Divine; el jabón y Sodoma.

Resultado de imagen de pink flamingos movie"
Divine siempre ha sido mi imagén del mal gusto

En algún momento de los años 90, poco después de la caída de la Unión Soviética, cuando aún rumiaba mis penas de desamor, y la vida era poco más que tambalearse entre borracheras, libros y algunas pocas películas, tuve conocimiento del mal gusto. Fue través de amigas y conocidos de la facultad de bellas artes. Ellos consumían productos muy poco habituales en mis circulos habituales- Jesus and Mary Chain, los Pixie, en música recuerdo ahora y el cine de de Derek Jarman y, oh, oh de John Waters.

La verdad es que con ellos demostraba una y otra vez lo timorato y pacato que puedo llegar a ser. Nunca entendí Pink Flamingos, siempre se me escapo que tenía de interés ese mal gusto pretendido, buscado y logrado. Ver a Divine supongo que lograba en mi el efecto buscado por Waters, escandalizarme. Yo pensaba entonces lo que ahora, que sólo cuando estuviera saturado de lo sublime tendría sentido lanzarme a esa piscina sucia de lo grotesco y de lo provocador.

Con Russ Meyer la cosa era aún peor, no llegaba la admiración de mis amistades a la de Waters, pero alguna cosa cayó. Y ni siquiera los enormes pechos de las actrices sirvieron para que tuviera algun apego por sus películas. Me parecían macarras, pornográficas, violentas y no se cuantos pecados más.

Pero todo esto sólo servía para ponerme bajo sospecha. Yo era mi propio inquisidor. Algo en mi no funcionaba, ni funciona, que me impedía disfrutar de lo que otros sí lo hacían. Había un freno de mano, pequeño burgues, leninista reacionario, católico conservador, que se yo, que me impedía ver todo aquello con otros ojos que los de la reprobación. Lo único que llevo con orgullo es que esa censura moral, ese desprecio por el mal gusto deliberado, que ni entendía, ni sabía apreciar, lo ejercía sobre mi mismo, no lo proyectaba sobre los demás. que me dejaran a mi con los devaneos religiosos y metafísicos de Dostoievski y Tarkovski, que aliviara mis desamores con pachangas como la de Subiola.

En estos momentos, casi ya en el 2020 me acuerdo de todo aquello, y todo por un puñetero juego de pesimo gusto. Coge el jabón o algo así, un juego que ha causado un pequeño cataclismo en las redes sociales y hasta promovido la apertura de un expediente por la Generalitat remitiendolo a la fiscalia que investiga los delitos de odio. Por supuesto por el tema del juego, un juego que pretende ser divertido con una broma carcelaria me imagino que de origen yanqui pero que en cierta manera forma parte del imaginario de todo quisqui. Esa supuesta broma no es tal que la violación en las duchas, así los jugadores deben evitar quedarse con la carta de jabón siendo el poseedor de dicha carta el sodomizado.

Pues sí, un tema de evidente mal gusto, deliberadamente de mal gusto. No es ninguna novedad en la historia de la humanidad. No sólo waters, también Rabelais, Sade han captado, y estos incluso con brillantez, los momentos menos elevados de la humanidad.

Es cierto que puedo entender la crítica a la banalización de la violación, pero lo que no entiendo es lo de la homofobía. las dos pecados más grandes que se acusan al juego. Las dos cosas que han llevado a leer cosas como que es un juego que vulnera los derechos (sic) o de la importancia de publicar contenidos responsables (resic).

Entiendo que se haga una lectura de genero, que la amenaza de la violación sobre todo para las mujeres está presente. Una realidad tangible y deprimente. Y entiendo que se echen pestes de este juego. Me cuesta ver sin embargo la homofobía. Es un juego destinado para varones heterosexuales para que se vean enfrentados a uno de su miedos atávicos, quien sabe si a la sospecha de si les gustaría de otra manera. entiendo que alguno se ría. Y también entiendo que ninguno después de jugar a esto va convertirse en un depredador sexual ni va a cambiar su visión sobre otras maneras de ver la sexualidad. Ningún elemento del juego tiene, en realidad, ninguna fuerza discursiva más allá dejugar con los elementos de cierto folklore audiovisual yanqui. (Como los de la película Agarralo como puedas 33 1\2, gracias @gandalf por la referencia). es posible que me equivoque, pero me gustaría saber de que manera es perniciosa jugar a este juego.

Lo que me hace pensar que hoy no sería posible películas como las de jJohn Waters o Russ Meyer, y vaya un moralista como yo estaría satisfecho, pero, ay de aquellos que aún hoy saben reirse de todo. No creo que estén en un buen momento. Si es que me imagino con problemas hasta los Monty Phyton si tocaran la llaga con algunos de los preceptos y actuaciones de los sacerdotes de nuestro tiempo.

Por cierto, que no descubran ese pedazo libro que es la Biblia, que aun a día de hoy se puede encontrar en el mercado, aún no lo han retirado y eso que más de uno ha dado pruebas de que lo pueda utilizar convenientemente mal. Ese libro contiene uno de los más grandes El Eclesiastes. Pero también la primera referencia, de hecho da el nombre, a la practica de los habitantes de Sodoma, la Sodomía. Dios cansado de la falta de moral de Sodoma y Gomorra (de esta no sabemos su pecado) decide retirarlas del mercado y manda a sus dos mejores y apuestos ángeles para salvar a Lot y su familia, los únicos que aun le respetan. Por supuesto tanta belleza es demasiado para los habitantes de Sodoma e intentan cepillarse a los agentes de Dios. Lot espantado ofrece a sus hijas vírgenes para que practiquen el estupro con ellas. Pero son rechazadas por la muchedumbre. Los ángeles, encolerizados deciden que la familia se marche sin mirar para atrás, la mujer de Lot no se resiste a la belleza del hongo nuclear y muere convertida en estatua de sal. Pero la historia no acaba ahí, más tarde las hijas aburridas y sin varón cerca para aliviar la soledad terminan por emborrachar al padre y cepillarselo naciendo de tan turbulento incesto dos de las tribus de Israel (muy borracho no debía estar para conservar el vigor a su edad). Esta maravilla de texto Genesis 18 y 19 no debe ser perdida por muy machista, homofoba que sea. Yo creo que el ser humano tiene más cabeza como para perderla por la biblia, ver a russ Meyer o jugar un juego de mesa chorra.

5 comentarios en “Divine; el jabón y Sodoma.”

  1. Voy a empezar por la parte en la que discrepo: yo sí veo homofobia en el juego, y mucha. Varias de las cartas presentan al violado como feminizado, haciéndolo “menos hombre”. También hay varias cartas con caricaturas grotescas de personajes homosexuales, llegando al punto de la que dice “no me importa”, en la que implica que, como el personaje es gay, quiere ser violado.

    Por otra parte, no es un juego que vaya a crear homófobos del mismo modo que Juden Raus! (que Godwin me perdone) no crea antisemitas, sino que simplemente forma parte de una narrativa bastante caduca, como los chistes de Arévalo o la Biblia. Y no voy a dármelas de santo, que en su momento me partí de risa cuando mandaban al sargento malo a La Ostra Azul en Loca Academia de Policía, pero simplemente es un tipo de tropos que ya están muy gastados y, hoy por hoy, sobran.

    Tampoco creo que juegue en la misma liga que un John Waters o ni siquiera un Ricky Gervais (en su último espectáculo tiene una parte acerca de masturbarse mirando fotos de Hitler de niño que es tronchante), porque la provocación es también un arte y para que realmente provoque tiene que ir contracorriente. A Divine no la ves comiendo excrementos en el Mercadona, pero los chistes del juego del jabón los oyes cada mañana en un bar cutre o cada celebración familiar en boca del cuñado de turno: no buscan provocar ni romper ningún discurso, sino aceptación en un grupo mediante la otrificación del diferente.

    Dicho lo cual, espero que la denuncia no llegue a nada, pero incluso así sienta un mal precedente, ese ojito con lo que dices que nos vemos en los tribunales que puede parecernos muy justo y procedente cuando le toca al “malo”, pero que sabemos ya demasiado bien que se va a usar como excusa contra cualquiera que se salga de las líneas marcadas.

    Me ha gustado leerte, Lev.

  2. Pues a mí también me alegra leerte. Y en parte por ser uno de los principales adalides del “cada uno que cancele con lo que quiera” y ver que en realidad es un brindis al sol y que existen matices.
    Comparo con waters por usar un ejemplo transgresor no por la calidad de la transgresión ni el fondo de la misma. Seguro que es importante. Pero si vamos al fondo de Sade vamos directos a los bajos fondos. En el fondo es reconocer la legitimidad de productos nada edificantes.

  3. Que cada uno camine como él camele, sí, siempre que no me intenten hacer a mí caminar de una manera que yo no camele.

    Por decirlo de otro modo: el juego me parece una mierda rancia, pero eso no hace que quiera de queje de existir. Ahí está, con su +18 en la caja, para quien quiera mierda rancia. Y cualquier intento de intentar eliminar algo porque no encaje con tus ideas (siempre que no sean cosas directamente dañinas: una amenaza o un libelo no entran en la libertad de expresión) me parece que nos hace peores como sociedad.

    Eso sí, con la libertad de expresión va unido el derecho a réplica, y que nadie pueda perseguirte o encarcelarte por tus opiniones no significa que no puedas recibir críticas. Y es que veo también a mucha gente gritando “¡censura!” contra simples actos de discrepancia. O, en lenguaje de Twitter, por cada ofendidito hay otro reofendidito.

    1. Me suena un poco a que cada uno cancele como quiera pero que se atenta a las consecuencias, incluida la de escuchar que no camela como debiera.
      En cualquier caso lo que si siento es que cada vez llevo peor lo de la militancia y los dogmas. La alergia generalizada a entender otras formas de interpretar la realidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s