Red Flag Over Paris. Los jirones de la historia.

Justo cuando ha terminado el 150 aniversario de la Comuna de Paris se publica Red Flag Over Paris [La Bandera roja (ondea) sobre París]. Y si por algo me he hecho con este juego es por el tema que pretende representar. En cuanto vi que se podía encargar mediante el sistema llamado p500 ni lo dude. Y la verdad es que no ha tardado mucho, para lo que es normal en esa compañía, entre el anuncio y su publicación definitiva.
¿Y qué es lo que Cuenta Red Flag of Paris? ¿Qué tema es ese lo que me atrajo de manera tan irresistible? La Comuna de Paris es hoy en día ya un más que un mito, es un hito en los movimientos sociales, un emblema de socialistas, comunistas, anarquistas y feministas. Nacida en un momento de vació de poder en Francia, con el Segundo Imperio caído como un castillo de naipes y la Tercera República aun tan desvalida como recién nacido, con los estertores de la guerra franco prusiana. Nacida con Paris asediada por las tropas de Bismark primero y después por las de Versalles, las gentes de Paris, aunque no lo sabían entonces, terminaron por cerrar en 1871 el ciclo revolucionario que había comenzado casi un siglo antes
En apenas 10 semanas, obreros, artesanos, periodistas, abogados, y algún artista que otro hicieron bullir las calles de la capital francesa. También las mujeres, también ellas participaron de la efervescencia de la proclamación de la Comuna. Todos intentaron que fue el mundo fuera un lugar mejor.
Sofocada a fuego y sangre en la llamada “semana sangrienta”, apenas si tuvieron tiempo de demostrar que eran capaces de llevar a cabo la tiránica tarea pero se quedaron incrustados en la historia de la humanidad. A pesar de lo manipulable y frágil que es nuestra memoria colectiva.

Y eso es Red Flag Over Paris un juego que cuenta la historia de ¿una crisis? ¿una insurrección? ¿una guerra civiil? ¿una revolución? Y para ello lo hace a partir del sistema que destilo Mark Herman con Fort Sumter, heredero directo a su vez de 13 días.

Volvemos a encontrarnos con un juego realmente corto, 3 rondas de acción y una de crisis final. En toda la partida jugaremos 12 cartas por hacernos con el control de 12 espacios através de cubos que representan la influencia de nuestra facción. Eso es muy poco. Pero lo es que pretende el juego. Que sea rápido e intenso.

Pero la gran diferencia con Fort Sumter es que aquí sí importa bastante más lo que cuenta. Si la obsesión de Mark Hermann por el equilibrio le llevo a crear un juego donde ni siquiera se define lo que supone ganar la partida, donde da igual jugar un bando que otro. Por más que he intentado buscarle un sentido aun no entiendo que supone ganar con un bando u otro Fort Sumter un juego que se revela enseguida como una sucesión anodina de poner y quitar cubitos. Equilibrado sí, pero toda la emoción de una puntuación final ajustada se desvanece por la experiencia de un partida sin ningun tipo de gracia.

Para empezar en Red Flag Over Paris sí tenemos más claro lo que supone ganar (o perder); el resultado histórico ,la victoria del jugador de Versalles, supone aplastar la Comuna, dejar claro quien manda ahora en Francia, cual es la fuerza del nuevo republicanismo. Como jugador comunero es más etéreo. Es más dificil suponer que supondría su victoria; sobrevivir sí ¿pero cuanto tiempo? ¿en que forma?

Y no es que solo encontremos algo por lo que luchar, en dar un último sentido a lo que hagamos en el tablero. Fred Servall, el diseñador del juego, ha tenido la idea, o lo necesidad de introducir cierta asimetria en los bandos. Ahora el mapa de juego está divido en dos zonas, un el terreno de la confrontación física, que otorga puntos de victoria militares y otra de la confrontación de las ideas, la esfera política. Y muy relacionado con ello un sistema de puntuación que da la victoria al jugador de Versalles si tiene más puntos militares que políticos el jugador de la Comuna, y viceversa. Realmente es un acierto, la confrontación militar no daba, como sucedió, ni una oportunidad a la Comuna. Su única esperanza estaba en llegar de alguna manera a una solución de compromiso con los más moderados de Versalles.
Por otro lado encontramos algo que se perdió ya en 13 días, los espacios reflejan adyacencia y no siempre reciproca. Ahora no es tan fácil colocar o quitar influencia. Lo que se consigue es que lo espacios ganen en personalidad, que realmente se luche por ellos. En Red Flag Over Paris me cuesta más ver la maleta con sellos que veía en Fort Sumter.

Así es como veo Fort Sumter

Y luego está la gestión de los cubos, sobre todo para el jugador comunero. Mientras Versalles tiene una reserva convencional todos los cubos que va ganando se van acumulando, el jugador de la Comuna tiene que andar con más tiento, su reserva está muy limitada y condicionada desde el principio por el momentum, lo que le obliga a hacer todo lo contrario del adagio revolucionario aquello de “ni un paso atrás para coger impulso”. Y es que comienza la partida sin ningún espacio para colocar los cubos de influencia, el preciado material con el que se ganan las partidas. Sólo puede generar ese espacio subiendo el momentum.

Y por último las fortificaciones y barricadas, fichas especiales, las primeras de Versalles, las segundas de la Comuna, que dificultan la acción al enemigo de colocar influencia. Ambos jugadores tienen dos, y no pueden aparecer en juego más que por carta (salvo una de la comuna que aparece en el despliegue inicial) pero tan solo 2 de las 39 permiten el despliegue de las fortificaciones de Versalles y 4 de las 39 permiten la colocación de la barricada comunera restante (y con ello su posterior reubicación, el jugador de Versalles solo puede colocarlas).

En definitiva Red Flag Over Paris dispone un inicio de partida levemente favorable al jugador Comunero que se ve muy condicionado por sus reservas, lo que hace relativamente fácil al jugador de Versalles tener la iniciativa del juego, la real, la que marca donde se lanzan los golpes y donde se responden. Existe otro iniciativa, la de las reglas de juego, que se decide cada turno. Ostentarla supone jugar primero pero puntuar y aplicar los bonus de puntuación en el orden que se prefiera, una muy difícil elección.

Resumiendo y desde un punto de vista temático Red Flag Over Paris lo es bastante más que Fort Sumter. El andamiaje del juego es el que es y tampoco es tan radicalmente diferente. Pero sí de manera conveniente para lo que Fred Serval llame “Un modelo histórico debil” suceda. Al aliciente de las barajas con personajes y sucesos que nos acercan a el drama hay una mecanica mejorada respecto a Fort Sumter, aunque no sé si lo suficiente para los mayores detractores del juego.

En cualquier caso, un juego que sirve como excelente introducción al drama de la Comuna de Paris, con un PlayBook que sólo por él justifica la compra ¿Dónde encontrar si no en el un autentico dramatis personae, un quien es quien de la Comuna. La mayoría para mi desconocidos.

No puedo pensar si no Jaroslaw Dombrwoski, el oficial polaco exiliado en Paris, el nuevo ciudadano que puso lo mejor que tenía, que seguro que era consciente de lo que tenían y a lo que se enfrentaban, y que no vacilo. Como no puedo dejar de pensar en el espacio inicial de la Comuna en el juego, Pere Lachaise, también sería el escenario de su final. Sí, el bando comunero es mucho más simpático que el de Versalles ¿Cómo no iba a serlo?

Y por último Red Flag Over Paris es un juego, pero no sólo contribuye a que la memoria de la Comuna se perpetúe. También le da algo que esta no tuvo; una oportunidad.

Mur des Fédérés en 1900. Aquí acabo la Comuna y la vida de muchos comuneros
SPACE-BIFF!

Fiercely Independent. Independant? Crap.

mimesis.cat

filosofia, cultura y entretenimiento

The Players' Aid

Board Game Reviews, Reports, and Reflections.

Cesta de patos

Un poco de todo, mezclado: la vida, que dicen...

Hexagon Chronicles

Jugando a Wargames, entre otras cosas

Muchachita Lúdica

Reseñas de juegos de mesa

La Gaceta de los Tableros

Blog con reseñas y noticias sobre juegos de mesa

SLAVYANGRAD.org

No Limit to Our Anger (c) V. M. Molotov

La Orquesta Roja

Palabra clave: Wargame

1DD4

Cuatro jugadores, cuatro caras, cuatro puntos de vista.

EbaN de Pedralbes

Blog personal para mis frikadas

BUHOJUEGOS

Blog de Videojuegos

El jugad0r

"Por fin he regresado al cabo de mucho tiempo de ausencia. Años hace ya que nuestra gente está en Roulettenburg. Yo pensaba que me estarían aguardando con impaciencia, pero me equivoqué".

Por qué pierdo

Diario de una loser

el blog friki de Darth Txelos

las andanzas esporádicas de un friki sin tiempo para serlo

La Última Rápida

Juegos de mesa

Revista TOKEN

Visita nuestra nueva web: revistatoken.com

Punto de Victoria

Blog sobre Juegos de Mesa