Rajoy el distópico

 

Estaba yo alterado por culpa de la Semana Santa, tiempo de vacaciones que he aprovechado entre otras cosas para recuperar a los Strugatski. Y yo quería hablar de los dos hermanos, de su novela La isla habitada y la película del mismo nombre que hicieron hace un par de años los rusos, quería abrir una puerta al desconocido Universo del Medidodía (desconocido en este país)

Pero no tengo ni idea de como hacerlo. hasta que llego Rajoy me manda a parar. Qué imagen la de este individuo. Que imagen la de este país.  Comparecencia de prensa lo llaman, pero no está él, ni se le espera. La imagen del monitor mueve los labios, de ellos brota el discurso de la derecha firme y benevolente. Se miente mejor cuando no se sabe que se miente.

Triste marioneta que lleva a una parte del país a hacer chanzas sobre su discurso y  a recuperar discursos distópicos. Nos acordamos de Orwell, de Bin laden y de los discursos de los líderes de la URSS .Yo en particular y quizá obsesionado por el momento me acuerdo de los Strugatski. En las novelas de Strugatski siempre hay una crítica implicita a la URSS, al totalitarismo que destruye, menosprecia o persigue al ser humano. En el Universo del Mediodía, el homo sovieticus del siglo XXII descubre planetas con sociedades con algún rasgo que cualquier lector podía identificar con la Unión Soviética.  Uno de esos puntos que critican Boris y Arkadi es la desconexión entre los mandatarios y políticos y la vida real de los ciudadanos. Propaganda, torres de control mental, servicios secretos, etcetera. Pero ninguna imagen tan patetica y poderosa como la de un presidente convocando una comparecencia de prensa a través de una pantalla. quizá les falto imaginación, quizá no supieron ver la imagen palmaria de desconexion entre los gobernantes y la sociedad que se supone representan.

A Rajoy le da miedo esa realidad, intuye preguntas incomodas y se salvaguarda, le da miedo que la realidad que vivimos la inmensa mayoria le salpica. El es un servidor de lo público y nosotros unos desagradecidos que solo miramos nuestro interes particular. para que mancharse si tan bien sabe como servir a su país. Y digo esto por que estoy convencido que el pelele que tenemos como presidente se toma así mismo como un entregado a la causa publica, un hombre del partido de la derecha española, que tanta falta hace.

Rajoy es tonto y se chupa el dedo. pero se lo permiten los cínicos que ahí le han puesto. Cínicos que son los dueños de las telefonías, bancos y energéticas de este país, los padres anonimos que dirían los Strugatski. O como hacerse rico a través de decretos ley. Esos son los peligrosos aunque tampoco es que sean especialmente brillantes. Que país este donde la mediocridad lo inunda todo. Los malos, nuestros malos, me parece a mi que ni siquiera tienen sueños de grandeza, de llevar sus ideas e imponerlas hasta el último rincón, sólo quieren tener un chalet megaguay, una puta de lujo (o varias) colgadas del hombro e inflarse a marisco, sin un esfuerzo, sin siquiera invertir un euro de los que han robado. Ojalá se pudran.  Pero si al menos hubiera un enemigo más brillante sería un poco más divertido. Pero aquí languidecemos.  Y yo tengo que aguantar a patéticos como Rajoy, Ana Mato, Cospedal, Alicia Sanchez Camacho, De Guindos…. (la lista es infinita). y sus declaraciones que atacan la dignidad humana.

No puedo con este país, no puedo con España,  De verdad ¿todavía queda algún votante del pp, de los normales, de los que no tenían derecho a la tarta? que se vaya a la mierda rajoy, el pp y su pantalla catodica.

Rajoy y la corte imperial

buen trabajo Mariano.

A veces me olvido que tengo una pequeña tribuna donde puedo decir lo que quiera. Yo soy uno más entre los que se le ha revuelto el estomago con la pantomima del pp en el congreso al presentar e enemiso ajuste de la cosa publica, y al callar también por enemisa vez que es lo que pretende.

Esos aplausos, eso vítores a la alicaída figura de Rajoy. Por no hablar del esperpento de Andrea Fabra. En cuanto al contenido de las reformas, mi critica es la de casi todos. Se reforma el estado del bienestar para pagar la deudas de los bancos, suben los impuestos y bajan las prestaciones. Y la recuperación queda en manos de la esperanza, esperanza de que el barbecho (aunque yo lo veo más como erial) termine por regenerarse quien sabe como. Lo de Zapatero pero con el agravante de la inquina y persecución de lo público.

Pero me permito recordarle a Rajoy que de alguna manera la ovación del parlamento, de sus filas, me recuerda a la que le tributo la duma imperial al Zar en 1916, cuando se presento en plena Guerra Mundial y Crisis ecónomica y social. La misma duma de ultranacionalistas y derechones que luego le echaría a patadas unos pocos meses después. Esos son los que sostienen al juguete de Rajoy, esos son sus leales compañeros, y cuando la situación exija populismo y declaraciones de salvación nacional (seguro que ya hay alguna voz en el partido popular demandando la reaparición del señor Aznar, ya sabemos donde mandaran al pobre Mariano.

Mariano, estoy seguro que te emocionaste con el aplauso de tus compañeros en tu tarea de liderzgo en horas dificiles. Yo no voy a ser menos y te voy a dedicar este video. Aprovecha el momento, te quedan seis meses.