Babbit, el youtuber y los juegos de mesa

No hacia nada de particular, ni mantequilla ni zapatos ni versos, pero era hábil para vender casas en más de lo que la gente podía pagar. Babbitt de Sinclair Lewis

youtube-blocked

Te gustan los juegos, te gusta hablar de juegos, lees blogs, escuchas podcasts y ves vídeos sobre juegos. Y un buen día, sin haberlo pensado muy bien decides hacerlo tú también.

Así a priori el vídeo parece el más difícil; hace falta equipo, y tú cara se ve, y tu voz se escucha. ¿en qué demonios estabas pensando? Pero salvados mal que bien esos escollos iniciales, decides seguir adelante.

Y te fijas en lo que hacen los demás, en como lo hacen, en su ritmo de publicación, y, lastima, en el numero de seguidores, en los me gusta y en el volumen de reproducciones. Todo el mundo se fija, todo el mundo habla de ello.

Y aprendes a saludar a la audiencia de manera entusiasta y original, esa será la marca de la casa. Y no tardaras en acabar los vídeos con “No olvidéis dar al me gusta y suscribiros al canal”. No sabes muy bien porque lo haces, pero todo el mundo lo hace. Hay gente que vive de ello, no es tu caso, pero el mantra de youtube es tu mantra.

Y descubres que tus cuatro juegos están pasados de moda, que lo que hace falta es tener un ritmo trepidante de publicación y de jugosas novedades. Otra vez es youtube y su política que beneficia a los elegidos, pero tú ni te lo planteas. Todos te recomiendan eso. Y te dejas el dinero que no tienes en novedades que alimenten al canal con la esperanza de cada vez llegar a más.

Tarde, demasiado tarde, te das cuenta que una cosa es hablar de juegos con tus amigos o en twitter. Y te vuelves a fijar en los demás. Y no caes en la cuenta que ellos tampoco parecen tener muy claro como se habla de juegos. Y vas a lo fácil, tu también sabes desprecintar un juego con música de fondo. Y compruebas con satisfacción que hay a quien le gusta.

Y tu, tampoco esta vez sabes el motivo, empiezas a llamar reseña a una explicación de reglas. El relativismo de la red te protege y tanta gente no puede estar equivocada.

Y comienzas a llevarte bien con los otros youtubers, compartís enlaces y espacios. Y como antes en los colegios, y después en los blogs y ahora en los canales de youtube os montáis vuestras lindas cadenas donde todo es rosa.

Y, por supuesto, todos te recomendaran que seas tu mismo, aunque la inspiración y la forma de hacer las cosas sea la misma para todos. Aunque un canal se parezca como una gota de agua a otro canal.

Hasta que llega un día un hater, uno de esos seres que solo sueltan veneno y te acusa de promoción o de publicidad o que se yo que otro disparate. Nunca te paraste a pensarlo, y así, a bote pronto, te parece un disparate. pero hay una vocecita en tu interior que, desesperada, te dice que igual la crítica tiene un fondo de razón.

Ay, en youtube, todo parece promoción, sobre todo y en primer lugar del propio canal, y después de los productos que se hablan. Ya está lejos el entusiasmo de los propios vídeos. No es de extrañar el ritmo de publicación de los juegos y las exigencias de alimentar al canal han terminado por hacerte buscar soluciones rápidas. Y no hay nada mejor que adorar al dios de la novedad. El publico reacciona bien y es muy fácil presentarlas. Y todos contentos.

El problema viene si en algún momento has pensado que no la hacías o que no querías hacerla. Despierta del sueño, tampoco es tan malo, y desde luego no somos puros. Desde siempre se ha recomendado libros, películas, series de tv y juegos. Creo que todos hemos regalado, prestado o hablado bien y mal de ellos a nuestros amigos y conocidos. Es normal que se haga en la red. El problema es cuando nos convertimos en voceras y noticieros rutinarios sin ser nosotros ni arte ni parte. Cuando regalamos sonoros epítetos a algo que no tenemos ni pajolera idea.

Pero eso es youtube eso es ser youtuber. Youtube, el fenómeno youtuber para ser exactos, no es más que la degeneración de la televisión más comercial. Sí, de acuerdo en los blogs sucede algo parecido. Pero el formato youtube es cada vez más acusado en los vídeos. Y a mi no me gusta, dejame decirtelo, no todo en esta vida van a ser pulgares para arriba. La esperanza, la mía al menos está, en que es más cuestión de las formas que se imponen en youtube que en los propios responsables de los canales. En sus manos está librarse de los corsés.

P.S evidentemente esta entrada esta inspirada en un par de tweets de @MrPlayforlive un tipo muy simpático, me niego a llamarle youtuber, que trata de hacer bien las cosas y ser honesto consigo mismo y con los demás. Cosa que admiro. Pero una cosa es como empiezo pensando en una entrada y como se me va la pelota cuando la escribo. Así que los aludidos espero que me perdonen.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s