversión, y con ella eljuego, estará agotada. Nuestro cerebro aprenderá a ver sin necesidad de que hagamos esfuerzo alguno en discriminar, o en interpretar lo que tenemos delante. Puede decir que la actividad es placentera si lo que buscamos es el mínimo esfuerzo, pero frustrante si lo que buscamos es una mínima decisión, por supuesto de la narrativa en estos juegos ni hablamos.

No voy a discutir que estos juegos son un excelente regalo, yo he surtido a unos cuantos conocidos con estos juegos, conocidos que no tenían ningún interés en profundizar en los juegos de mesa. Y como regalo para sorprender funcionan. También yo los he usado como reclamo para atraer público a unas mesas que de otra manera habrían sido rechazadas.

Foto Jon Bell (BGG)

Lo que me fastidia, es encontrar comentarios de que estos juegos hacen más inteligentes, que hacen funcionar las neuronas; “que listo” “hay que ver que cabeza tiene” son comentarios que suele escuchar de satisfechos padres cuando su hijo gana. No, su hijo gana porque tiene la cabeza más fresca que nosotros, y no serán esos juegos los que le ayuden a mantenerla fresca. Insisto que es muy fácil llegar al piloto automático, no hay ningún reto intelectual, ningún acto de creación mental. Casi me parecen un arco reflejo.  Ok no me parece mal tener a punto los reflejos, pero no me parece que case con lo que se pretende vender con los juegos, aquellos de la toma de decisiones, la creatividad, el calculo, y todas esas cosas que nuestra cabeza puede llegar a hacer.

Foto Miguel (BGG)

Y por supuesto, y en ningún caso, creo que estos juegos sean la pretendida llave para acercarse al mundo de los juegos de mesa. Ninguno de estos juegos se distingue por la pausa, más bien entroncan con la inmediatez. Tiempos cortos y simultaneidad e acciones caracterizan a estos juegos, que no se diga que se desperdicia ni un solo segundo. Pero, y a pesar de que cada vez este más desprestigiada en el propio mundo de los juegos de mesa, la pausa es necesaria. La pausa para que cada jugador se tome su tiempo en realizar su jugada. Y la cortesía en esperar a que el rival lo haga. Pero esperar ya no se lleva. Y estos juegos, los de agudeza visual, no la trabajan. Así que no me extrañaría que quien abuse de estos juegos acabe pensando que jugar es un coñazo si supone pensar y esperar a que piense el otro.

En definitiva, juegos para disfrutar lo poco que tarde nuestra cabeza en alcanzar la maestría. Luego llegara otro que nos rompa los esquemas, tampoco son tan caros. Y es divertido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s