Sobre la Sociedad Británica para el Conocimiento.

Supongo que yo también tengo alguna cosa que decir al respecto del foro de la sociedad británica del conocimiento, que estos días pasa por un momento convulso y me atrevo a calificar de amargo.

No quiero echar gasolina al fuego, no sé si quiero explicar o justificar las razones (o sin razones) de mi marcha, en realidad poca o ninguna importancia tiene más allá de lo aburrido que pueda quedarme despues de renunciar a buena parte de mi entretenimiento virtual.

La BSK (el acronimo ingles del sugerente y equívoco Sociedad británica para el Conocimiento) es un foro de juegos de mesa, el más popular y concurrido. Donde más cosas han ocurrido, ocurren y ocurrirán en torno a este mundo. Un lugar de encuentro y a veces desencuentros de aficionados de todas las partes del mundo donde se hable castellano.

Vamos un foro de internet especializado. Y la verdad creo que yo que todos los problemas que puede estar pasando no son  más que por su edad. Quizás en el fondo todo lo que ocurre no es más que el agotamiento de los miembros más veteranos, por lo menos de algunos. Falta frescura, y terminamos aburriendo, o aburriendonos, y sin pretenderlo buscamos más bronca que otra cosa. No lo sé, no estoy seguro. Mientras empezaba a escribir se me ha ocurrido esto.

Seguro que a wkr, el admnistrador le falta frescura, pero quizá más a los usuarios, a los veteranos. Por eso quizá creo que los elementos “gamificadores” como la tonteria del karma, los “thumbs up” y similares podrían haber servido como dinamizadores o para detener ciertas inercias destructivas. Pero utilizo la primera persona del plural y debiera utilizar la del singular. Soy yo el que siente cierto impulso (auto) destructivo, la thanatos que llamaba Freud, cierta inercia a meterme en berenjenales que solo provocaban hastío de mi mismo.

Muchos sabrán que esta ha sido mi segunda etapa en la bsk, pero para mi el balance es pésimo si lo comparo con la primera, más preocupado del cajón de sastre y de pegarme con otros usuarios que de los juegos. Curiosamente lo atribuyo a la falta de karma, me parece como si, y repito que es mi caso, la motivación de los chorripuntos sí que hubiera definido mi participación en el foro. En cualquier caso en que dejara el foro también está el quiero y no puedo

Pero para mi si hay algo importante que defender en todo esto, y es la naturaleza de un foro. Quizá yo lo entienda mal, o no mal, diferente. Un foro tiene mucho de comunidad, por eso se crean lazos y con ellos alegrias y disgustos.

Personalmente creo que hay muchas formas de entender y formar parte de un foro. habrá quien se implique más y quien menos, quien lo utilice como herramienta de conocimiento, quien de expresión, quien de comunicación, o una combinación de esas y otra variables. Y todos sabemos que no, que el foro no es nuestro, que no podemos incrustar un video de yotube, ni cambiar el logo, ni el color del fondo, ni modificar los subforos. Pero aún así y aun aceptando todas las condiciones de uso, nos pertenece un poco. Y es imposible aceptar que se trate de una linea “te gusta, te quedas; no te gusta, te vas” ¿y si me gusta el 80%, o el 20%? ¿y si me gusta la gente que allí habita? hay algo de chantaje en la proposición, y más cuando se apela a la libertad de irse o quedarse. Por que uno crea lazos, y deshacerlos no es tan fácil. O al menos y a pesar de las apariencias a mi me cuesta.

Se equivoca wkr en esa manera de manejar el foro, en sentirlo como propio y sin entender que haya usuarios que hayamos podido entender que también era nuestro. No le debiera disgustar tal cosa, al contrario, le debiera llenar de orgullo el haber montado algo tan importante. Yo le preguntaba a Nalekh si un juego una vez publicado tenía ya vida propia ajena a la del autor. El decía que un poco sí, que ya eran cosas que pasaban entre su juego y los que lo jugaban. Y algo parecido pasa con un foro, uno puede ser el padre, pero termina teniendo vida propia y escapándose al control, al menos al control absoluto.

Puede ser que limitar la usabilidad del foro, dejar claro ciertas cosas pueda hacer que la bsk se mantenga en unos limites razonables para su dueño, que no se le escape el control que desea tener sobre el. Pero hay maneras mejor de explicarlo que enfrentándose o menospreciando a sus usuarios.

Con todo la bsk sigue teniendo una salud envidiable, siguen llegando usuarios nuevos, que son los más importantes, que los cuide y les ofrezca ese foro que casi es la bsk. además hoy no hay ninguna alternativa a la bsk y dudo que la vaya  a haber en los próximos tiempos. Juntar a una comunidad así es casi un milagro que no se repite todas las décadas, y se podrá intentar, pero al forzarlo, al no poder evitar las comparaciones, cualquier alternativa deliberada a la bsk está condenada al fracaso.

En fin que alguna cosa me da mucha pena, al fin y al cabo a Brackder le tengo localizado pero no me pasa lo mismo con Tesla, (¡abrete una cuenta de twitter que es gratis!).

 

P.s mi credibilidad es minima, recuerdo a los posibles lectores que está es ya la segunda ocasión que he abandonado el foro. En cualquier caso esta entrada se ha de entender como mi rechazo frontal a la sentencia “si no te gusta te vas”.

Más tetas. Lo politicamente correcto y los juegos de mesa

No es la primera vez que hablo de tetas en este blog. Pero hoy aprovecho esta pequeña y casi abandonada tribuna para dar un tirón de orejas a cierta manera de percibir las cosas que tiende a tener lo que se puede denominar como “nueva izquierda” o lo que es lo mismo, arremeter contra lo politicamente correcto, contra las abstraciones intelectuales que se olvidan de que la izquierda tiene una base real y organica y se dedican a pontificar y establecer nuevas maneras de hablar que serían dignas sucesoras de las disquisiciones teológicas del viejo Bizancio.

En Bizancio discutían sobre el sexo de los ángeles. Ahora discutimos por el sexismo en los juegos de mesa.

Todo viene a cuenta de la entrada de Jugamos Todos, donde arremeten contra un juego Titty Graby lo que es peor contra la repercusión que ha tenido en diferentes blogs y tiendas online. Por lo visto se debe cuidar muy mucho lo que se dice y lo que se vende no vayas a ofender a ninguna inquisición. El caso es que este juego debe ser una copia del Jungle Speed, solo que en lugar de lanzarse los jugadores en pos de un totem es una teta de plastico. Una gamberrada que se aprovecha de la mecanica del jungle speed. Supongo que el plagio es el mismo que existe entre el Trivial Pursuit y sus miles de imitadores.

Pero a los de Jugamos Todos no sólo le fastidia el posible pagio. También les molesta, y mucho, que se juegue con una teta. que haya quien lo encuentre gracioso. Por que por lo visto atenta contra la dignidad de la mujer, la cosifica y la convierte en un objeto. En fin. Cualquiera que vea la teta de plastico del juego vera que que no hay más cera que la arde, que es todo una humorada y que hay que ser muy sensible para ofenderse con el jueguecito.

 El famoso totem de Jungle Speed se ha cambiado por un pecho de mujer de plástico. Los duelos se resuelven, exactamente igual queJungle Speed, a favor de quien tenga más rapidez metiendo mano abalanzándose sobre el pecho de plástico – Risitas por jugar con una teta…  La figura femenina y la mujer como objeto total.

En fin si ahora que todos lo que disfruten tocando tetas, y me señalan que no sólo son hombres, están convirtiendo a la figura femenina en objeto. Si ya te digo que para esta nueva izquierda todo lo que insinue materia y corporalidad ¿se dice así? es condenable. supongo que solo vale la sexualidad desde la mente. Y que miedo me da esta. Sospecho que las perversiones las alberga la mente y no el cuerpo que tiende a conformarse con el viejo uno-dos, uno-dos.

¿Pero que clase de moralidad es esta, que no permite reírse de los lugares habituales del sexo?. ¿Qué clase de puritanismo es este?

Si el jueguecito fuera una apología de las operaciones esteticas de mama, de los implantes de silicona hasta lo compartiría. hay si estaríamos hablando de como se transforma la imagen de la mujer en función de lo que espera del hombre. Pero por abalanzarse sobre un pecho, por estrujar una teta, por mordisquear unos pezones, dios me libre, cada uno se divierte con su cuerpo como le da la gana. Y da igual que tenga unos pechos arrugados como pasas o firmes como el granito.

Pero criticar a un juego donde aparecen unas tetas y encima invocando principios de la izquierda, como la igualdad lo entendería. Así espero que se entienda que lo “de vergüenza” que es como títulan su artículo es exactamente lo que siento, pero no por la aparición del juego si no por el artículo. En última instancia no hace si no confirmar lo que temo. Hay ciertos discursos, el de la nueva izquierda entre ellos, que toman a sus semejantes por imbeciles, los toman por incapaces de ver las cosas como deben verse.

 

En fin a la mierda lo politicamente correcto. Y dejenme decirlo, me gustan las tetas y me gustan las mujeres, pero aún  me gusta más que no me tomen por idiota. Nada más me voy a ver las inmensas tetas de la estanquera de Amarcord.

El maravilloso mundo del circo. Circus Train.

Carpa de circo en venta en Mexico, 2.500.000 pesos

Si soy sincero mis recuerdos de la infancia y el circo no son buenos; olores fuertes y penetrantes, como el estiércol de los elefantes, fieras viejas, antipáticas y sucias, graderios incómodos y peligrosos, payasos con trajes descoloridos y lonas remendadas. Los circos a los que fui eran los de la decadencia, quizá el más glamuroso de todos fue el de los hermanos Tonetti en Barakaldo, pero también ese estaba tocado de muerte cuando acudí a ver su espectáculo. Aunque también fui espectador de algún otro en Portugalete y Santurtzi. Recuerdo como ya entonces promocionaban los números con la presencia de la figura televisiva del momento (me imagino que sería Espinete, Caponata o los pitufos). Pero la verdad, si me preguntan hace 20 años por el circo echaría pestes de él, me parecería un espectáculo sin sentido y pasado de moda, en el que no invertiría ni tiempo ni dinero.

Sin embargo en algún momento mi percepción hacía el circo cambió, no sé si en alguno de esos festivales de humor callejero de Leioa, donde hubo más de un número digno de circo, no sólo con clowns, también había trapecistas, contorsionistas y malabaristas, o en los festivales de marionetas, o la visión de alguna película como Freaks de Tod Browning, o incluso Dumbo. En cualquier caso, poco a poco veía al circo con otros ojos, más favorables. Empezaba a percibir y a valorar el trabajo de sus artistas, y sobre todo, intuía que el circo era algo diferente.

El majestuoso circo de Minsk. En los paises del CEI, los circos disponen de sus propios centros de representación fijos, como el cine, el teatro o la música.

La confirmación llegaría más tarde, de la mano de un maravilloso seminario de la U.P.V. Allí y gracias a John Walton, un profesor de Hª Contemporánea me enfrente por primera vez al concepto de liminal (esto es, el umbral entre dos planos diferentes) y me reencontre con un viejo conocido, el grotesco-carnavalesco de Mijaíl Bajtín. En aquel caso servía para hablar de la playa, un espacio acrata, próximo al reino de la Tierra y al reino del Agua, pero que no obedece reglas de ninguno de los dos.

Equilibristas y contorsonionistas del Cirque du soleil

Puede parecer una tonteria, pero me impresionaron las fotos de principio siglo que ví de las playas de Blackpool con multitudes que compartían un espacio tan proximas unas a otras, los muelles de hierro que penetraban en la mar y los parques de atracciones del propio Blackpool, pero también Connie Island en los EEUU. ¿Como es posible que sea cierto? ¿que tiene la playa para que tantas personas vayan a amontonarse literalmente unas sobre otras? ¿como es posible que exista un espacio donde se permite lo intolerable de otra manera? La gente se desviste y desnuda despreocupa demente sin temor al más que previsible escrutinio de los vecinos, la vida transcurre de otra manera y hasta el reloj parece que tiene otra velocidad. No es de extrañar que la playa fuera donde se ubicaran los circos itinerantes (siempre que hubiera una, claro) y por tanto no debe extrañarnos que los primeros parques de atracciones se fijaran al lado de las playas, o sobre las mismas.

La playa de Blackpool en 1910

Por que el circo tiene mucho de liminal, como la playa. En el circo los equilibristas desafían la gravedad, los limites humanos son superados por los forzudos, la forma humana es una sorpresa con los contorsionistas, las fieras se amansan y el orden establecido se vulnera con los payasos,lo feo se exhibe y aplaude en puro carnaval y triunfo de lo grotesco. ¿quién no ha reparado en lo ligera de ropas que han ido siempre todas sus artistas? Vestidos escuetos, ceñidos, de generosos escotes, transparencias y colores que sugerían la desnudez. Ahí es nada, y yo hijo del franquismo más tardío, veía con cierta sorpresa como semejante espectáculo, tan grato para la vista, no tenía ningún problema para ser aprobado por los progenitores.

Playa de Connie Island en 1945

A medida que escribo veo que El circo, lo liminal, el grotesco-carnavalesco, la playa, los parques de atracciones, todo ello tiene material para dos o tres blogs. Renuncio a contar todo lo que aparece en mi cabeza en estos momentos y también tengo apuntadas ni se cuantas fotografías que quiero poner en esta misma entrada, pero es imposible. Lo que ya no me parece tan descabellado es abrir un blog solo para colgar postales y fotografías circenses o grotescas, lo anoto en mi apretada agenda del disparate. Pero no cuesta mucho, así que me veo con un nuevo trabajo sobre mi espalda de Atlas.

El parque de atracciones de Connie Island hoy en día

Lo que sí debo es explicar por que está urgencia repentina por el circo. Felipe Santamaria ya habitual en este blog, acaba de terminar su versión p&p (imprimir y jugar) en castellano de Circus Train, remaquetación completa, luce más bonito que el original, y totalmente traducido al castellano. Un juego sobre circos americanos que se trasladan en tren (y no en carromatos) similar al de la película Dumbo y ambientado en la Gran Depresión americana. Un juego con mucho tema y muy sugerente, al menos para mi.

Pincha en la imagen para más detalles del juego

La versión de Felipe Santamaria se puede descargar, pinchando aquí.  Y como siempre, se me fue la cabeza con la entrada, mis disculpas.

Como un idiota.

Como un autentico idiota me sentí hace muy poco cuando leía un editorial de El país “La solución posible” que poco más o menos aplaude la grave responsabilidad tomada por Zapatero y menosprecia la irresponsable protesta de la oposición, desde la derecha a la izquierda. Y sobre todo dora la pildora a la sufrida ciudadania “La sociedad española no va a aceptar esta dejación culpable de responsabilidades” Bueno llevamos aceptando las cosas tal cual vienen hace mucho tiempo ¿cual fue la última gran respuesta a las ruedas de molino? ¿El no a la OTAN del 12 de marzo de 1986? (que aunque no gano si dejo claro el malestar entre mucha gente). Después han pasado muchas cosas, pero aquí paz y después gloria. Y eso es precisamente lo que pide EL PAIS, que dejemos manos libres a Zapatero que esta siendo por fín responsable.

Pues eso como un idiota me siento, si piensan que he de tragarme semejante panfleto sin pestañear. Si por lo menos hubiera un plan o un diseño de futuro o una propuesta alternativa que Zapatero hubiera explicado a sus ciudadanos, todavía. Ahora es más bien apretaros los cinturones que llegaran las vacas gordas.

Escribían Marx y Engels en 1848
Basta mencionar las crisis comerciales que, con su retorno periódico, plantean, en forma cada vez más amenazante, la cuestión de la existencia de toda la sociedad burguesa. Durante cada crisis comercial, se destruye sistemáticamente, no sólo una parte considerable de productos elaborados, sino incluso de las mismas fuerzas productivas ya creadas. Durante las crisis, una epidemia social, que en cualquier época anterior hubiera parecido absurda, se extiende sobre la sociedad — la epidemia de la superproducción. La sociedad se encuentra subitamente retrotraída a un estado de barbarie momentánea: diríase que el hambre, que una guerra devastadora mundial la han privado de todos sus medios de subsistencia; la industria y el comercio parecen aniquilados. Y todo eso, ¿por que? Porque la sociedad posee demasiada civilización, demasiados medios de vida, demasiada industria, demasiado comercio. Las fuerzas productivas de que dispone no sirven ya al desarrollo de la civilización burguesa y de las relaciones de propiedad burguesas; por el contrario, resultan ya demasiado poderosas para estas relaciones, que constituyen un obstáculo para su desarrollo; y cada vez que las fuerzas productivas salvan este obstaculo, precipitan en el desorden a toda la sociedad burguesa y amenazan la existencia de la propiedad burguesa. Las relaciones burguesas resultan demasiado estrechas para contener las riquezas creadas en su seno.
¿Cómo vence esta crisis la burguesía? De una parte, por la destrucción obligada de una masa de fuerzas productivas; de otra, por la conquista de nuevos mercados y la explotación más intensa de los antiguos. ¿De que modo lo hace, entonces? Preparando crisis más extensas y más violentas y disminuyendo los medios de prevenirlas.

Y en esas estamos, condenados a una especie de determinismo malthusiano del que parece que somos incapaces de escapar. Recuerdo lo que pensaba yo cuando era estudiante y empezaba a ver como funcionaban las poblaciones campesinas antes de la industrializacion. Muy brevemente, tras pasar las hambrunas los campesinos supervivientes con pocos hijos se refugiaban en las mejores tierras, poco a poco progresaban, tenían más hijos y volvían a ocupar más tierras hasta ocupar las peores y volver a sufrir una crisis. Se supone que la industrialización, el progreso tecnológico acabó con todo eso. Pero vemos que no es así que los mercados siguen su particular esquema de Malthus. Marx siempre le criticó él no creía que las crisis fueran algo inevitable, “Malthus establece como ley universal de la historia de la humanidad una ley que se basa en observaciones parciales, aplicables solamente al modo de producción capitalista. El capitalismo produce su propia sobrepoblación, que se presenta porque la demanda de mano de obra aumenta menos rápidamente que el número de trabajadores, debido a la distribución desigual que media entre el trabajo asalariado y el capital. Malthus aconseja al proletariado que para resolver sus condiciones de vida miserables es necesario limitar la procreación”. Y así estamos sujetos a leyes que nos hacen pasar por universales, las leyes del mercado. Hoy en día podemos hacer lo que queramos, pero no lo haremos al no ser capaz de monetarizarlo, la verdad que es fascinante e incomprensible ver todas esas magnificas fabricas y factorías, paradas o media máquina simplemente porque no hay monedas. Pero si hubiera monedas o billetes, bastaría un chasquido de dedos y la fiera volvería a ponerse en marcha, y todos tan contentos.

Pero yo quería hablar de el idiota de Dostoievski, mejor lo dejo para mañana. Hoy estoy cansado y me siento idiota

Edito: Fremen me hace llegar un video que no sé por que lo encuentro propio para acompañar esta entrada