Juegos de mesa. Un producto cultural (3ª Parte)

Los artefactos culturales tienen un valor simbólico, definen identidades, proporcionan prestigio y fama, dan empleo, informan y entretienen. Y, sobre todo, nos ayudan a pasar el tiempo. El hecho de que deba emplearse tanto esfuerzo en la procura de algo aparentemente tan trivial -trivial al menos si lo comparamos con asuntos de peso, como la guerra y la paz, la lucha contra las enfermedades y la obtención de alimento y cobijo- es el sello de la civilización.

Donald Sasoon

Volvemos a la carga con el tema estrella de la última semana, los juegos de mesa como producto cultural. En principio lo que más preocupaba eran cuestiones semánticas, incluso barajaba la idea -que de momento no descarto definitivamente- de enviar un cuetionario a diferentes blogs propios y ajenos al mundo de los juegos de mesa, tratando de saber  si consideraban como un producto cultural a los mismos.

Por otro lado necesitaba dar mi propia definición de los mismos. Con los juegos de mesa, con su definición, me pasa como con la ciencia ficción, termino amplio, rico pero que como etiqueta queda un poco a gusto del consumidor. Afortunadamente para todos renuncio a darla, por lo menos hasta que no me lea Dialéctica de la ilustración de Thedor Adorno, solo decir que muy a mi pesar debo reconocer la condición posmoderna de todo ese debate sobre lo cultural, como termino, o lo de juego como artefacto o como acción, que conlleva a una confusión entre los que hemos opinado en la bsk en el hilo dedicado a este tema.


Y lo que me ha librado del colapso ha sido la feliz idea de dirigirme al Ministerio de Cultura (así con mayúsculas) para saber si por lo menos allí encontraba una definición satisfactoria de cultura, o de industria cultural, o de producto cultural. No halle nada de eso, pero si un montón de información estimulante, incluida una humorística “encuesta sobre los hábitos y costumbres  culturales” de los españoles. Allí pude comprobar que el Ministerio de Cultura (con mayúsculas) considera como actividad cultural escuchar musica en directo o reproducida mecanicamente, ir a los toros, visitar un yacimiento, pasarse por el museo, leer casi cualquier cosa -no aparecen las facturas-, la televisión, el cine, el teatro etc. Pero no, no aparecían los juegos de mesa como actividad cultural. Lo que me pareció muy mal es esa curiosa distinción que hacían con las revistas, por lo visto las hay culturales y las hay que no lo son. Pero en cualquier caso incluso leyendo una revista no cultural estaremos incurriendo en una actividad cultural. Con lo que deduzco o bien la cultura no la da la el producto en si, o bien estan tan perdidos como yo a la hora de categorizar a un producto como cultural o no.


Visto que las costumbres y actividades no me eran propicias, consulte la base de datos para ver cuales son los productos culturales que se exportan desde nuestro país o a nuestro país. Estos son:

  • Audiovisuales: películas, discos y cintas
  • Libros y prensa: libros, diarios y revistas
  • Artes plasticas: Pintura, grabados, esculturas y antigüedades
  • Música: Musica manuscrita e instrumentos

Lo cierto es que estás estadisticas son del curso 2006/2007 recientemente se han incorporado la industria del video juego, ahora vamos con ello, y parece que va a hacerlo la industria de la moda al selecto club de industrias culturales.

Pero todavía quedaba lo mejor, la sección enlaces de interes del Ministerio de Cultura (así con mayusculas) proporciona 2 links a concepto de industrias culturales.


Mi decepción fue tan grande como mi sonrisa sarcastica cuando comprobe que uno de los enlaces no funcionaba:



y el otro, el otro convirtió mi sonrisa sardónica en puro regocijo, mejor lo veís por vosotros mismos.

Vamos que si me diera por ser de esos de las conspiraciones, pensaría que el ministerio me oculta algo sobre las industrias culturales, aunque más bien piense que son tan chapuceros como Mortadelo y Filemón, los dos grandes agentes de información.

Descartado el Ministerio de Cultura (con mayusculas, observese) como fuente de información, aunque no como fuente de humor, probe con un resultado de mis pesquisas (gracias San Google); tenía noticia ahora,de un extraodinario suceso, el pasado 25 de marzo el congreso de los diputados aprobó la consideración de industria cultural para la industria del video juego.

Lo cierto es que esa noticia que me viene al pelo y  debe ser analizada un poco más permorizadamente. Pero en la proxima entrega de este serial. El humor no debe ser concentrado en una única entrada.

Juegos de mesa. Un producto cultura. Primera parte

Juegos de mesa. Un producto cultural. Segunda Parte




La burocracia y los ineptos del MAP (Ministerio de Administraciones Públicas)

El cabrón del burócrata ha mancillado el aparato soviético. ¡Echadlos sin piedad comandos proletrios!
El cabrón del burócrata ha manchado el aparato soviético. ¡Echadlos sin piedad, comandos proletarios!

Hoy el cartero ha traído malas noticias. Un pequeño sobre lacrado con la resolución contraria al permiso de residencia de mi mujer. Ellá es bielorrusa, y madre de dos preciosos niños. Ni que decir tiene que ha sido una noticia mla, por inesperada y sus consecuencias que no nos atrevemos a calacular.

Después de cinco años casados, tocaba solicitar la residencia permanente, que nosotros imaginabamos como un mero tramite. Pero no la solicitud, ha sido rechazada, mejor dicho ni siquiera ha sido tramitada. En virtud del artículo 8.2 del real Decreto 240/2007 tal solicitud debe hacerse de manera presencial y no por correo cretificado como hicimos nosotros.

Como se ve bastante mal, pinchad en esta foto si quereís leer la resolución completa:

Pero lo más grave es que ese error, que ahora pende sobre nuestras cabezas, ha sido provocado por el propio ministerio. En su página web, para facilitar los tramites, una vez introducidos los datos del solicitante salta automaticámente la siguiente ayuda:

Y todavía hay más. Por supuesto las malas noticias nunca vienen solas. La carta ha llegado hoy 10 de marzo, último día de plazo que tenía mi mujer para entregar la documentación “in person”. Que casualidad, que frialdad matemática. Mañana mi mujer sera una “irregular” o “ilegal” o como se quiera llamarlo. No tenemos especial miedo a que la echen del país, al fin y al cabo tiene descendencia hispana. Pero si tememos por su empleo. De momento va optar por no comunicar nada a sus superiores. Aunque, ¿quién sabe? quizá haya una inspección de trabajo en su empresa esta misma semana, y el desenlace sea rápido. Mejor eso que la angustia que ahora mismo le ocupa sus pensamientos.

Por supuesto mañana me toca una jornada “ministerial”, si no me hacen caso y no tramitan el expediente, juro que me quedare a gusto. Aunque lo que realmente preveo es un día de nervios, desencuentros, rabia, fustración y al final, sólo al final, alivio por que admiten nuestra petición. pero habra que sudarlo. Y eso que mejor no cuento lo que han sido nuestras constantes llamadas de hoy. Nadie ha conseguido decir lo mismo que su compañero, nadie nos hadicho lo que tenemos que llevar. Incluso ha habido quien ha pensado que le estabamos tomando el pelo.

así que perdonadme por esta digresión tan personal, pero tenía que soltarlo, y a ser posible manchando al MAP y su servicio de extranjeria. Y mi pequeño altavoz público es este, así que perdonadme por contaros mi penas. Para que no sea todo negativo deciros que hoy me he acordado de todos esos grandes satiricos de Swift a Quino, de Rabelais a Lem, de Cervantes a los Stugratski. Sobre todo de estos dos hermanos de Leningrado y su “Leyendas de la trika”, donde reflejaba en todo su explendor la burocracia, donde la realidad y las personas eran postergadas por las leyes, los sellos y la estulticia de los burocratas.

Y así que ya veís tras el ERE, el apellido de mi hija (esa es otra historia, la pobre se ve obligada a llevar el apellido de alguién que no es de su sangre) y esto, que ganas tengo de ver a un político para comentarle cuatro cosillas sobre sus herramientas de trabajo.