Nations, variaciones del civilizations.

pic1591406_lg
¿y si todo hubiera sido diferente?

Año 2050, desde la estación de lanzamientos de Tlexcala una inmensa nave espacial parte para no volver. Tras siglos de progreso, guerras y calamidades, y con una tierra esquilmada de sus recursos y azotada por la contaminación, la guerra y la superpoblación los aztecas han seleccionado a las mejores de sus gentes para colonizar Alpha Centaury. Que Quetzalcóatl y Mixcóatl  les sean propicios.

Ese podría ser uno de los finales del juego de Sid Meyer Civilization. Uno de los juegos de ordenador más jugados y más influyente.

Pero la historia del Civilization,está en un juego de mesa.  En 1980 apareció el Civilization de Francis Tresham. Un juego que pretendía contar el desarrollo de las civilizaciones desde el final del Neólitico hasta la aparición de Roma.

No lo descubrí hasta finales de los 80, pero fue, como sucede de tanto en tanto en esto de los juegos de mesa una revelación. Un juego con progreso, con expansión, diplomacia, comercio y confrontación. Cada jugador debía gobernar una de las civilizaciones frente a los avatares y a los demás jugadores. Una carrera por el progreso y la hegemonía que conllevaba entre egipcios, asirios, babilonios, tracios… Un juego que sabía a historia de una manera que no había probado antés. Los wargames daban un sabor intenso pero episódico, casi marginal, en cambio civilization sabía a historia total.

Sin embargo Civilization tenía algun que otro handicap, desarrollo quizá demasiado lineal, concepción probablemente malthusiana (pero terriblemente lúdica), y sobre todo, partidas muy largas que hacían cada vez más dificil jugarlo, al resultar complicadisimo cuadrar agendas (ay la aparición de las novias) entre los cuatro gatos dispuestos a jugarlo.

Pero llego 1991, poco antes de que Fukuyama proclame el dudoso Fin de la Historia, MicroProse lanzaba Civilization, la marca ya era suya y ya no habría más.

La serie desde el principió marcó el canon de lo que tiene que ser un juego de civilizaciones. Los títulos de la serie pulían y ampliaban detalles. Los demás erán, y son, sucedáneos o replicas.

Con el Civilization de Sid Meyer ahora sí tenía sentido hablar de un juego que lo cubría  TODO. Todo el desarrollo material, demográfico, militar, cultural y cientifico de la humanidad condensado en un juego. Explorar, expandirse, investigar, defenderse, conquistar. Todo eso pasaba en un juego de civilization. Podías sentir la superioridad que te daban tus progresos, o sufrir con los retrasos. Echabas de menos tus redes comerciales y el acceso a los recursos. Bendecías a tus legiones victoriosas. Incluso sentías como el desarrollo histórico tecnológico convertía en obsoleto lo que antes era un prodigio. Las maravillas se convertían en piezas de museo y objeto de peregrinación turística. Y buscabas la forma de gobierno más adecuada a las necesidades de la civilización, quizá imperio, quizá nación comercial, quizá feudo. ¿democracia, comunismo, fascismo?

Esas son las sensaciones que aún hoy me llevan a encender y cargar de vez en cuando el civilization III, con mapa más que enorme, con un puñado de civilizaciones las suficientes para la competición y que lo militar no arruine la partida y pasar mis buenas horas delante del monitor con el civ, el juego definitivo de civilizaciones.

El civ casi inauguró un genero que los juegos de mesa no podían dejar de volver a mirar, Sid Meyer afirma no haber jugado antes de su obra al juego de Tresham, pero polemicas aparte fue el juego de ordenador el que hizo mundialmente demandado a los juegos de civilizaciones.

Civilization1
Una joya en si misma de la civilización

En las estanterías de las tiendas, en la casas de los aficionados en las listas de la bgg hay un buen número de juegos que se clasifican como ” de civilizaciones” el Nations es uno de ellos.

Reconozco que mis expectativas con el nations eran altas, yo esperaba encontrar, aunque fuera una fracción de todo lo que el civ de computador ofrecía. Pero el juego no ofrecía tal cosa. No habían hecho una conversión a juego de mesa.

Nations es un juego de mesa de 1 a 5 jugadores donde cada jugador debe gestionar su imperio. Y gestionar significa eso. No hay desarrollo tecnológico, no hay exploración, no hay conquista y ni mucho menos tortas con los otros imperios. Nations es un juego de colocación de trabajadores y bazar de cartas. Compramos cartas y las activamos con nuestros meeples intentando que generen más recursos, dinero y beneficios que costes.

En cada turno los jugadores intentan optimizar sus recursos, comprar la carta más adecuada a sus intereses y cruzar los dedos. Porque Nations, como Agricola, o quizá aún más, tiene una puntuación opaca. Uno desarrolla como bien puede su civilización, y al final pierde o gana. Más o menos como en el agricola. Allí desarrollabas tu bonita granja medieval y al final venía el mazo de la puntuación final. En Nations me parece aún más dificil entrever donde está donde lo determinante, si es que lo hay.

 

Pero es que Nations aún con eso es un buen juego, un buen euro. Reúne las características más aclamadas; ausencia de azar, ningún jugador queda descolgado (yo soy de los que pienso que al que juega mal el juego debe penalizarlo) accesible en dificultad y duración de las partidas.

Snap1
La pantalla de microgestión es quizá lo que más aproxime el Natons al Civ

Bien son 3 o 4 horas divertidas.  3 o 4 horas de lo que sería la pantalla de microgestión del civilización. Pero no es  un juego de civilizaciones. Y en ese sentido mis expectativas sí son defraudadas. Pero no dejo de reconocerle a Nations que el listón del juego de computador es ya insalvable para los juegos de mesa. Me parece fantastico que los diseñadores de juegos de mesa le den una vuelta al diseño y sean capaces de hacer algo muy diferente de una base tan normativa. Los juegos de mesa explotan mejor que los juegos de computador la interacción entre los jugadores. Y nations la ofrece. Habrá quien la vea sutil y quien la vea débil. Pero en cualquier caso es una experiencia de juego; de gestión de recursos y mercado de cartas y no de civilizaciones, pero una experiencia de juego al fin y al cabo.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s