Stone Age. El paseo de un niño por el Neolítico.

stone-age-producto

A veces me dejo llevar por mi tendenciosa imaginación, y se me ocurre que si preguntara a los niños con los que tengo contacto, que no son pocos,  por el pasado muy, muy lejano me responderían que en una galaxia muy, muy lejana cruceros imperiales perseguían transportes rebeldes.

Tengo una hija de ocho años, y también intento enseñar a un par de grupos de chavales de colegios, la técnica del ajedrez y las bondades de los llamados juegos modernos. Con esas circunstancias me hago una cierta idea de la relación que con el pasado tienen los rapaces. Me gustaría escuchar algo parecido al relato mítico de star wars; un pasado monolitico, fántastico y coherente, ilustrado por imágenes de películas y series de dibujos animados, una pasado lleno de romanos, vaqueros, indios y piratas. Pero no es así, salvo alguna referencia T-Rex el pasado es un lugar ignorado por los niños.

devir-stone-age-p-PDEV9788496934641.2
El pasado puede ser un lugar tranquilo

En mis tiempos había series como Erase una vez el hombre pero hoy en día creo que no hay nada parecido, se me antoja que en cierto modo los niños están huérfanos de historia. Que la terminaran conociendo en el colegio en forma de libro de texto y exámenes. Y sin embargo, que divertida es la historia, inspira libros, películas y juegos. Pero ellos no lo saben.

Así que convierto a los juegos en herramienta. Me sirven para contar a mi hija algo de lo que sé del pasado, de como pensarlo o sentirlo. No todos me sirven igual a mi propósito, hay muchos con un tema y acciones demasiado laterales, de los que cuesta mucho ofrecer una visión general, un vistazo rápido al momento que intento revelar.

Uno de mis juegos preferidos es Stone Age, un juego de colocación de trabajadores, un eurogame ambientado en la llamada Edad de Piedra, aunque en realidad las ilustraciones y acciones remitan a solo una parte de la misma, el Neólitico.

13921083_10207112998719180_4413889957110831633_n
la cara tras la lección de historia

En Stone Age los jugadores intentan hacer progresar su tribu, mejorar su aldea, alimentarla y obtener recursos mediante sencillas operaciones matemáticas, básicamente la división del valor obtenido por los dados por el coste del recurso.

Cuando se juega con niños de ocho o nueve años el primer valor que se descubre en Stone Age que les obliga a tener cierta fluidez con la recién adquirida habilidad matemática, la división. Todavía les falta la visión de conjunto de calculo de probabilidades aplicada a un objetivo final y básicamente se dedican a obtener recursos que en un turno posterior, a veces muy posterior, cambiaran por alguna mejora del pueblo de la tribu.

Sin embargo no es el uso de pequeñas operaciones matemáticas lo que más destacó del Stone Age con niños. El juego es un enorme catalizador para una gran lección de Historia, el Neolítico. El juego dispone todo para que se capte de manera sencilla la historia y lo que es mejor, de una manera material, ajena a grandes gestas y héroes.

En primer lugar tenemos los materiales, los habitantes de la aldea se pasan la vida, el juego, trabajando, no hay lugar al ocio, ni a la escuela. Cosa que me sirve para lanzarla discursos moralizantes sobre la infancia. Mi hija goza de su infancia, pero le explico que eso no ha sido así siempre, que los hombres, y por su puesto, sus criaturas han sido fuerza de trabajo, hasta hace bien poco.

Relacionado con ello están las acciones de aumentar la tribu y cosechar el campo. El juego tiene un limite de 10 para ambos. Tú tribu no excederá los diez integrantes y la tasa de recolección de diez. Yo lo uso para explicarle los limites del crecimiento, que no todas las tierras son igual de productivas, que hay campos buenos y campos malos. Que solo mucho después, la ciencia del ser humano permitiría aumentar las cosechas y el crecimiento de la población. Más allá de lo que asimile, el juego sí ofrece limites que los niños entienden y deja muy claro que el hambre es un lastre para el progreso, que alimentar a la tribu es fundamental. Es un buen momento para hablar de una revolución fundamental La Agricultura, de como el hombre dejo de asaltar los arbustos, para domesticar a la naturaleza (y viceversa)

SILEX N 4
Preciso cuchillo de silex y hueso

Luego tenemos las herramientas, esos prodigios de las lascas que producían la industria lítica del neolítico. En el juego el dibujo no les hace la justicia que se merecen.

resized_image2_37055e1e88430037a446fb698ae39574
el clásico hacha de guerra

Yo intentó explicar a donde habían llegado los habitantes del neólitico tras dominar la piedra, tras aprender que más efectivo que tallar la piedra original era hacerlo con la lasca que se desprendía. Y que no solo se usaba piedra, aunque la Edad de Piedra parece que nos diga eso. Nuestros antepasados eran listos, y hábiles. Con lo que tenían hacían cosas que nosotros no seríamos capaces.

Con Stone Age recorro con mi hija el Neolítico de manera tranquila, sin grandes hazañas, damos la pasos que luego llamamos civilizados, descubrimos la cerámica, el arte, damos sentido al tiempo, apreciamos la música, y tejemos nuestros primeros vestidos.

Me gusta pensar, aunque quizá me equivoque que juntos hacemos lo que parecía hacer el ser humano en aquellos tiempos, descubrirse a si mismo. Nos acercamos al origen del ser moderno, una historia apasionante, y en un juego.

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

2 comentarios en “Stone Age. El paseo de un niño por el Neolítico.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s