Roxelana y la Viruela

Abro una nueva sección en el blog, cartas, pero siempre con la mirada puesta en los propositos metodoligicos de mi primer mensaje en este hilo.

Me gustaría dedicar esta sección para dar a conocer lo que hay detras de algunas de las cartas de lo que ultimamente son mis juegos favoritos, los juegos con motor de cartas. Más conocidos por los americanos como CDW (Card Driven Wargames) o CDG (Crad Driven Games).

Quizá en un principio pueda parecer que este blog esta dedicado a gente con interes en la historia, o en los juegos de mesa, o en ambas cosas. También, pero no sólo. Me gustaría que si alguien no sabe de que van estos juegos, o no le ha llamado nunca la tención las cosas del pasado, empezara a interesarse por ambos.

Para comenzar he eligido dos cartas de uno de los juegos más sugerentes que se han publicado en los últimos años,
Here I Stand. Wars of reformation 1517-1555

publicado por GMT en 2005. La legendaria frase de Lutero títula un juego donde hasta seis jugadores luchan por la hegemonía religiosa o militar en la Europa que descubría el nuevo mundo. Fascinante juego donde se luchar con El Imperio Habsburgo, EL Otomano, Inglaterra, Francia, El Papado o Los Principados Protestantes.
Pero bueno sigamos con las cartas.
Por un lado tenemos viruela (gracias a Felipe Santamaria por su edición en español)

Quizá a alguien le extrañe por que una carta de enfermedad sea un evento benificioso para un jugador, basicamente un viaje de conquista a America con muchas posibilidades de exito. Pero ese jugador ha de ser una de las tres potencias ultramarinas; Inglaterra, Hapsburgo o Francia. Efectivamente la viruela jugo un papel fundamental en el exito, sobre todo de los españoles del Imperio, en la conquista de America.

Por ejemplo, gracias a ella Hernan Cortes se recompuso de su “noche más triste” y pudo capturar, el 13 de agosto de 1521, Tenochtitlán. Se calcula que por lo menos la cuarta parte de los habitantes de la ciudad estaba muerta victima de la enfermadad cuando Cortes entró en ella.

Lo cierto es que a mi esta carta me fascina, no tanto por el evento, como por el grabado que utilizan para ilustrarlo. Todos esos esqueletos, esa imagenería no sé si de origen medieval de los osarios me trae a la cabeza el impresionante cuadro de Pieter Brueghel “el viejo” de 1562 El triunfo de la muerte

La otra carta es también para otro de los grandes temores de los hombres, en este caso un evento que favorece al jugador Otomano: una mujer, Roxelana (lease Rojelana, que suena mucho peor)

Roxelana la mujer por la que suspiraba el gran Suleiman, la favorita del serrallo. Roxelana era una mujer del este, por la tanto, dulce, pero de extrema determinación y voluntad. Secuestrada cerca de Lvov (actual Ucrania, pero también ha sido Polonia) rapidamente se gano el favor de Suleiman. Mejor os dejo con el pequeño comentario que aparece en el reglamento.

Roxelana (1510? – 1558 ) Nació como Anastasia Lisovska en la hoy Ucrania, fue conocida como Roxelana en Europa y Rosa en Estambul. Fue la hija de un sacerdote ortodoxo y fue capturada por los otomanos en los 1520 probablemente en el Cáucaso. Fue puesta en el harem de Solimán (una entre 300 mujeres). Sin embargo capaz de subir rápidamente hasta el rango de ser la concubina favorita de Solimán. Pronto empezó a acompañar a Solimán a actos de estado.

En 1534 convenció a Solimán de renegar de su primer hijo nacido y de la madre del niño, despejando la línea de sucesión para el propio hijo de Roxelana (el niño fue luego asesinado). El amigo de Solimán, Ibrahim Pasha, quien no aprobó Roxelana, también fue asesinado en 1536. Roxelana también fue capaz de mejorar los derechos al trono de sus hijos convenciendo a Solimán de que se casara oficialmente con ella, quizás el primer matrimonio de un sultán otomano.

Roxelana murió en 1558 y esta enterrada con su marido en la mezquita de Soleimán en Estambul. Suleimán El mágnifico, el azote de la cristiandad llegó a decir Languidezco en la montaña del pesar / donde suspiro y gimo día y noche / preguntándome qué destino me aguarda / ahora que mi amada se ha ido.

En 1566, despues de la muerte de Soleimán, su hijo Selim fue proclamado Sultán.