La rebelión de Tambov. Buntarstvo

I. Vladimirnov "Agitador en la aldea" 1922
Es el deber sagrado de los partisanos
El Barrer de la tierra como a la basura,
A los comunistas, los tiranos en el poder.
En Rusia truena:
A las armas, muchachos
Por la libertad vamos a morir!

(De una canción del ejército partisano del Partido de los Campesinos Trabajadores)

Con la entrada de hoy recuperamos una sección que ha perdido protagonismo en este blog, como era la de explicar la historia que tenían detrás algunas cartas que aparecen en los llamados “Card Driven Game”. No recuerdo bien si fue Roxelana la última protagonista de esta sección; si así fuera vamos a dar un salto de cientos de años y miles de kilometros ya que la carta de esta entrada es Buntarstvo (2) del juego “Triumph of Chaos” (2005, Clash of Arms). Buntarstvo es la palabra rusa para revuelta o rebelión.

Las revueltas contra los bolcheviques fueron bastante habituales, y el jugador blanco tendra en su mazo dos de estas cartas, Buntarstvo 1 que aparece en el mazo de 1919 y Buntasrtvo 2 que aparece con el mazo blanco de 1920. Buntarsto 2 es una carta que tiene mucha historia en sus lineas, dependiendo del azar puede activar bien la rebelión de Kronstadt, bien la Tambov, o con un poco de suerte ambas. Tanto Kornstadt como Tambov se merecen una entrada en este blog, pero al ser menos conocida la rebelión de Tambov voy a comenzar por esta última.

La catedral de Tambov (de wikipedia)

Tambov es un región que se encuentra a unos 500 kilometros al sudeste de Moscú, es un centro administrativo y sobre todo de gran riqueza agrícola. Tambov estuvo controlado por los bolcheviques durante buena parte de la guerra civil rusa, y debía ser una de las regiones que debieran soportar los cargas de alimentar y abastecer a la hambrienta población urbana de la zona “roja” en el contexto del llamado “comunismo de guerra”. En la medida que los campesinos de Tambov veían como cualquier excedente de grano era confiscado por las autoridades bolcheviques redujeron la producción. El aumento de la cuota de requisa y la mala cosecha de 1920 terminó por enfrentar a los campesinos de Tambov con los rojos, cuando en la aldea de Jitrovo se atacó al destacamento bolchevique encargado de recoger el grano.

Ivan Vladimirov "Retirada de grano a los campesinos"

Pero Tambov tiene algunas particularidades que lo distinguen de otros levantamientos campesinos, los llamados ejercitos “verdes” que luchaban contra la rapiña de los soldados blancos y rojos; en esta ocasión el movimiento lo lideró una organización política; la Unión de Campesinos Trabajadores, presidida por Tokmakov que abolió el poder soviético en la región y organizó una asamblea constituyente. También como suele suceder en estos casos, detrás de estos movimientos encontramos un liderazgo personal, similar al anarquista Majnó. A la rebelión de Tambov se la suele llamar al modo ruso Antonovchina recordando a uno de sus principales líderes Alexander Antonov, tal y como a la rebelión de Majnó se la conoce como la Majnochina. Pero en este caso el verdadero jefe político y militar de la rebelión de Tambov fué Piotr Tokmakov, antiguo general del ejercito zarista, y por lo que  parece que no ha sido él, si no Antonov, quién ha pasado a la historia. En el propio juego de Triumph of Chaos los ejércitos que pone en juego la carta de Buntarstvo se denominan “ejércitos de insurrección de Antonov I y II”

Piotr Tokmakov, el líder de la rebelión de Tambov

El programa de la Unión de campesinos trabajadores era un claro desafió a las autoridades bolcheviques y les acercaba mucho a posiciones de los ejércitos blancos. Se deseaba un final de la guerra civil negociado con las potencias extranjeras, una economía de mercado garantizada por estas mismas, etc, etc. (programa de la Unión de Campesinos Trabajadores)

Piotr Tokmakov reclutó unas fuerzas considerables,  a los campesinos se les unieron numerosos desertores del ejercito rojo, las fuentes los calculan en torno a los 50.000-100.000 miembros, organizados en dos ejércitos de infantería (Antonov comandaría el 2º ejercito) y uno de caballería.

Alexander Estepanovich Antonov, destacado miembro de la rebelión

La rebelión continuó, y alcanzó su punto álgido en febrero de 1921, cuando los rebeldes controlan prácticamente toda la región e interrumpen el trafico ferroviario entre Moscú y los Urales.  Pero en la primavera de ese mismo año, tras la derrota del general blanco Wrangel en el sur y el fin de la guerra polaco-bolchevique, Trotski tiene oportunidad de dirigir su atención a la zona rebelde. Y manda a Tujachevski y Antonov Osenko con la Cheka para acabar con la rebelión de Tambov.

Y ni Tujachevski ni Antonov se andarán por las ramas; se utilizaran armas químicas para desalojar a los partisanos de los bosques, se recluirá a los familiares de los rebeldes en campos de concentración, se harán rehenes en las aldeas  y serán amenazados con fusilarlos de inmediato a no ser que se entreguen los partisanos y se devuelvan las armas, etc, etc,

A finales de verano de 1921 los ejercitos de Tambov son derrotados, solo permanecen pequeños grupos de partisanos. Tokmakov ha muerto durante alguno de los combates y es enterrado en secreto. Antonov huye a los bosques y continua su lucha partisana hasta 1922-1924 donde muere en un enfrentamiento con la Cheka. Es enterrado en una fosa común junto a su hermano Dmitry.

La represión en Tambov llevó al internamiento en campos de concentración de 50.000 mujeres, niños y ancianos. Además se calcula que en torno a las 200.000 personas murieron en los dos años que duró la rebelión de Tambov.

Mujeres y niños rusos en 1920 (desconozco si son de Tambov, pero ilustran un artículo decidaco a ellos en "gulag"

La ironía del destino de Tambov es que 1921 fue el año del fin del “comunismo de guerra”, el 10º congreso del partido bolchevique de marzo de 1921 había aprobado la introducción de la NEP (la nueva política económica), que permitía a los campesinos vender sus excedentes. La NEP llegó demasiado tarde a Tambov.

Nestor Majnó. El Robin Hood de Guliai Pole 1ª parte

Nestor Majnó posa para la inmortalidad (fuente wikipedia)

Hace ya más de dos años comence a escribir un artículo sobre Nestor Majnó. Como en tantas otras ocasiones deje la obra a la mitad. En aquel entonces el instituto de Estudios Solarísticos no tenía sitio en la red, pero me parece que este es un buen sitio para volver a colgar ese artículo y obligarme a acabarlo. Será díficil, mis fuentes sean han perdido y volverlas a encontrar en el marasmo que es la red es complicado. Pero estoy en ello.

Pero ¿quién es Nestor Majnó? Supongo que si Hoolywood se hubiera fijado en él podría ser tan famoso como Bonnie y Clyde. Como ellos robaba en momentos de gran penuria. Pero no era la gran depresión, era la guerra civil rusa y a diferencia de la pareja de bandidos su existencia no se acaba en si mismo. Él quiso librar a una región tan atrasada como la Ucrania suroriental de la miseria y explotación secular. Majnó fue un heroe “hecho a si mismo” como les gusta a los americanos. Empezó con una banda de allegados y llegó a liderar un gran ejército de decenas de miles de hombres. Peleo contra todos y finalmente fue derrotado -traicionado- por los bolcheviques. Escapo malherido a Rumania y acabó sus día como un honrado trabajador de la Renault en Francia. Majnó, quizá no sea muy conocido por el gran público. Ídolo de anarquistas y olvidado -por vergüenza- por los comunistas. Un juego de mesa “Triumph of Chaos” me sirve para recuperar su fascinante historia.

La bandera de Nestor Majnó protagoniza la cubierta de "Triumph of Chaos".

Como otros de los protagonistas del drama, su historia es facinante, y reducirla me ha resultado doloroso e imposible. Por lo tanto lo hare en varias entregas. Majnó es uno de esos heroes que aparece de tanto en cuando y siempre en las situaciones de excepción. Es difícil de explicar, si no tenemos en cuenta el contexto de guerra civil, revolución y deasparición del imperio ruso, como un semianalfabeto, atractivo, y muy joven, revolucionario llegó a encabezar un ejército de decenas de miles de hombres, que hizo la vida imposible a bolcheviques, blancos, y nacionalistas ucranianos. Su ideología tenía un fuerte sentido instintivo y ancestral de la comunidad, un anarquismo desesperado. Su disciplina, ríase usted de la del “che” Guevara. Una historia, en algún sentido, análoga la del anarquismo libertario en Aragón durante la Guerra civil española.

En Triumph of Chaos Majnó goza de honores y alcanza el “status” de republica, la región donde la Majnovina triunfó, la parte oriental del sur de ocrania, su aldea natal de Guliai Pole y la ciudad de Yekaterinoslav (actual Dniepropetrovsk).
Sus ejercitos son una espina clavada en los suministros blancos. El rojo aún con riesgos debe hacer lo posible por tener bajo su influencia a su temible fuerza.

El escenario de la majnovina según el mapa del Triumph of Chaos

Y ahora, la historia de Majnó, que espero no se os haga pesada

Majnó y la Majnovina. 1ª parte

Néstor Ivanovich Majnó pensaba que había nacido el 27 de Octubre de 1889 en Guliai Pole. En el registro de nacimientos figura que, el 26 de octubre de 1888, en la familia de Iván Rodionovich Mijnó y su esposa legítima Euvdoquía Matvieievana nació su hijo Néstor.
Al día siguiente fue bautizado. Los padres alteraron el año de nacimiento de su hijo para poder entregar más tarde a Majnó al servicio militar. De todos modos Néstor nunca llegaría a servir en el servicio militar zarista, pero el embuste paterno le salvaría la vida cuando le conmutarían la pena capital por el presidio al considerarle menor de edad.
Al acabar la educación primaria Majnó ingresaría como obrero no especializado en la fábrica de fundición de hierro de Kerner.
La vida de Majnó hasta el año de 1906 recuerda la historia de un zapatero que según sus habilidades podría ser el mejor general del mundo aunque en realidad no ha pegado un sólo tiro. Pero en 1906 se unió al grupo terrorista “Grupo Campesino de Anarquistas-Comunistas”, era un grupo de robin hoods de Guliai Pole,  que atacaban a los terratenientes y policías. Majnó participaba en las escaramuzas y tiroteos, fue arrestado varias veces, pero solo en 1908 lograron encontrar pruebas convincentes contra él.
El 22 de marzo de 1910 Néstor Majnó junto con sus camaradas fue condenado a la horca; por pertenecer “a una banda de bandoleros”, por dos ataques a casas habitadas y otro en grado de tentativa.  Todavía en aquel momento Majnó no había participado en ningún homicidio, y según las leyes de entonces, “en tiempos de paz”, debía ser castigado con el presidio. Pero en el país se instauró el terror de Stoliplin.
Néstor estaba esperando la ejecución de la condena, él no sabía que mientras tanto los órganos burocráticos seguían decidiendo su destino. El papel decisivo lo desempeño la falsificación de su fecha de nacimiento. Majnó todavía era menor edad. Esto permitió al gobierno fijarse en que los delitos de Majnó no estaban manchados con la muerte de nadie. Al final Stoliplin, personalmente, sancionó la permuta de la pena capital por la cadena perpetua.
El 2 de agosto de 1911 Majnó fue enviado a la cárcel central de deportación de Moscú (Butirki) donde “se asentó”. Aquí continúo rebelándose, discutía con la jefatura de la cárcel, con lo que a menudo era enviado a la celda de castigo. Como resultado se contagió de tuberculosis, la enfermedad que en 1934 le provocaría la muerte a Néstor Ivanovich.
Mientras tanto la concepción del mundo, la ideología del joven revolucionario continuaba formándose. Su visión anarquista se volvió a reforzar por el destino que le había enviado como compañero de celda a P. Arshinov. Ex bolchevique y desde 1904 comunista-anarquista seguidor de Kropotkin. Arshinov expuso a Majnó las bases del anarquismo tal y como él lo comprendía.
El desplome del Imperio Ruso en febrero de 1917 llevó a la amnistía política. Majnó volvió a Guliai Pole. Reemprendió sus acciones y se apoyó en el grupo renacido de anarco-comunistas (GAC) que se componía en su mayoría de sus camaradas de antes de la revolución. Hablando delante de su grupo nada más llegar a Guliai Pole, Majnó determinó cuales eran las tareas más importantes “Eliminación de las instituciones gubernamentales y declaración fuera de cualquier derecho de existencia en nuestra región de la propiedad privada de terreno, de fábricas, factorías y otros tipos de empresas públicas”.
Majnó y el GAC rápidamente crearon una red de organizaciones públicas bajo su control: Unión Campesina (más tarde soviet), Uniones profesionales, Comités fabriles, Comités de pobreza, cooperativas… En breve el Soviet campesino se convirtió en el poder único en la región de Yekaterisnolav. El presidente del Soviet campesino era Majnó, a la vez él mismo encabezaba las uniones profesionales.

El 7 de octubre de 1917 se discutía bajo su liderazgo el conflicto en la fábrica de Kerner, “Bugatir” –Bugatir es un titán de las leyendas rusas-. La administración consideraba posible subir sueldos de todas las categorías de los trabajadores en un 50%, pero los propios trabajadores insistían en un enfoque diferenciado, según el cual sueldo se subiría en 35-70% según la categoría para igualar todos los salarios. Después de las negociaciones con los representantes de la Unión Profesional, la dirección de la fábrica aceptó todas sus condiciones. Así la Unión Profesional de Majnó adquirió un gran prestigio y una gran autoridad en la región. En Octubre los trabajadores del molino “Trishenko y cia” que no pertenecían a la Unión Profesional se dirigieron a la organización con la petición de “obligar” a los propietarios del molino a aumentar los sueldos. Por lo visto Majnó, que compaginaba la dirección de la Unión Profesional con el liderazgo de la agrupación política local más grande (y además armada), tenía sus métodos de “persuasión” con los empresarios para que se cumplieran los derechos con los trabajadores en las condiciones reinantes de inflación galopante. Pero Majnó no tenía ninguna intención de usar estos métodos “americanos” a favor de trabajadores que no estaban dentro de la Unión Profesional.
El “boss” se acordaba de los intereses de su organización y hacía demostración de ello declinando la petición de los trabajadores de “Trishenko”al no estar dentro de su organización. De esta manera Majnó estimulaba el aumento de sus filas: Para poder usar “protección” los trabajadores tenían que afiliarse en la organización. El problema de los trabajadores de “Trishenko” empujó a Majnó a convertir en obligatoria la afiliación en la Unión, y a la propia Unión Profesional a convertirla en el órgano que debía dirigirse, incluso coaccionar, a la administración en los asuntos sociales.

Los majnovistas

El 25 de octubre (el día de la revolución bolchevique en Petrogrado) en concordancia con la decisión de la junta de la Unión Profesional del 5 de Octubre, la dirección declaró: “obligar a los propietarios de los molinos mencionados a ejercer los trabajos en tres turnos de 8 horas, admitiendo a través de la Unión Profesional a los trabajadores necesarios para completar los turnos”. A los trabajadores no afiliados a la Unión Profesional no les quedaba más remedio que comprometerse con la organización de Majnó, en caso contrario se arriesgaban a quedarse sin ningún apoyo. La reforma sindical de las jornadas laborales universales de 8 horas casi liquidó el paro en la región de Yekaterinoslav (actual Dnepropetrovsk) y reforzó el apoyo a la organización libertaria de Majnó en Guliai Pole.

En la Guerra Civil Rusa se enfrentaron rojos, blancos, verdes, negros y nacionalistas.

Empezaron a ir A Guliai Pole en busca de consejo y ayuda campesinos de las regiones vecinas. Los campesinos intentaban tomar las tierras de terratenientes y kulaks. Esta era la mayor exigencia de Majnó en los primeros congresos de los soviets de la región que se celebraron en Guliai Pole.
La proposición de los anarco-comunistas de unirse en comunas no tuvo gran éxito, pero el mismo Majnó y su joven esposa Anna trabajaron en una. La reforma agraria de Majnó suponía la liquidación de la propiedad de terratenientes y kulaks de tierras y palacios que no podían atenderse con su trabajo. Los terratenientes y kulaks mantenían sus derechos de administrar  pero solo lo obtenido con su trabajo.
Ya desde junio de 1917 los campesinos dejaron de pagar la renta infringiendo con ello las indicaciones de los funcionarios gubernamentales. Pero no lograron hacer efectiva la reforma agraria. Primero los detuvo un conflicto agudo con el comisario para la región B. Mijnó, después la recogida de la cosecha. Para no interrumpir el proceso de recolección los campesinos pospusieron las transformaciones hasta la siguiente primavera.
En agosto tal y como recuerda Majnó en sus memorias, destruyó los registros de propiedad de los terrenos de la región. Según esos recuerdos Majnó cuenta “esta vez no nos hemos limitado a no pagar dinero por la renta a los terratenientes, hemos tomado las tierras bajo el control de los comités de la propiedad de las tierras y hemos puesto a nuestros guardias sobre el inventario de los bienes muebles e inmuebles hasta la primavera para que los terratenientes no puedan venderlo.” Y esta reforma dio rápidamente resultados: Los campesinos trabajaban en las tierras que ya no pertenecían a los terratenientes, no por el miedo si no  a conciencia, recogiendo la mejor cosecha de toda la región. El 25 de septiembre el congreso de soviets y organizaciones campesinas de Guliai Pole proclamó la confiscación de las tierras de los terratenientes y su traspaso a la propiedad publica.
En la primavera de 1918 comenzó la ocupación de Ucrania por parte de las potencias centrales tras el tratado de Brest Litovsk firmado por los bolcheviques que finalizaba la Primera Guerra Mundial en el antiguo Imperio Ruso. Una de la muchas concesiones era Ucrania y con ella la región de Majnó.
Majnó se preparó para la resistencia, pero durante su ausencia de Guliai Pole sucedió la revuelta nacionalista. Se vio obligado a abandonar Ucrania. Majnó viajo por Rusia, visitando el Kremlin y entrevistándose con Lenin. El líder bolchevique causó una gran impresión a Majnó pero no coincidieron en sus apreciaciones
El 4 de julio de 1918 Majnó con la ayuda de los bolcheviques volvió a su región natal, formo un pequeño grupo partisano que comenzó sus operaciones contra los alemanes el 22 de septiembre.
La primera batalla de Majnó tuvo lugar en el pueblo de Dibribki (antes Mijailovka) el 30 de septiembre. Se unió a un pequeño grupo comandado por Schus que llevaba algún tiempo actuando y siendo apenas tres de decenas de combatientes Majnó logró derrotar a las fuerzas superiores en número de los alemanes.
La autoridad del nuevo comando creció en la región y el propio Majnó recibió el honorable de apodo de “Batchko” –Padre, en ucraniano-. Todo eso, con 29 años.
Cuando en noviembre de 1918 estalló la revolución en Alemania que obligó a las potencias centrales a dejar Ucrania, Majnó se encontró bajo su mando una región amplia en las cercanías del mar de Azov y la importante ciudad de Yekaterinoslav.
Pero a causa de los conflictos con los bolcheviques no pudo mantener la ciudad contra los ejércitos de Petliura –los nacionalistas ucranianos- que tomaron la ofensiva.
En este tiempo Majnó emprendió los pasos para convertir el movimiento de una revuelta destructiva de campesinos en una organización que ejerciera un poder supremo en el territorio que controlaba. Se agudizaron los conflictos con algunos comandantes. Como respuesta a una matanza indiscriminada de colonos alemanes del comandante Schus, este fue detenido y amenazado por Majnó con ser fusilado en la próxima ocasión (no la hubo).
Schus que todavía hacía poco que demostraba su independencia de Majnó, ya no podía mostrar sus desavenencias con “batchko” cuyo poder en la región para aquel momento no era solo militar. Schus dio su palabra de no repetir matanzas y de su fidelidad a Majnó . Más adelante Majnó logró mantener la disciplina entre los comandantes. Así recordaba el estilo de la dirección de Majnó uno de los colaboradores de Kamenev durante la visita del dirigente bolchevique a  Guliai Pole: “Por un minino ruido su causante fue  amenazado ¡Fuera!”.
La primera organización social-política que efectuaba la política de Majnó y tenía una influencia sobre él, fue la Unión de Anarquistas que había aparecido de la base del GAC y otros grupos anarquistas. Muchos comandantes de Majnó y anarquistas recién llegados a la región se afiliaron a la Unión. Al tomar un territorio relativamente estable Majnó decidió volver al sistema de 1917, y sustituir el medio anárquico-militar por una institución democrática estable (El Consejo Revolucionario Militar БПС). Con este objetivo en Bolshaya Mijailovka fue celebrado el primer congreso de los soviets de la región.

Igual que en 1917, los congresos de Majnó se consideraron la autoridad suprema. Sus decisiones entraban en vigor en la región después de la aprobación por las juntas del pueblo. En 1919 hubo 3 congresos como este (23 de enero, 8-12 de febrero, 10-20 de abril). Sus resoluciones, proclamadas después de discusiones ardientes, concordaban con las ideas anarquistas. “En nuestra lucha de insurrección necesitamos una única familia de hermanos trabajadores y campesinos que defienda la Tierra, la Verdad y la Libertad” “El segundo congreso regional de combatientes insiste en “su llamamiento a los camaradas campesinos y obreros que ellos mismos en sus lugares, sin indicaciones ni ordenes violentas, a pesar, de violadores y opresores de todo el mundo, construyan una sociedad nueva y libre sin señores poderosos, sin esclavos oprimidos, sin ricos y sin pobres”  Los delegados del congreso se expresaban con brusquedad contra los funcionarios “parásitos que son los instigadores de normas violadoras”.
Un organismo del poder anarquista era el cuartel general de Majnó que se ocupaba hasta de las tareas de propagación e ilustración de la cultura. Pero toda su actividad civil (y la militar de modo formal) estaba bajo el control del órgano ejecutivo del congreso, el Consejo Revolucionario Militar- БПС.

Petliura, Trosky, Majnó y Antonov, algunos de los protagonistas en el Triumph of Chaos

El bolchevique V. Antonov-Ovsieienko que visitó la región en mayo de 1919, informó: “Se abren comunas infantiles, escuelas, Guliai Pole es uno de los centros educativos de la Nueva Rusia, aquí hay 3 liceos, etc. Gracias a los esfuerzos de Majnó se han abierto 10 hospitales para heridos. Se ha organizado un taller que reparar armas y otro para fabricar cerrojos para rifles”. A los niños les enseñaban la gramática, hacían una preparación militar, donde dominaban los juegos militares a veces bastante crueles. Pero el trabajo principal de educación  se efectuaba no con los niños sino con los adultos. El “CultProsviet”, el órgano publico de cultura y agitación y propaganda del БПС fue completado por los anarquistas y los eseristas de izquierdas llegados a la región. Se mantenía la libertad de agitación y propaganda para otros partidos de izquierda, pero esto no impedía que los anarquistas dominaran en la región.

La ideología del movimiento fue determinada por Majnó y Arsinov. Majnó consideraba sus ideas como anarco-comunistas e influenciadas por Bakunin y Kropotkin. Más tarde dio la siguiente y vaga estructura de estado público: “Este sistema me lo imaginaba en forma de un régimen libre soviético con el cual todo el país se cubre de organismos social-públicos de trabajadores y  de autogestión locales totalmente libres e independientes. Al finales de 1918 a Majnó le visitó una delegación de trabajadores ferroviarios. Los trabajadores, como recordaba Chivienko, comenzaron a preguntar como actuar en relación a la dirección del poder. Majnó contestó que había que organizar el soviet de manera que fuera independiente, es decir, un soviet libre de la influencia de cualquier partido. Entonces los trabajadores se dirigieron a él para que les diera dinero, porque no tenían nada de dinero y lo necesitaban porque llevaban 3 semanas sin recibir el sueldo. Majnó sin más palabras ordenó darles 20.000, lo cual se hizo de manera inmediata. En su llamiento del 8 de febrero de 1919 Majnó puso en primer plano la tarea de “ La construcción del verdadero régimen soviético en el cual los soviets elegidos por los trabajadores serían servidores del pueblo, ejecutando las leyes y usos que los trabajadores establecieran en los congresos de toda Ucrania.” La movilización voluntaria anunciada en el segundo congreso llevó a que los grupos armados independientes de los diferentes comandantes anarquistas fueran sustituidos por una milicia organizada con único mando así como  se mantenía el orden en la misma región. En todo el territorio de los majnovistas sólo ocurrió  un caso de pogrom cuando la historia de la guerra civil rusa está plagada de ellos. Los culpables fueron capturados y fusilados.
En concordancia con las decisiones del tercer congreso de soviets majnovistas cada población debía presentar un regimiento de unas cien personas que más adelante se armaba, elegía sus mandos y marchaba al frente. Juntos luchaban personas que hacía tiempo se conocían, y que confiaban en sus comandantes. La aldea que presentaba un regimiento lo abastecía de buena voluntad por que el regimiento estaba compuesto por familiares de los campesinos, evitando la rapiña que caracterizo esta guerra. Por otro lado, los combatientes sabían que retroceder 100 kilómetros era poner bajo el fuego enemigo sus propios hogares.

Mientras tanto, los majnovistas que ya a principio de enero de 1919 habían admitido en sus filas a varios miles de insurrectos mal armados de la región de Priazhovie (el mar de Azov) sufrían la falta de rifles y municiones. Tras varios días de batalla contra los blancos de Dienikin  las reservas de municiones fueron agotadas y los insurrectos obligados a retirarse hacía Guliai Pole. Entregar su “capital” era impensable. Aquí desde el 24 de enero hasta el 4 de febrero se libraron unas batallas de gran crueldad y éxito variable.
A pesar de los desacuerdos con los bolcheviques, los majnovistas, en las condiciones dadas, estaban condenados a una unión con ellos. La única posibilidad de conseguir munición y armamento la ofrecía el Ejercito Rojo. Todavía a principios de enero Majnó ordenaba a su lugarteniente Chivienko: “Puede que logremos unirnos al ejercito Rojo, que según hablan ha tomado Belgorod y pasado al ataque en todo el frente ucraniano. Si tuvieras una reunión con ellos, emprende una alianza militar.” Majnó no le dió a Chivienko ningún poder de llevar ningún tipo de negociación política y el emisario de Batchko se limitó a declarar a los  bolcheviques que “ todos nosotros vamos a favor del poder soviético”. Después de las negociaciones con Divienko, el 26 de enero, a los majnovistas les entregaron las municiones que les permitieron ya el 4 de febrero pasar al ataque. Capturadas las aldeas de Orejov y Pologhi, el 17 de febrero tomaron Bamut. Los majnovistas se integraron como la 3ª brigada de la  1ª división TrasDnieper bajo el mando del comandante bolchevique Divienko.
Los rifles bolcheviques permitieron armar a los reemplazos campesinos que estaban esperando su hora. Como resultado la 3ª brigada empezó a crecer como la levadura superando en número a la división que pertenecían por lo que paso a ser una división del 2º ejercito Ucraniano bolchevique. Si en enero Majnó tenía aproximadamente 400 combatientes, a principios de marzo ya alcanzaba los 1000. A mediados de marzo 5.000 y en abril oscilaba entre 15.000 y 20.000 hombres. Como respuesta a la “movilización voluntaria” la brigada de Majnó atacó hacía el sur y el este. Al principio los comandantes rojos pensaban de la formación de majnovistas despectivamente: “En Berdyansk pintan bastos. Majnó nos llorará y pedirá ayuda”. Sin embargo, una semana más tarde de esta conversación, y tras avanzar más de 100 kilómetros en tan solo mes y medio, Majnó tomaba la ciudad. El bastión occidental de Dienikin, el temido general blanco, fue liquidado.

A la vez otros cuerpos de Majnó desplazaron hacía el este el frente tomando Volnovaja. Los majnovistas capturaron un tren a los blancos con 90.000 quintales de pan y lo mandaron a los trabajadores de Moscú y Petrogrado que pasaban hambre.
El ejercito de Majnó era como un cuerpo extraño en el RKKA (Ejercito Rojo de Trabajadores y Campesinos, el Ejercito Rojo) de y no fue de sorprender que ya desde febrero Lev Trotski exigiera su transformación a imagen y semejanza de otros cuerpos rojos. Majnó respondió: “El autócrata Trostki ordenó desarmar el ejercito revolucionario en Ucrania creado por los mismos campesinos, porque el comprende muy bien que mientras los campesinos tengan su propio ejercito que defiende sus interés él nunca lograra obligara a bailar con su música al pueblo trabajador de Ucrania. El ejercito revolucionario no desea derramar sangre fraternal, evitara los choques con los soldados rojos, pero obedeciendo solamente a la voluntad de los trabajadores velara por sus intereses y dejara las armas sólo por la orden del congreso libre de trabajadores de toda Ucrania donde los propios trabajadores expresaran su voluntad”.

Los conflictos entre los majnovistas y los bolcheviques iban creciendo. Los congresos majnovistas criticaban la política bolchevique, los líderes comunistas exigían acabar con el movimiento libertario. Se detuvo el abastecimiento a los majnovistas, lo que supuso un riesgo para el frente de guerra con los blancos. La propaganda bolchevique hablaba de una deficiente habilidad militar de los majnovistas pero más adelante, el comandante bolchevique Antonov-Ovseienko decía : “ Ante todo los hechos atestiguan que los afirmaciones sobre la debilidad del lugar más infectado –región de Guliai Pole y Berdyansk- son incorrectas-. Al contrario, precisamente este rincón resultó tener la mayor vitalidad de todo el frente sur según el parte de guerra de abril-mayo. Y esto, por supuesto, no es porque aquí hemos estado mejor organizados y hemos sido más listos que los blancos, sino porque aquí los ejércitos defendían sus hogares directamente”.

(Continuara)

La marcha de hielo

Guardias blancos: nudo gordiano

Del valor ruso.

Guardias blancos: setas blancas

Del folklore ruso.

Guardias blancos: estrellas blancas,

Que no pueden recibir la oposición del cielo.

Guardias blancos: negros clavos

En las costillas del Anticristo.

“Guardias Blancos” Marina Tsvetaieva. 27 de julio de 1918.

La Marcha del Hielo.

Después de la toma del poder por los bolcheviques el 25 de Octubre de 1917 (todas las fechas son del calendario gregoriano), y la casi completa desintegración, para aquel entonces, del ejercito ruso, estaba claro que no había ninguna fuerza real que pudiera enfrentarse a la destrucción del Imperio Ruso y su aparato estatal.

El ex Comandante en Jefe supremo del ejército ruso, el almirante Alexeev viendo la situación desesperada en que se encontraba en Petrogrado (Leningrado), el 2 de noviembre de 1917 llegó a la región del Don, a la ciudad de Novocherkassk acompañado por su edecán, y el mismo día comenzó con la organización de una nueva fuerza militar cuyo destino fue convertirse en el ejército de voluntarios y, más tarde, en la Fuerza Armadas del Sur de Rusia (БСЮР).

Se inició una búsqueda febril de lo que necesitaba cualquier ejército. El general Denikin recordaba : “Era conmovedor ver, y a muchos les parecía ridículo, como el ex Comandante en Jefe que había dirigido ejércitos millonarios, disponiendo de un presupuesto militar desorbitante, ahora corría de una lado para otro, haciendo gestiones, y preocupándose por conseguir una decena de camas, algunos quintales de azúcar y alguna suma miserable de dinero, para hospedar, dar calor y comida a los perseguidos y a los sin techo.

Ya el 4 de noviembre llegaron los primeros voluntarios, bajo el mando del capián Parfionov. El General Alexeiev llamaba a filas a todos los oficiales, a las simples personas honradas a defender la patria vejada por los bolcheviques. Todos ellos se reunían, oficiales, junkers, estudiantes, soldados de los batallones de choque. Llegó hasta la misma Maria Bochkareva, una muchacha gentil y risueña, cuyo nombre llevaba el batallón femenino de choque. ¡Todo era exactamente así! Para defender Rusia se levantaron en primer lugar los niños Cadetes y los muchachos junkers con sus oficiales.

En todas la ciudades donde había academias militares y cuerpos de cadetes, los bolcheviques sufrieron una digna resistencia. Los guardias rojos capturaban a los cadetes en ciudades, estaciones, vagones, barcos. Les apaleaban, torturaban y tiraban desde las ventanas de los trenes en marcha. No fue mejor la suerte de muchos junkers y oficiales.

Era difícil el camino hacía el Don. Muchos llegaban agotados, hambrientos, harapientos, además de haber sufrido en sus carnes las cárceles bolcheviques y sus torturas, pero sin su ánimo perdido.

Llegaban en solitario y en grupo, abriéndose paso a través de las líneas rojas. En el Don se mezclaban todos, los monárquicos, los republicanos, los estudiantes revolucionarios de ayer, que viendo el resultado de “sus azañas”, prácticamente en un día se convertían en contrarrevolucionarios fervientes. Llegaron de Kiev restos del ejército de Georgiev, el ejército de choque de Kornilov, los junkers de las academias de Mijailov y Konstantinov. Llegaron en solitario los generales Denikin, Markov, Kornilov, Lukomski, Romanovski y muchos otros.

Kornilov

¿Que les daba a todos el ejercito de voluntarios? Un rifle y cinco cartuchos era la respuesta en la oficina del voluntariado. El primer mes los voluntarios recibían sólo una frugal ración, a partir del segundo se pagaba una pequeña soldada.

El problema de dinero se resolvía a duras penas. Por lo visto los empresarios de aquellos años lejanos no se diferenciaban mucho de los actuales. La Moscú adienarada dio aproximadamente 800.000 rublos expreso su ardiente compasión, prometiendo dar todo para salvar la patria.

Si los cartucho de bala se conseguían de alguna manera, la artillería del ejercito se formaba por los medios más insospechados. Así una pieza de artillería se compró a los cosacos que volvían del frente a sus pueblos y otra sencillamente se robó tras emborrachar a los sirvientes de los mismos cosacos.

El ejercito crecía a pesar de la falta de fe en el éxito de muchos de los oficiales, que se habían quedado al margen y de las malas lenguas que murmuraban “¿Qué, habéis decidido jugar a los soldaditos?”

El 26 de diciembre de 1917 la organización del general Alexeev fue renombrada oficialmente como el Ejercitó de Voluntarios cuyo distintivo se determino con los colores blanco, azul y rojo, que se llevaba en la manga izquierda del capote y la guerrera. El Comandante en Jefe del ejército fue el general Lavr Kornilov, hijo de cosacos, su segundo Antón Denikin, hijo de siervos, y el mismo general Alexeev, hijo de soldado raso como comandante.

La insurrección en Rostov, las primeras batallas con la guardia roja bolchevique… No pasaba un día sin que en Novocherkassk no hubiese que enterrar voluntarios. El general Alexeev al lado de la tumba abierta de alguno de esos desdichados, dijo “Yo veo el monumento que Rusia dedicar a estos niños. Este monumento tiene que representar un nido de águila, y los aguiluchos asesinados en él”.

El cuartel general del ejército se mudó a Rostov, y los bolcheviques ya atacaban por todos los lados, había que salir del Don.

La noche del 9 al 10 de febrero de 1918 fue el inicio de la Primera Marcha del Suban del Ejército de Voluntarios, el comienzo de la lucha organizada contra los esclavizadotes de la patria. Los voluntarios dejaron Rostov una noche de frío y nieve. Las líneas que el general Alexeev dejo a sus familiares sirvieron de respuesta la pregunta que le atormentaba “¿Adonde vamos? ¿Que nos espera? Nos vamos a las estepas, podemos volver, podemos regresar, y sólo con la gracia de Dios, pero es necesario encender una antorcha para que la menos hay un punto de claridad en la oscuridad que ha envuelto a Rusia.”

Así, en busca del pájaro de oro, iba el ejército voluntario, compuesto por 4.000 hombres. Este era todo el sentido de esta primera marcha, donde todo estaba en contra de los voluntarios “¡Dad o mostrad esta titilante vela de la lucha sagrada de toda Rusia!”.

Jamás había habido un ejército así en la historia de la humanidad. Con los rifles al hombro, con mochilas vacías, iban en la columna por la nieve profunda dos ex Comandantes en jefe del ejército del Zar. Ex comandantes de frentes, altos rangos del cuartel general, comandantes de cuerpos, coroneles y oficiales, cadetes y junkers.

Durante una pequeña parada en la aldea de Olguinskaya, el general Kornilov reorganiza el ejército y asciende a los junkers a alfereces, los cadetes a junkers.

Había muy pocos cartuchos, un presupuesto escaso, escasa munición de artillería por todos los lados el bando contrario era muy superior en número, pero, siempre, ¡adelante!

Eran escaramuzas duras y continuas y, a la par la marcha proseguía. Todo se conseguía a través de las batallas, cartuchos, armas y víveres. El objetivo de la marcha esta determinado, Yekaterinodar, la capital del Kuban. De la aldea de Olguinskaya hasta Yegorlichskaya hay 88 verstas. Las recorrieron en seis días. Y más adelante está la región bolchevique de Stavropol

El 15 de marzo el ejercito se acercaba a la aldea de Novo Dmitrievskaya, precisamente aquí nació el segundo nombre del a marcha, “La Marcha de Hielo”, y esta nueva batalla, es la recordada con mayor intensidad por los integrantes de la marcha. Toda la noche de víspera y por la mañana del día siguiente estaba lloviendo. La gente se caló hasta los huesos en un barrizal. Para el mediodía se paró el viento y empezó a nevar. Por delante estaba el río, y detrás de él, la aldea.

El regimiento de oficiales del general Harkov emprendió un complicado vadeo con los caballos, y el tiempo volvió a cambiar. El viento se hizo más fuerte, una ventisca de hielo. Todo se cubrió de una capa de hielo muy rápidamente. La ropa se convirtió en un caparazón, impidiendo los movimientos, la caídos no podían levantarse.

Markov se vio con su regimiento en solitario ante la aldea, los demás regimientos todavía estaban vadeando el río. El dilema era peliagudo, helarse en el campo o atacar la aldea para intentar salvar el ejército. Markov se lanzó al ataque, los oficiales, congelados, apretando los rifles en las manos yertas, se caían en la mezcla de barro y nieve, y se levantaban otra vez a recibir el fuego mortal de los rojos. La aldea fue tomada. En una de las luchas una de las compañías oyó una voz femenina “Chias traed aquí la ametralladora”. La compañía se echo a reír sin querer, pero con una risa breve, pero comprendiendo la seriedad de esta orden tan singular. Sí estas eran mujeres de los batallones femeninos de choque, algunas con rengo de alferez con cruces en el pecho. Ellas seguían sirviendo a Rusia y sin vacilar se marcharon a la Primera Marcha del Suban.

El ejército recibió los primeros refuerzos de Kubán, entre ellos, junkers de Kiev, su número crece hasta 6.000 hombres. El 27 de marzo se acercaron a Yekaterinodar.

31 de marzo, 7:30 de la mañana, uno de los proyectiles cayó en el cuartel general donde en su mesa estaba el general Kornilov. La noticia de su muerte se divulgo muy rápido. El mando del ejército fue al general Denikin. La misma tarde los voluntarios se vuelven a poner en marcha. Maniobrando brillantemente Denikin lleva al ejército sacándole de las situaciones más complicadas.

El 25 de abril se le une el cuerpo de ejercito del oficial de Kiev, Mijaíl Drozdovski, que había llegado del lejano frente rumano superando 1200 verstas de batallas.

30 de baril de 1918, tras superar 1050 verstas de penurias y batallas, el ejercito de voluntarios regresa al Don y se dispone para el descanso en la aldeas Mechtinskaya y Yegorliskaya. Llevaban 80 días de marcha. Con un balance de 4000 muertos, y 1500 heridos, habiendo empezado con 4000 y regresando con 5000 hombres.

Por orden del general Denikin fue otorgado para todos los componentes de la marcha un distintivo especial. Una corona de espinas con la espada en la cinta de Gueorgiev y flores nacionales.

Los destinos de los participantes de la marcha fueron muy variados. La mayoría murió en la lucha posterior, algunos sufrieron el exilio, algunos murieron en el ejército del general Franco luchando contra los comunistas españoles. Muchos fueron jóvenes y famosos jefes militares.

Pero sobre todo la Marcha de Hielo fue el momento de definición del movimiento blanco, el momento en que los voluntarios se convirtieron realmente en un ejercito, como si su propia supervivencia, contra todo pronóstico, los uniera y les proporcionara una fuerza que trascendía con mucho sus cifras reales.