Soledad y entreturno en los juegos de sociedad

inmates-playing-chess

Encontrar una definición de juegos de mesa satisfactoria es una tarea condenadamente difícil. Ni siquiera el recurso fácil de utilizar la wikipedia facilita las cosas. No todos exigen un tablero, alguno ni siquiera una mesa, y algunos, ni siquiera compañía. Aunque parezca mentira jugar un solitario de cartas en el césped de la piscina es jugar un boardgame, un jeux de societe o un juego de mesa.

Lo único que parece cierto es el termino “juego” pero ni siquiera. Tengo la certeza que por juego entendemos muchas cosas. Pero, y sobre todo, esperamos sólo algunas de ellas. Unos estarán más predispuestos a la risa, otros a la concentración, habrá quien prefiera la evocación, o la narración y no faltara el que lo que más valore sea el sano pique con sus camaradas de juego.

En el entretenimiento, en algo tan personal como el entretenimiento, cabe casi todo. Y claro el entretenimiento es casi sagrado, es ese momento, generalmente escaso en que podemos dedicar nuestro tiempo a nosotros mismos. ¿Cómo emplearlo? pues de la mejor manera posible, cada cual sabrá la suya; pero unos cuantos se inclinan por los juegos de mesa.

Y así, no podía ser de otro modo, tendremos la más alta expectativas de los juegos de mesa, en ellos encontraremos lo que buscamos, pues no hay nada peor que nuestro tiempo libre desaparezca sin habernos proporcionado nada.

Y yo creo que precisamente por eso se percibe como negativo cuestiones como la soledad y el entreturno. La soledad es vista en nuestra sociedad como algo negativo. Luchamos contra ella, la intentamos evitar, la tememos, ocupamos nuestro tiempo con imágenes y sonidos, a veces hasta con compañía de otras personas. ¿Así como demonios va a aparecer la soledad en un juego de mesa la soledad? ¿quién diseñaría un juego así? ¿quién lo jugaría? Y sin embargo esos juegos existen, se diseñan y se juegan, incluso hay quienes los apreciamos.

Cualquiera que haya jugado al ajedrez, y el ajedrez no es más que un ejemplo, sabe lo solo que esta uno en la partida. Es verdad que la partida de ajedrez es una creación a cuatro manos, pero tus pensamientos, tus jugadas son solo tuyas. Es tal el enfrentamiento entre dos soledades que muchas veces los errores que deciden las partidas terminan por aparecer por puro  cansancio psicológico. Yo soy muy mal jugador de ajedrez, cada vez que juego me enfrento a mi rival y a mi. Si alcanzo una mínima ventaja sufro por consolidarla, si estoy en posición desfavorable agonizo buscando la manera de igualar. Juego de información perfecta lo consideran, ja, me río yo de eso. Me paso más tiempo intentando descifrar la posición intentado templar los nervios y conociéndome a mi mismo que jugando.

Esta bien reconozco que el ejemplo del ajedrez es quizá un ejemplo un tanto extremo. Pero hay muchos juegos donde el corazón y la esencia del juego está en el análisis de la posición, en el buscar la jugada optima que te permita rematar la partida o enjugar la diferencia. Pienso en el Alta Tensión, o en el Agricola o incluso el Nations, en todos ellos estás más atento a buscar tu mejor jugada.

Soledad y con ella la Introspección, un momento que suele venir en el aburrimiento y con algunos juegos, que cosa más curiosa. No me disgusta que tal cosa ocurra con los juegos, es más agradezco que acontezca.

Supongo que si la soledad no tuviera tan mala prensa se valoraría de otro modo que aparezca en los juegos. Y bueno al fin y al cabo solo asoma la puntita y de buenas maneras; la otra soledad, la cruel, la omnipotente la de nuestros hogares, la de nuestros puestos de trabajo o lugares de estudios, la de las carreteras y aceras, la de nuestras enajenadas vidas, esa nos da con el mazo casi a cada rato.

Quizá por eso, por rechazar nuestra soledad o por no querer reconocerla detestemos tanto el entreturno. Que curioso me resulta. Juegos de sociedad donde demandamos estar permanentemente ocupados, juegos de sociedad donde tres personas no son capaces de estar ni siquiera entre ellas mientras la cuarta resuelve el turno. Juegos donde no estar permanentemente ocupados son condenados. No vaya a ser que nos conozcamos, a nosotros mismos y a quienes nos rodean.

No me extraña que en la definición de jeux de societé de la wiki francesa apostillen “Se observa, sin embargo una tendencia reciente, desde la década de los 90, en los juegos de mesa que el objetivo principal es pasar un buen rato en lugar de ejercer las capacidades de reflexión”. Como si fuera antagónico la reflexión y el disfrute.

En cualquier caso lo que tengo claro, es que en los juegos de mesa no busco un mero pasatiempo. Me gusta que dilaten el tiempo, que me cambien el “pasar el rato” por “quedarme con el rato”.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s